Ejercicios seguros para la protrusión discal en el cuello

El dolor de espalda asola la vida diaria de muchos estadounidenses. Los estudios demuestran que el 80 por ciento de la población estadounidense sufrirá dolor de espalda en algún momento de su vida. A menudo, el dolor de espalda va acompañado de otros dolores, incluido el dolor de cuello. Cuando se busca alivio, la cuestión radica en diagnosticar la causa concreta del dolor. Si ha estado luchando contra un dolor de cuello y/o espalda crónico o que empeora, ha llegado el momento de acudir a un especialista en ortopedia. Entre las afecciones que pueden ser responsables de su dolor se encuentra una enfermedad denominada artropatía facetaria.

La artropatía facetaria es una enfermedad degenerativa que afecta a la columna vertebral. La columna vertebral está formada por segmentos de vértebras que la recorren. Entre cada vértebra hay dos articulaciones facetarias. Las articulaciones facetarias de la parte posterior de la columna vertebral ayudan a alinear las vértebras y limitan el movimiento. Las articulaciones facetarias están formadas por dos superficies óseas amortiguadas por cartílago y lubricadas por líquido sinovial. La artropatía facetaria se produce cuando las articulaciones facetarias empiezan a desgastarse y ejercen presión sobre la médula espinal, provocando dolor.

¿Puedo hacer ejercicio con protrusión discal?

En general, siempre que se realicen correctamente, los ejercicios para el tronco y la espalda son beneficiosos para los discos abultados, al igual que actividades como caminar, hacer elíptica, nadar y montar en bicicleta estática o normal.

¿Cómo se trata la protrusión discal L5 S1?

El tratamiento de L5-S1 suele comenzar con: Medicación. Los medicamentos de venta libre (OTC), como los antiinflamatorios no esteroideos (AINE), suelen probarse primero para el dolor derivado de la L5-S1. En caso de dolor más intenso, pueden utilizarse medicamentos con receta, como opiáceos, tramadol y/o corticosteroides.

Más Información
Secretos para una buena postura corporal

¿Qué ejercicios se pueden hacer para la artritis facetaria?

Los mejores ejercicios para el dolor de la articulación facetaria incluyen:

Rodilla al pecho: túmbese boca arriba. Contraiga suavemente los músculos abdominales y levante ambas rodillas hacia el pecho. Abrace suavemente las rodillas durante 30 a 60 segundos y luego relájese. También puede realizar este ejercicio con una pierna cada vez.

L4-l5 disco abultamiento tratamiento medicina

Puede ser aterrador notar de repente que la espalda, los brazos o las piernas le hormiguean y están entumecidos. Esa sensación de entumecimiento y hormigueo suele indicar que padece una de las muchas afecciones de la columna vertebral, y suelen ir acompañadas de dolor de espalda de diversa gravedad. Esta combinación de hormigueo y entumecimiento en la columna vertebral puede producir dolor de cuello, espalda, brazos o piernas, dificultar las tareas cotidianas e impedir que su calidad de vida alcance su potencial.

Cuando no está seguro de cuál es la causa del entumecimiento y hormigueo en la columna vertebral, puede sentirse impotente e inseguro sobre cómo buscar ayuda. El siguiente desglose de las afecciones de la columna vertebral puede ayudarle a identificar la causa de la pérdida de sensibilidad o del incómodo hormigueo.

El nervio ciático es el más largo del cuerpo. Comienza en la parte lumbar de la columna vertebral y se extiende por las nalgas, baja por la parte posterior de la pierna y atraviesa el pie hasta el dedo gordo. Hay dos nervios ciáticos, uno a cada lado del cuerpo. Los nervios ciáticos son también los más grandes, con un grosor comparable al del dedo meñique.

Más Información
Ejercicio de alta intensidad por intervalos: puente unilateral

L4 l5 disco abultamiento tratamiento quiropráctico

Las afecciones que afectan al segmento de la columna vertebral L5-S1 suelen tratarse con métodos no quirúrgicos. Si los síntomas de la zona lumbar y/o las piernas empeoran o no mejoran a pesar de estos tratamientos, o en caso de determinadas urgencias médicas, como tumores o síndrome de cauda equina, puede recomendarse la cirugía.

En los tratamientos con inyecciones se suele utilizar la guía fluoroscópica (rayos X) para colocar correctamente las agujas. La guía fluoroscópica y el medio de contraste ayudan a mejorar la precisión diagnóstica y disminuyen los riesgos del procedimiento.

Cuando los déficits neurológicos, como el entumecimiento y/o la debilidad, siguen empeorando a pesar de varias semanas de tratamientos no quirúrgicos, puede recomendarse la cirugía. Se considera la cirugía cuando existe una afección estructural que se sabe que responde al tratamiento quirúrgico.

Los cirujanos pueden realizar más de un procedimiento a la vez. Por ejemplo, una laminoforaminotomía es cuando se realiza una laminectomía junto con una foraminotomía. Aunque para estas cirugías se utilizan técnicas mínimamente invasivas, en algunos casos pueden realizarse cirugías abiertas.

Ejercicios para el tratamiento de la protuberancia discal L4-l5

En general, debe evitar los ejercicios que doblen la articulación L5-S1 hacia delante o la desalineen. Los siguientes ejercicios no son útiles y deben evitarse: peso muerto, deportes de contacto, abdominales, estiramientos de isquiotibiales, ejercicios de torsión, golf, correr y cualquier ejercicio que le cause dolor.

Más Información
Qué es el síndrome compartimental crónico y cómo puede ser la causa de tu dolor durante el ejercicio

Antes de llegar a los ejercicios que debe evitar, vamos a discutir algunos de los conocimientos científicos relacionados con los problemas de disco L5-S1. Lo primero que hay que entender es que los problemas de la L5-S1 son más frecuentes en personas deportistas que en personas mayores, como podría sospecharse.

Un estudio del British Journal of Sports Medicine descubrió que había un mayor grado de degeneración del disco lumbar entre los atletas de élite que entre la población normal. Otro estudio de la Biblioteca Nacional de Medicina descubrió que la hernia discal lumbar tiende a disminuir entre las personas mayores, especialmente entre las mujeres de más de 80 años.

El primero es un estudio de caso realizado por Europe PMC. Descubrió que una mujer de 38 años con hernia discal L5-S1 (así como L4-L5) que fue tratada con una variedad de tratamientos conservadores no invasivos, incluyendo la manipulación quiropráctica por distracción, encontró un alivio significativo tanto del dolor lumbar como de la ciática.