Psicosis por falta de sueño

Más de un tercio de los estadounidenses no duermen lo suficiente, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Pero dependiendo de tu edad, puede que necesites incluso más:

1. El sueño insuficiente puede afectar a su estado de ánimo y aumentar sus niveles de estrés. De hecho, las personas con insomnio tienen 17 veces más probabilidades de desarrollar ansiedad clínica que las personas que no sufren privación de sueño. Las personas no deprimidas que padecen insomnio pueden tener el doble de probabilidades de desarrollar depresión que las personas que duermen bien. Esto podría deberse al impacto que la falta de sueño tiene en la capacidad del cerebro para regular las emociones, lo que puede provocar alteraciones del estado de ánimo y pensamientos negativos.Por ejemplo, un estudio publicado en Current Biology en 2007 examinó a participantes sanos que estuvieron privados de sueño durante 35 horas. Cuando a los pacientes privados de sueño se les mostraban imágenes negativas, tenían más actividad en la amígdala -la zona del cerebro que regula las emociones y los niveles de ansiedad- que los participantes que no estaban privados de sueño.Además, las investigaciones han descubierto que entre el 65% y el 90% de los adultos con depresión tienen problemas de sueño. Aunque la falta de sueño puede afectar a la salud mental, la depresión también puede provocar insomnio, lo que conduce a un círculo vicioso.

La importancia del sueño

Cláusula de exención de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se ofrece únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, servicio, producto o tratamiento no respalda ni apoya en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario colegiado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía exhaustiva sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que pidan siempre consejo a un profesional sanitario registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Sanidad no asumirán responsabilidad alguna por la confianza depositada por cualquier usuario en los materiales contenidos en este sitio web.

Más Información
¿Por qué tarda en consolidarse tanto la tibia y peroné? Me hicieron osteotomía por pierna en varo

Efectos de la falta de sueño

La privación del sueño, también conocida como insuficiencia de sueño o insomnio, es la condición de no tener una duración y/o calidad de sueño adecuadas para mantener un estado de alerta, rendimiento y salud decentes. Puede ser crónica o aguda y su gravedad puede variar mucho.

La privación aguda del sueño se produce cuando una persona duerme menos de lo habitual o no duerme en absoluto durante un breve periodo de tiempo, que suele durar de uno a dos días. La privación crónica del sueño se produce cuando una persona duerme habitualmente menos de la cantidad óptima para un funcionamiento ideal. La deficiencia crónica de sueño se confunde a menudo con el término insomnio. Aunque tanto la falta crónica de sueño como el insomnio comparten la disminución de la cantidad y/o la calidad del sueño, así como el deterioro de las funciones, su diferencia radica en la capacidad para conciliar el sueño. Los individuos con falta de sueño son capaces de dormirse rápidamente cuando se les permite, pero los que padecen insomnio tienen dificultades para conciliar el sueño[1].

Más Información
Reflejo de moro o de sobresalto

El adulto medio necesita siete o más horas de sueño por noche para mantener la salud. La cantidad de sueño necesaria puede depender de la calidad del sueño, la edad, el embarazo y el nivel de privación del sueño. La falta de sueño se ha relacionado con el aumento de peso, la hipertensión, la diabetes, la depresión, las enfermedades cardiacas y los accidentes cerebrovasculares[2]. La falta de sueño también puede provocar ansiedad, irritabilidad, comportamiento errático, funcionamiento y rendimiento cognitivos deficientes y episodios psicóticos[3].

Síntomas de la falta de sueño

Según un estudio de 22.330 adultos de 13 países publicado en Sleep Medicine en noviembre de 2021, uno de cada tres participantes presentaba síntomas clínicos de insomnio y casi el 20% cumplía los criterios de trastorno de insomnio, es decir, más del doble que antes de la pandemia. Además, los trastornos del sueño estaban relacionados con niveles más altos de angustia psicológica. En la misma encuesta, las tasas de ansiedad y depresión también eran considerablemente más altas que antes de la pandemia.

Más Información
Conoce un poco más sobre tu cuerpo: El Cuadrado lumbar

“Al igual que nuestros aparatos electrónicos necesitan cargarse, el sueño puede recargar o reiniciar el cerebro para optimizar su funcionamiento”, afirma Elizabeth Blake Zakarin, profesora adjunta de Psicología (en Psiquiatría) y psicóloga clínica de la Clínica de Ansiedad y Trastornos Relacionados de la Universidad de Columbia.

Columbia Psychiatry News habló con Zakarin sobre el impacto psicológico de la falta de sueño, los retos que plantea la pandemia, la influencia de la alimentación en nuestros patrones de sueño y los tratamientos eficaces para las dificultades de sueño.

Muchos de nosotros sabemos que nos sentimos mejor después de “una buena noche de sueño” y más malhumorados o confusos si nos falta el sueño. Y ahora hay pruebas sólidas que demuestran que el sueño es fundamental no sólo para nuestra salud física, sino también para nuestra salud mental. Se ha comprobado que dormir poco o mal aumenta las respuestas emocionales negativas a los factores estresantes y disminuye las emociones positivas.