Técnicas respiratorias para dormir

Descanso y relajación. Es una expresión tan común que se ha convertido en un tópico. Y aunque el descanso realmente puede ser relajante, la frase hecha hace que muchos hombres pasen por alto el hecho de que el ejercicio también puede ser relajante. Esto es cierto para la mayoría de las formas de actividad física, así como para ejercicios específicos de relajación.

El ejercicio es una forma de estrés físico. ¿Puede el estrés físico aliviar el estrés mental? Alexander Pope pensaba que sí: “La fuerza de la mente es ejercicio, no descanso”. Platón estaba de acuerdo: “El ejercicio curaría la mala conciencia”. Tú también lo pensarás, si aprendes a aplicar el estrés físico del ejercicio de forma controlada y graduada.

El ejercicio aeróbico es clave para la cabeza, igual que lo es para el corazón. Puede que al principio no estés de acuerdo; de hecho, los primeros pasos son los más difíciles y, al principio, el ejercicio será más trabajo que diversión. Pero a medida que se ponga en forma, empezará a tolerar el ejercicio, luego a disfrutarlo y, finalmente, a depender de él.

El ejercicio aeróbico regular producirá cambios notables en su cuerpo, su metabolismo, su corazón y su ánimo. Tiene una capacidad única para excitar y relajar, para estimular y calmar, para contrarrestar la depresión y disipar el estrés. Es una experiencia común entre los atletas de resistencia y se ha comprobado en ensayos clínicos que han utilizado con éxito el ejercicio para tratar trastornos de ansiedad y depresión clínica. Si los atletas y los pacientes pueden obtener beneficios psicológicos del ejercicio, usted también puede.

¿La relajación le ayuda a dormir?

“Las actividades que activan la respuesta natural de relajación del cuerpo sientan muy bien”, afirma Buenaver. “Además, los estudios han demostrado que mejoran el sueño. Ayudan a reducir la liberación de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés, y a disminuir el ritmo cardiaco y la respiración. Tu cuerpo y tu mente se calman”.

Más Información
¿Qué ejercicios son buenos para mantener la espalda sana?

¿Funciona el truco del 478?

Algunos defensores afirman que el método ayuda a conciliar el sueño en 1 minuto. La investigación científica que respalda este método es limitada, pero hay muchas pruebas anecdóticas que sugieren que este tipo de respiración profunda y rítmica es relajante y puede ayudar a conciliar el sueño.

¿Qué ejercicios le ayudan a dormir?

Si padeces insomnio, los ejercicios cardiovasculares, también llamados aeróbicos, como nadar, montar en bicicleta, correr o caminar, pueden ayudarte a conciliar el sueño. También pueden mejorar los síntomas de la apnea del sueño. Algunos estudios sugieren que el ejercicio cardiovascular de intensidad moderada es mejor que el ejercicio más intenso para la salud del sueño.

No puedo dormirme porque no puedo dejar de pensar

La música puede tener un profundo efecto tanto en las emociones como en el cuerpo. La música más rápida puede hacer que se sienta más alerta y se concentre mejor. La música alegre puede hacerte sentir más optimista y positivo ante la vida. Un ritmo más lento puede calmar la mente y relajar los músculos, aliviando al mismo tiempo el estrés del día. La música es eficaz para relajarse y controlar el estrés.

La investigación confirma estas experiencias personales con la música. Los hallazgos actuales indican que la música de alrededor de 60 pulsaciones por minuto puede hacer que el cerebro se sincronice con el ritmo provocando ondas cerebrales alfa (frecuencias de 8 – 14 hercios o ciclos por segundo). Esta onda cerebral alfa es la que está presente cuando estamos relajados y conscientes. Para inducir el sueño (una onda cerebral delta de 5 hercios), una persona puede necesitar dedicar al menos 45 minutos, en posición relajada, a escuchar música tranquilizadora. Investigadores de la Universidad de Stanford han afirmado que “escuchar música parece ser capaz de cambiar el funcionamiento del cerebro en la misma medida que la medicación”. Señalaron que la música es algo a lo que casi cualquiera puede acceder y la convierte en una herramienta fácil para reducir el estrés.

Más Información
Ejercicios de estabilización lumbar

Respiración 4-7-8

¿Qué hay detrás de la relación entre más estrés y menos sueño? “Si desencadenas con frecuencia tu respuesta al estrés, tu cuerpo nunca recupera su línea de base”, dice el experto en sueño de Johns Hopkins Luis F. Buenaver, Ph.D., C.B.S.M.

“El estrés y las noches de insomnio están estrechamente relacionados”, dice Buenaver. “Si tienes dolor, tiendes a preocuparte o estás afrontando una situación difícil en tu vida, es posible que tengas más hormonas del estrés de lo normal circulando por tu cuerpo. Un mal descanso nocturno añade aún más. Y puede que esas hormonas nunca se descompongan del todo. Es como llevar un motor en quinta marcha todo el tiempo”.

“Las actividades que activan la respuesta natural de relajación del cuerpo sientan muy bien”, dice Buenaver. “Y está demostrado por la investigación que mejoran el sueño. Ayudan a reducir la liberación de cortisol y adrenalina, las hormonas del estrés, y a disminuir el ritmo cardiaco y la respiración. Tu cuerpo y tu mente se calman”.

Una de las mejores cosas que puede hacer para proteger y mejorar su salud es mantenerse informado. Su Salud es un boletín electrónico GRATUITO que le sirve de conexión inteligente y sencilla con la experiencia de primer orden de Johns Hopkins.

En qué pensar al intentar dormir

Todos nos enfrentamos a situaciones estresantes a lo largo de nuestra vida, desde pequeñas molestias como los atascos de tráfico hasta preocupaciones más serias, como la grave enfermedad de un ser querido. Sea cual sea la causa, el estrés inunda el cuerpo de hormonas. El corazón late con fuerza, la respiración se acelera y los músculos se tensan.

Más Información
6 ejercicios: estiramientos y masajes para la fascitis plantar

Esta llamada “respuesta al estrés” es una reacción normal a las situaciones amenazantes, perfeccionada en nuestra prehistoria para ayudarnos a sobrevivir a amenazas como el ataque de un animal o una inundación. Hoy en día, rara vez nos enfrentamos a estos peligros físicos, pero las situaciones desafiantes de la vida cotidiana pueden desencadenar la respuesta al estrés. No podemos evitar todas las fuentes de estrés en nuestras vidas, ni querríamos hacerlo. Pero podemos desarrollar formas más sanas de responder a ellas.

1. Concentración en la respiración. Esta técnica sencilla y poderosa consiste en respirar larga, lenta y profundamente (también conocida como respiración abdominal). Mientras respiras, desconectas suavemente tu mente de pensamientos y sensaciones que te distraen. La concentración en la respiración puede ser especialmente útil para las personas con trastornos alimentarios, ya que les ayuda a centrarse en su cuerpo de una forma más positiva. Sin embargo, esta técnica puede no ser adecuada para quienes tienen problemas de salud que dificultan la respiración, como dolencias respiratorias o insuficiencia cardiaca.