Dolor en la pared torácica

Sentir dolor en las costillas o la pared torácica puede ser alarmante. Es posible que le preocupe inmediatamente pensar que está sufriendo un infarto. No lo ignore. El dolor de costillas puede deberse a muchas afecciones, desde las más leves a las más graves, incluido un infarto de miocardio. Nuestros expertos están aquí para ayudarle a determinar rápidamente la causa y ofrecerle el mejor tratamiento.

Y si la causa de su dolor es una costilla rota, está en el lugar adecuado. Estamos especializados en cirugía de estabilización de fracturas costales para que pueda curarse más rápido con menos dolor y retomar sus actividades cotidianas más rápidamente.

Para identificar con precisión la causa de su dolor costal, le preguntaremos sobre sus molestias, escucharemos atentamente sus síntomas y le haremos un examen físico completo. También podemos solicitar imágenes radiográficas, como una radiografía o una tomografía computarizada, para ayudar a diagnosticar la causa.

¿El dolor de costillas puede parecerse al dolor torácico?

La costocondritis es una inflamación del cartílago que une una costilla al esternón. El dolor causado por la costocondritis puede parecerse al de un infarto de miocardio u otras afecciones cardiacas.

¿Cómo diferenciar el dolor de corazón del dolor de costillas?

El dolor del infarto de miocardio suele sentirse como un peso o presión aplastante en el pecho, más que como un dolor agudo o punzante. Otra diferencia entre la costocondritis y el dolor del infarto es que en la costocondritis aparecen los típicos puntos sensibles a lo largo del esternón.

Más Información
Calcificación de supraespinoso

¿Puede confundirse el dolor de corazón con las costillas?

A veces, sin embargo, el dolor en la caja torácica puede ser un signo de algo más grave, como un ataque al corazón o incluso un cáncer. Puesto que es difícil determinar la causa del dolor costal, busca ayuda médica urgente. Si crees que estás sufriendo un infarto, llama inmediatamente al 112.

Costocondritis

Detenga cualquier actividad y descanse mientras espera a una ambulancia. No intentes conducir hasta el hospital. Aflójese la ropa ajustada, como los botones del cuello o las corbatas. Evite respirar el humo del tabaco. No coma ni beba nada.

Si le han recetado un medicamento para la angina, siéntese o túmbese y tómese una dosis bajo la lengua. Si los síntomas no se alivian en 5 minutos, pruebe a tomar 2 dosis más a intervalos de 5 minutos.

Existen varios signos de alarma de un infarto de miocardio, y no siempre son repentinos o graves. Independientemente de que sus síntomas de dolor torácico incluyan dolor leve o intenso, deben considerarse relacionados con el corazón hasta que se demuestre lo contrario.

Más Información
Dolor lumbar

Las personas que sufren un infarto pueden tener sólo uno de estos síntomas o una combinación de varios. Pueden aparecer de repente o desarrollarse a lo largo de unos minutos y empeorar progresivamente. Los síntomas suelen durar al menos 10 minutos.

Una de las habilidades más importantes de que dispone el personal sanitario en esta situación es la capacidad de realizar una evaluación precisa del dolor. Esto es especialmente cierto cuando un paciente sufre dolor torácico, ya que ayudará a determinar si el dolor es de naturaleza cardiaca.

Síntomas de la costocondritis

La costocondritis suele afectar a las costillas superiores del lado izquierdo del cuerpo. El dolor suele ser más intenso en la zona donde el cartílago costal se une al esternón, pero también puede producirse en la zona donde el cartílago se une a la costilla.

La costocondritis es una inflamación del cartílago que une una costilla al esternón. El dolor causado por la costocondritis puede parecerse al de un infarto de miocardio u otras afecciones cardiacas.

Las causas de la costocondritis no están claras. El tratamiento se centra en aliviar el dolor mientras se espera a que la afección mejore por sí sola, lo que puede llevar varias semanas o más.Productos y ServiciosMostrar más productos de Mayo Clinic

Más Información
Contractura cervical

Síndrome de deslizamiento costal

La pared torácica está formada por hueso, cartílago, ligamentos y tendones y recubierta por músculo y tejidos blandos. La pared torácica está diseñada específicamente para proteger los órganos que rodea y apoyar la respiración.

Con la respiración, la caja torácica está diseñada para expandirse y contraerse con la inspiración y la espiración. Las costillas y sus conexiones con el esternón, en la parte delantera, y la columna vertebral, en la parte trasera, actúan para facilitarlo moviéndose hacia arriba y hacia abajo de una manera particular, lo que se describe como movimiento de “asa de cubo” y “asa de bomba”.

Estos movimientos son posibles gracias a las articulaciones de las costillas, en particular las costillas verdaderas (costillas vertebrales) con las vértebras (articulaciones costovertebrales y costotransversales) y, en menor medida, con el esternón (articulaciones costoesternales).

Los cartílagos costales son segmentos de cartílago que conectan el esternón con las costillas y ayudan a extender las costillas hacia delante. Este cartílago también contribuye a la elasticidad de las paredes del tórax, lo que permite que el tórax se expanda durante la respiración.