Ejercicios más eficaces para el tronco

Fortalecer el tronco te ayudará a tener un tronco fuerte. Un tronco fuerte ayuda en casi todas las actividades físicas, desde mantener el cuerpo erguido al caminar o correr hasta levantar peso y saltar. Unos músculos centrales débiles pueden provocar malas posturas, lesiones y reducir la eficacia atlética general.

Para evitar una fuerza central débil, es esencial conocer los músculos centrales. El núcleo incluye todos los músculos de la columna vertebral, así como partes del abdomen y las caderas que sostienen la columna vertebral. Estos músculos tienen diversas funciones, como controlar la postura, estabilizar las articulaciones y proporcionar apoyo durante el movimiento. Un tronco fuerte contribuye al tono muscular general de toda la región central.

Los músculos centrales pueden dividirse en dos grupos: los músculos frontales centrales y los músculos posteriores centrales. Los músculos de la parte delantera del cuerpo incluyen el pubis, la región abdominal (transversus abdominis) y la parte inferior del abdomen (oblicuos). Estos músculos centrales ayudan a fortalecer el tronco cuando se contraen conjuntamente. Los músculos centrales de la espalda más comunes son los de la zona lumbar (núcleo lumbopélvico), el estómago (plexo solar) y los de la zona media a baja de la columna vertebral (erector spinae). Al contraer estos músculos centrales, proporcionan estabilización y ayudan a aliviar la presión.

¿Para qué sirve fortalecer los músculos abdominales?

Los ejercicios para el tronco mejoran el equilibrio y la estabilidad

Los músculos del estómago a veces se denominan abdominales. Los ejercicios abdominales entrenan los músculos del tronco para que trabajen en armonía. Esto mejora el equilibrio y la estabilidad. La estabilidad es importante tanto en el campo de juego como en las actividades habituales.

Más Información
7 estiramientos diferentes para tus isquiotibiales

¿Pueden causar dolor unos músculos abdominales débiles?

Unos músculos abdominales débiles pueden provocar dolor lumbar al favorecer una postura inclinada hacia delante y una menor estabilidad al realizar movimientos de la columna vertebral. Dado que los abdominales trabajan en conjunción con los músculos de la espalda al agacharse, enderezarse o levantar peso, podrías ser más propenso al dolor de espalda con un núcleo débil.”

¿Puede el fortalecimiento de los abdominales prevenir el dolor de espalda?

Unos músculos centrales fuertes previenen el dolor de espalda

Los músculos abdominales mantienen una curvatura adecuada de la columna vertebral y una inclinación pélvica neutra, lo que es importante para prevenir el dolor de espalda. Al contraer los músculos abdominales, aumenta la presión dentro de la cavidad abdominal. Esta actividad alivia el peso y la presión sobre la columna vertebral.

Me duelen los abdominales después de entrenar

Millones de estadounidenses sufren dolores de espalda de forma habitual. Este problema aumenta con la edad, ya que la masa ósea disminuye, los músculos se agarrotan y los discos empiezan a perder líquido y flexibilidad. Si tiene sobrepeso y es sedentario, corre un riesgo aún mayor de desarrollar problemas de espalda.

La buena noticia es que aliviar el dolor de espalda puede ser tan sencillo como concentrarse en el tronco, los músculos que envuelven el abdomen y sostienen la columna vertebral. De hecho, un entrenamiento para fortalecer los músculos centrales de la espalda puede beneficiar a todo el mundo, desde los deportistas de élite hasta las personas sedentarias.

Más Información
¿Sufro de dolor ardiente en el muslo qué puede ser?

Para fortalecer de verdad los músculos centrales y prevenir (o minimizar) el dolor de espalda, es importante trabajarlos incluso cuando no se está haciendo ejercicio. Si trabajas sentado, ponte de pie y descansa con regularidad. Flexiona las rodillas, no la cintura. Ejercita los músculos centrales cuando levantes objetos. Y en tu vida diaria, recuerda: la postura es clave.

Síntomas de oblicuos débiles

El dolor de espalda de naturaleza mecánica se reduce a una sola cosa: la actividad. O bien una determinada actividad provocó un problema que causó el dolor, o bien una falta general de actividad creó un entorno en el que la espalda no puede soportar las exigencias diarias. Esos problemas relacionados con la actividad provocan:

Hay muchas razones menos comunes para el dolor lumbar. Pero estas razones menos comunes son mucho más graves. Cada una de ellas requeriría atención médica para solucionar la causa subyacente del dolor lumbar. En raras ocasiones, el dolor puede deberse a..:

La anatomía de la espalda es simétrica. La columna vertebral separa los dos lados. Tendrías que lesionarte las mismas zonas en ambos lados de la espalda para experimentar dolor en ambos lugares. Incluso cuando tengas la sensación de que te duele toda la parte baja de la espalda, es probable que el dolor provenga del lado derecho o del izquierdo.

Debido a todos los órganos que hay en el abdomen, a muchas personas les preocupa que su dolor sea un signo de algo mucho más grave. Los problemas con esos órganos causan principalmente dolor abdominal. Si hay dolor de espalda, está lo suficientemente arriba como para que rara vez se confunda con lumbalgia.

Más Información
Lesiones y disfunciones del pie: conoce a los principales causantes

Qué es la fuerza central

Millones de estadounidenses sufren dolores de espalda de forma rutinaria. Este problema aumenta con la edad, ya que la masa ósea disminuye, los músculos se agarrotan y los discos empiezan a perder líquido y flexibilidad. Si tiene sobrepeso y es sedentario, corre un riesgo aún mayor de desarrollar problemas de espalda.

La buena noticia es que aliviar el dolor de espalda puede ser tan sencillo como concentrarse en el tronco, los músculos que envuelven el abdomen y sostienen la columna vertebral. De hecho, un entrenamiento para fortalecer los músculos centrales de la espalda puede beneficiar a todo el mundo, desde los deportistas de élite hasta las personas sedentarias.

Para fortalecer de verdad los músculos centrales y prevenir (o minimizar) el dolor de espalda, es importante trabajarlos incluso cuando no se está haciendo ejercicio. Si trabajas sentado, ponte de pie y descansa con regularidad. Flexiona las rodillas, no la cintura. Ejercita los músculos centrales cuando levantes objetos. Y en tu vida diaria, recuerda: la postura es clave.