Cura Als

Mucha gente conoce la ELA como la enfermedad de Lou Gehrig, llamada así por el famoso jugador de béisbol que contrajo la enfermedad y tuvo que retirarse en 1939 a causa de ella. La ELA es una enfermedad que afecta a las células nerviosas que hacen funcionar los músculos de la parte superior e inferior del cuerpo. Esta enfermedad hace que las células nerviosas dejen de funcionar y mueran. Los nervios pierden la capacidad de activar músculos específicos, lo que hace que los músculos se debiliten y provoquen parálisis.

Nadie sabe qué causa la mayoría de los casos de ELA. Los científicos han estudiado muchos factores que podrían estar relacionados con la ELA, como la herencia y las exposiciones ambientales. Otros científicos han analizado la dieta o las lesiones. Aunque no se ha encontrado una causa para la mayoría de los casos de ELA, se ha descubierto una serie de factores hereditarios que causan ELA familiar. En el futuro, es posible que los científicos descubran que la ELA se debe a la combinación de varios factores.

Los estudios sanitarios no han encontrado factores ambientales definidos que estén relacionados con la ELA u otras ENM. Algunos estudios sugieren una posible relación con la exposición a metales pesados (por ejemplo, plomo y mercurio). Otros estudios sugieren una relación con la exposición a oligoelementos, disolventes, radiación y productos químicos agrícolas. No se encontró ninguna relación confirmada con las infecciones, la dieta, la actividad física y las lesiones.

¿Cuál es la esperanza de vida con ELA?

El ritmo de progresión de la ELA también puede ser muy variable. Aunque el tiempo medio de supervivencia con ELA es de dos a cinco años, algunas personas viven cinco años, 10 años o incluso más. Los síntomas pueden empezar en los músculos que controlan el habla y la deglución o en las manos, brazos, piernas o pies.

Más Información
Cefalea tensional

¿Cómo se contrae la ELA?

Los científicos están estudiando si la causa de la ELA es genética, ambiental o una combinación de ambas. Algunas teorías sugieren que las personas con riesgo genético de padecer ELA contraen la enfermedad tras algún tipo de contacto con un “desencadenante” externo en su entorno, como estar en contacto con una toxina.

¿La ELA es siempre mortal?

La ELA es mortal. La esperanza de vida media tras el diagnóstico es de dos a cinco años, pero algunos pacientes pueden vivir años o incluso décadas. (El famoso físico Stephen Hawking, por ejemplo, vivió más de 50 años tras ser diagnosticado). No existe cura conocida para detener o revertir la ELA.

Tratamiento Als

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig o enfermedad de la motoneurona, es una enfermedad progresiva y degenerativa que destruye las células nerviosas que controlan el movimiento muscular voluntario. Estas células, denominadas “motoneuronas”, van desde el cerebro, pasando por el tronco encefálico o la médula espinal, hasta los músculos que controlan el movimiento de brazos, piernas, pecho, garganta y boca. En las personas con ELA, estas células mueren, lo que hace que los tejidos musculares se desgasten. La ELA no afecta a las funciones sensoriales ni a las facultades mentales. Otras neuronas no motoras, como las neuronas sensoriales que llevan la información de los órganos sensoriales al cerebro, permanecen sanas.

En general, la ELA se clasifica en dos categorías: La enfermedad de la neurona motora superior afecta a los nervios del cerebro, mientras que la enfermedad de la neurona motora inferior afecta a los nervios procedentes de la médula espinal o del tronco encefálico. En ambos casos, las motoneuronas resultan dañadas y acaban muriendo. La ELA es mortal. La esperanza de vida media tras el diagnóstico es de dos a cinco años, pero algunos pacientes pueden vivir años o incluso décadas. (El famoso físico Stephen Hawking, por ejemplo, vivió más de 50 años tras ser diagnosticado). No existe cura conocida para detener o revertir la ELA.

Más Información
Bronquiolitis

Causas de la enfermedad de als

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de la motoneurona (EMN) o enfermedad de Lou Gehrig, es una enfermedad neurodegenerativa[a] que provoca la pérdida progresiva de las motoneuronas que controlan los músculos voluntarios.[2][10][11] La ELA es la forma más común de las enfermedades de la motoneurona.[12][13] Los primeros síntomas de la ELA incluyen rigidez muscular, fasciculaciones musculares y un aumento gradual de la debilidad y la atrofia muscular. [La ELA de inicio en las extremidades comienza con debilidad en los brazos o las piernas, mientras que la ELA de inicio bulbar comienza con dificultad para hablar o tragar[2][9] Aproximadamente la mitad de las personas con ELA desarrollan al menos dificultades leves con el pensamiento y el comportamiento, y alrededor del 15% desarrollan demencia frontotemporal[8] La pérdida de neuronas motoras continúa hasta que se pierde la capacidad de comer, hablar, moverse y, finalmente, la capacidad de respirar[2], y la causa de la muerte prematura suele ser la insuficiencia respiratoria[14].

La mayoría de los casos de ELA (entre el 90% y el 95%) no tienen causa conocida, y se conocen como ELA esporádica[2][15]; sin embargo, se cree que están implicados tanto factores genéticos como ambientales[16]. Entre el 5% y el 10% restante de los casos tienen una causa genética relacionada con antecedentes familiares de la enfermedad, y se conocen como ELA familiar[15][3]. [Alrededor de la mitad de estos casos genéticos se deben a uno de dos genes específicos[2]. El diagnóstico se basa en los signos y síntomas de la persona, y se realizan pruebas para descartar otras posibles causas[2].

Más Información
Contracturas de trapecios

Als primeros síntomas

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA), también conocida como enfermedad de Lou Gehrig, es una enfermedad neurológica rara que afecta a las motoneuronas, las células nerviosas del cerebro y la médula espinal que controlan el movimiento voluntario de los músculos. Los músculos voluntarios son los que elegimos mover para producir movimientos como masticar, caminar y hablar. La enfermedad es progresiva, lo que significa que los síntomas empeoran con el tiempo. La ELA no tiene cura y no existe ningún tratamiento eficaz para invertir su progresión.

La ELA es un tipo de enfermedad de las neuronas motoras. A medida que las neuronas motoras se degeneran y mueren, dejan de enviar mensajes a los músculos, lo que hace que éstos se debiliten, empiecen a tener fasciculaciones y se desgasten (atrofia). Finalmente, el cerebro pierde su capacidad de iniciar y controlar los movimientos voluntarios.

La ELA no afecta a la capacidad del gusto, el tacto, el olfato o el oído. La mayoría de los enfermos de ELA mueren por insuficiencia respiratoria, normalmente en un plazo de tres a cinco años desde la aparición de los primeros síntomas. Sin embargo, alrededor del 10% de los enfermos de ELA sobreviven una década o más.