Tipos de contracturas

OverviewLa distonía cervical, también llamada tortícolis espasmódica, es una enfermedad dolorosa en la que los músculos del cuello se contraen involuntariamente, haciendo que la cabeza se tuerza o gire hacia un lado. La distonía cervical también puede hacer que la cabeza se incline de forma incontrolada hacia delante o hacia atrás.

Se trata de un trastorno poco frecuente que puede aparecer a cualquier edad, aunque la distonía cervical suele afectar más a personas de mediana edad, sobre todo a mujeres. Los síntomas suelen comenzar gradualmente y luego llegan a un punto en el que no empeoran sustancialmente.

La distonía cervical no tiene cura. El trastorno a veces se resuelve sin tratamiento, pero las remisiones sostenidas son infrecuentes. La inyección de toxina botulínica en los músculos afectados suele reducir los signos y síntomas de la distonía cervical. La cirugía puede ser apropiada en unos pocos casos.Productos y Servicios

El tipo más común de torsión asociada a la distonía cervical es cuando se tira de la barbilla hacia el hombro. Algunas personas experimentan una combinación de posturas anómalas de la cabeza. También puede producirse un movimiento espasmódico de la cabeza.

¿Cuáles son las causas de las contracturas musculares graves?

Causas y factores de riesgo de las contracturas

Cicatrices por quemaduras o heridas. Parálisis cerebral. Distrofia muscular. Daños nerviosos.

¿Cuál es la principal causa de las contracturas?

Las causas más comunes de contractura son la inactividad y las cicatrices de una lesión o quemadura. Las personas que padecen otras afecciones que les impiden moverse también corren mayor riesgo de sufrir una deformidad por contractura. Por ejemplo, las personas con artrosis grave o artritis reumatoide suelen desarrollar contracturas.

Más Información
5 claves para entender y tratar la tendinitis aquilea

¿Cuál es la causa más frecuente de las contracturas articulares?

La contractura articular está causada por el acortamiento de músculos, tendones, ligamentos y cápsulas articulares o por la osificación heterotópica. Las contracturas son una consecuencia habitual de la debilidad, la hipertonía o la hipotonía, y del desuso.

Tratamiento de las quemaduras cervicales

OverviewLa distonía cervical, también llamada tortícolis espasmódica, es una enfermedad dolorosa en la que los músculos del cuello se contraen involuntariamente, haciendo que la cabeza se tuerza o gire hacia un lado. La distonía cervical también puede hacer que la cabeza se incline incontroladamente hacia delante o hacia atrás.

Se trata de un trastorno poco frecuente que puede aparecer a cualquier edad, pero la distonía cervical suele afectar a personas de mediana edad, sobre todo a mujeres. Los síntomas suelen comenzar gradualmente y luego llegan a un punto en el que no empeoran sustancialmente.

La distonía cervical no tiene cura. El trastorno a veces se resuelve sin tratamiento, pero las remisiones sostenidas son infrecuentes. La inyección de toxina botulínica en los músculos afectados suele reducir los signos y síntomas de la distonía cervical. La cirugía puede ser apropiada en unos pocos casos.Productos y Servicios

El tipo más común de torsión asociada a la distonía cervical es cuando se tira de la barbilla hacia el hombro. Algunas personas experimentan una combinación de posturas anómalas de la cabeza. También puede producirse un movimiento espasmódico de la cabeza.

Tratamiento de la contractura cervical postquemadura

Casi todas las personas que viven con EP experimentan cierto grado de rigidez muscular. Las experiencias más comunes incluyen la flexión del cuello, la curvatura del tronco con caída de los hombros y la flexión de las muñecas, los dedos, los codos, las caderas y las rodillas. Estos cambios pueden progresar con el tiempo.

Más Información
Las maravillas del biofeedback y sus usos

La rigidez, los músculos debilitados y las contracciones musculares involuntarias (distonía) pueden causar deformidades dolorosas a las personas con EP. Una columna inclinada o torcida también puede desequilibrar a una persona y aumentar el riesgo de caídas.

Dado que el mayor factor de riesgo para desarrollar EP es la edad (la edad media de diagnóstico es de 60 años), las personas con EP suelen experimentar problemas esqueléticos asociados al envejecimiento. Aunque no está claro que la EP aumente el riesgo o incluso la gravedad de estas otras afecciones esqueléticas, los problemas de la EP pueden hacer que los síntomas de estas afecciones sean más prominentes.

*Tenga en cuenta que no todo el contenido está disponible en ambos idiomas. Si está interesado en recibir comunicaciones en español, le recomendamos que seleccione “ambos” para mantenerse mejor informado sobre el trabajo de la Fundación y las últimas noticias sobre la EP.

Liberación de contracturas cervicales

La columna vertebral está formada por muchos huesos llamados vértebras. La médula espinal desciende por un canal situado en el centro de estos huesos. La médula espinal es un haz de nervios que transporta mensajes entre el cerebro y el resto del cuerpo para el movimiento y la sensibilidad.

La lesión medular aguda (LME) se debe a una lesión traumática que magulla, desgarra parcialmente o desgarra por completo la médula espinal. La LME es una causa frecuente de discapacidad permanente y muerte en niños y adultos.

Más Información
El castigo de la espalda escolar: Pero ¿Pesa solo la mochila?

Algunas personas corren más riesgo de sufrir una LME que otras. La edad media en el momento de la lesión ha aumentado en las últimas décadas y actualmente es de 42 años. La mayoría de las personas que sufren LME son varones. Los blancos no hispanos tienen más riesgo de sufrir una LME que cualquier otro grupo étnico.

Inmediatamente después de una lesión medular, la columna vertebral puede estar en estado de shock. Esto provoca la pérdida o disminución de la sensibilidad, el movimiento muscular y los reflejos. Pero, a medida que disminuye la inflamación, pueden aparecer otros síntomas dependiendo de la localización de la lesión.

Por lo general, cuanto más arriba esté el nivel de la lesión en la médula espinal, más graves serán los síntomas. Por ejemplo, una lesión en el cuello, en la primera y segunda vértebras de la columna vertebral (C1, C2) o en las vértebras cervicales medias (C3, C4 y C5) afecta a los músculos respiratorios y a la capacidad de respirar. Una lesión inferior, en las vértebras lumbares, puede afectar al control nervioso y muscular de la vejiga, el intestino y las piernas, así como a la función sexual.