Trasplante de menisco y reconstrucción del acl

Su rodilla tiene 2 piezas de cartílago en forma de cuña, 1 a cada lado de la rodilla. Cada una de estas piezas se llama “menisco”. Estos 2 meniscos gomosos actúan como amortiguadores entre el fémur y la tibia. Otro tipo de cartílago que recubre la tibia y el fémur también ayuda a que los huesos se muevan con suavidad. Estos dos meniscos ayudan a proteger los extremos del fémur y la tibia cuando se mueven juntos.

A veces, una lesión por torsión puede dañar gravemente los meniscos. Si el daño es lo suficientemente grave, es posible que el cirujano tenga que extirpar el menisco. Sin este amortiguador de menisco, los extremos de la tibia y el fémur pueden empezar a rozarse de forma anormal. Con el tiempo, esto puede provocar un dolor persistente en la rodilla. Con el tiempo, puede provocar artritis. El cartílago se degrada y los huesos que hay debajo empiezan a rozarse.

La cirugía de trasplante de menisco le ofrece otra opción. El cirujano realiza una pequeña incisión en la rodilla. Utiliza instrumentos especiales y cámaras para acceder al espacio articular entre el fémur y la tibia. A continuación, el cirujano cose quirúrgicamente el menisco donado en el espacio articular.

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de un trasplante de menisco?

La mayoría de las personas deben guardar reposo y permanecer de pie el mayor tiempo posible durante las dos semanas siguientes a la operación de trasplante de menisco. Para que el nuevo menisco se cure correctamente, es posible que tenga que dejar de hacer deporte o actividades extenuantes durante seis a doce meses.

¿Qué éxito tiene la cirugía de trasplante de menisco?

Los estudios sugieren que hasta el 80 o 90% de los atletas pueden volver a las actividades deportivas anteriores a la lesión tras un trasplante de menisco. El trasplante no es tan duradero como el menisco normal del paciente y, con el tiempo, el menisco trasplantado sufre desgaste o lesiones.

Más Información
Síndrome Guillain Barré: ¿Cómo se hace terapia con un paciente con este síndrome ?

¿Cuánto dura un trasplante de menisco?

Parece que la mayoría de los trasplantes de menisco durarían entre 12 y 15 años, y algunos pueden durar más.

Tasa de éxito de la cirugía de trasplante de menisco

La lesión de menisco es una de las dolencias más comunes relacionadas con la rodilla y suele ir acompañada de dolor, inflamación y dificultad para el funcionamiento de la rodilla. Muchos pacientes con este problema podrán recuperar la función normal mediante una serie de tratamientos bien conocidos. Para los que no son tan afortunados, el cirujano ortopédico del Hospital Brigham and Women’s, Dr. Andreas Gomoll, está trabajando para ofrecer una solución alternativa.

El Dr. Gomoll se convirtió recientemente en el primer médico de Nueva Inglaterra en realizar un nuevo tipo de cirugía de rodilla que sustituye el menisco dañado de un paciente por un implante artificial fabricado con polímeros sintéticos (plásticos). El procedimiento se ofrece a determinados pacientes como parte de un ensayo clínico que estudia la eficacia del dispositivo experimental para aliviar el dolor y restablecer la función de la rodilla.

El menisco artificial se inserta en la rodilla del paciente a través de una pequeña incisión (de cinco a siete centímetros). Gracias a su diseño especial, con un borde grueso y un centro más fino, el dispositivo se mantiene en su sitio -incluso en cuclillas- sin adherirse a los huesos ni a ningún otro tejido circundante. Con el tiempo, el implante se amolda al paciente, creando un amortiguador seguro y cómodo para la rodilla. Este diseño supone un avance significativo respecto a un enfoque similar que utiliza un dispositivo metálico que, debido a su dureza, no proporciona amortiguación ni se amolda a la anatomía del paciente.

Más Información
Desde hace 6 meses vengo padeciendo de dolores en cintura baja: zona pélvica: coxis: huesos iliacos y dolor de colon

Sustitución de menisco para deportistas

Un trasplante de menisco o trasplante meniscal es un trasplante del menisco de la rodilla, que separa el hueso del muslo (fémur) del hueso de la parte inferior de la pierna (tibia). El menisco desgastado o dañado se extrae y se sustituye por uno nuevo procedente de un donante. El menisco que se va a trasplantar procede de un cadáver y, como tal, se conoce como aloinjerto. El trasplante de menisco es técnicamente difícil, ya que debe tener el tamaño exacto para cada persona, colocarse correctamente y fijarse a la meseta tibial. A partir de 2012, sólo unos pocos cirujanos tienen un volumen significativo de experiencia en el trasplante de menisco en todo el mundo[cita requerida].

Cada rodilla tiene un menisco interno (medial) y otro externo (lateral). Los meniscos desempeñan varias funciones clave que son vitales para mantener la salud de la rodilla[1]. En concreto, actúan como amortiguadores y repartidores de carga, aumentan la estabilidad de la rodilla y proporcionan lubricación y nutrición a la superficie de apoyo (cartílago articular) de la rodilla[2][3][4][5].

Antes se consideraban estructuras vestigiales que no servían para nada[6]. Si se lesionaban y causaban problemas, se extirpaban de forma rutinaria mediante un procedimiento llamado meniscectomía[6]. Ahora se sabe que una articulación de rodilla sin meniscos sanos tiene un riesgo significativamente mayor de desarrollar artritis por desgaste (postraumática u osteoartritis)[7][8]. [7][8] La artritis es el resultado del aumento de las fuerzas de contacto y del cizallamiento que se produce como consecuencia de la pérdida de amortiguación y estabilidad tras la meniscectomía. 9][10][11][12] Por este motivo, las estrategias quirúrgicas actuales se centran en conservar la mayor parte posible del menisco o sustituirlo si es necesario. 13]

Más Información
Contracturas en los trapecios: 4 maneras con las que te puedo ayudar

¿El seguro cubre el trasplante de menisco?

La sustitución del menisco dañado o ausente por un menisco procedente de un donante cadáver o de un donante vivo amputado se denomina cirugía de trasplante de menisco. La intervención se realiza bajo anestesia (general, raquídea o epidural, según la anatomía del paciente).

Se colocan dos trozos de cartílago en forma de cuña a cada lado de la rodilla. Estos cartílagos se llaman “Menisco”. Actúan como amortiguadores entre la tibia y el fémur. También ayudan a que los huesos se muevan con suavidad. Los meniscos protegen los extremos del fémur y la tibia cuando se mueven juntos. Sin este amortiguador de menisco, los extremos del fémur y la tibia rozarán entre sí de forma anormal. Esto puede provocar un dolor persistente en la rodilla. Y en el futuro, puede causar artritis.

Los traumatismos y las lesiones pueden dañar el menisco. Si más del 70% del menisco está dañado, es necesario repararlo quirúrgicamente. En estos casos, la solución es la cirugía de trasplante de menisco. Se realiza una incisión muy pequeña en la rodilla. Los cirujanos ortopédicos utilizan instrumentos y cámaras especiales para acceder y evaluar el espacio articular entre el fémur y la tibia. A continuación, el cirujano implanta quirúrgicamente el menisco donado en el espacio articular.