Dolor anterior de rodilla

Las lesiones son un obstáculo clave en muchos corredores, ya que representan una tasa de lesiones de las extremidades inferiores de entre el 19,4% y el 79,3% (1). Con más de 40 millones de personas en Estados Unidos que corren regularmente, este porcentaje puede representar una cantidad significativa de corredores con lesiones (2). Casi la mitad de esos 40 millones de corredores sufren algún tipo de dolor o lesión al año. La rodilla es la zona más común de lesión en los corredores, la articulación de la rodilla se ve afectada por tres tipos principales de lesión, incluyendo el síndrome de dolor patelofemoral (SDPF), el síndrome de fricción de la banda iliotibial (SFIB) y la tendinopatía rotuliana (TP).

El SDPF es la lesión más frecuente relacionada con la carrera. El SDPF se caracteriza por la aparición gradual de dolor anterior o retro rotuliano en la rodilla, que suele producirse bajo fuerzas de carga y compresión. Las actividades que implican una demanda significativa del cuádriceps con flexión de la rodilla, como correr, ponerse en cuclillas, saltar, subir escaleras e incluso permanecer sentado durante mucho tiempo, pueden desencadenar los síntomas (3).

El ITBFS es otra de las lesiones comúnmente diagnosticadas en corredores. Este síndrome se caracteriza por dolor durante la carga de la extremidad inferior sobre la cara lateral de la rodilla, con dolor sobre la rodilla lateral cuando la rodilla pasa de la flexión a la extensión.

¿Cuál es la biomecánica de la rodilla?

El movimiento principal de la rodilla es la flexión – extensión. Para ello, la rodilla actúa como una articulación de bisagra, en la que las superficies articulares del fémur ruedan y se deslizan sobre la superficie tibial. Durante la flexión y la extensión, la tibia y la rótula actúan como una sola estructura en relación con el fémur.

¿Cuáles son los movimientos anatómicos de la rodilla?

Los movimientos activos de la articulación de la rodilla se describen como flexión, extensión, rotación medial y rotación lateral.

¿Cuál es el origen y la inserción de los músculos de la rodilla?

Origen: Superficies anterior y lateral del eje del fémur. Inserción: En la rótula a través del tendón del cuádriceps y luego en la tuberosidad tibial a través del tendón rotuliano. Acciones: Extensión de la rodilla. Inervación: Nervio femoral.

Más Información
Mi marido se lesiona mucho: tiene pequeñas lesiones casi siempre que entrena: ¿Cómo puede prevenirlas?

Anatomía de la articulación de la rodilla

Únase a la comunidad CMG y permítanos ayudarle a gestionar sus oportunidades de enfermería itinerante, aliados itinerantes, Locum Tenens y colocación permanente. Regístrese y sea el primero en encontrar los últimos y mejores puestos sanitarios en todo el país.

¿Tiene en mente una ubicación específica? Tenemos ofertas de empleo de enfermería, aliados, Locum Tenens y permanentes en los 50 estados. Busque en nuestra base de datos de empleos sanitarios para encontrar el puesto que busca.

Lo más probable es que esté experimentando un punto gatillo mientras lee esto, o que lo haya experimentado en algún momento de su vida. Pero, ¿qué son exactamente los puntos gatillo? Como muchas cosas en la vida, un punto gatillo miofascial es un fenómeno complejo e innegablemente concreto, pero difícil de explicar.

Expertos, investigadores y pensadores autoproclamados filósofos han cuestionado la biología e incluso la existencia de los puntos gatillo, así como el mejor tratamiento para este enigma. A pesar de los argumentos y debates, sigue siendo evidente que existe un problema doloroso. Puede que “punto gatillo” no sea la descripción médica formal de esta afección, pero la palabra parece desencadenar la controversia. No obstante, en aras del debate, utilizaré la expresión “punto gatillo” para denominar esta experiencia inexplicable.

Cápsula articular de la rodilla

El tensor de la fascia lata (TFL) se origina a lo largo de la cresta ilíaca, posterior a la espina ilíaca anterosuperior (ASIS). Se inserta en el tracto iliotibial (banda IT), que a su vez conecta con la tibia lateral en el tubérculo de Gerdy. Esto significa que el TFL conecta la parte delantera de la cadera con la parte externa de la parte inferior de la pierna a través de la banda IT.El tracto iliotibial (banda IT) es una banda fibrosa de tejido que conecta los músculos tensor fasciae latae (anteriormente) y el glúteo mayor (posteriormente) a la parte inferior de la pierna. Juntos, estos músculos ayudan a estabilizar la rodilla (a través de la banda IT) y a estabilizar la cadera, ya que se cruzan donde el fémur entra en el acetábulo (cavidad de la cadera). Los puntos gatillo y la tensión muscular en el TFL pueden hacer que el músculo tire del tracto iliotibial y provocar el síndrome de la banda IT y dolor en la parte externa de la rodilla.

Más Información
Los 10 factores clave en la prevencio?n de lesiones deportivas

Acciones del músculo Tensor Fasciae LataeLos electromiogramas del TFL muestran que tiene dos conjuntos principales de fibras que realizan funciones diferentes. Al trotar o correr, las fibras anteromediales trabajan más en la flexión de la cadera y son más activas cerca del despegue de la punta del pie para ayudar en la flexión de la cadera. Las fibras posterolaterales trabajan más en la abducción de la cadera y en la rotación medial y son más activas durante y alrededor del golpe de talón.Al caminar, el TFL ayuda durante la fase de balanceo ayudando a mover el ilion hacia abajo sobre la pierna en el suelo mientras inclina la cadera contralateral hacia arriba para que pueda balancearse eficientemente.El TFL es un músculo pequeño pero versátil que ayuda a estabilizar tanto la cadera como la rodilla. Ayuda al glúteo medio y al glúteo menor en la rotación medial y la abducción de la cadera. También asiste al glúteo mayor a través de la banda IT para abducir la cadera y ayuda al recto femoral a flexionar la cadera. Por último, también actúa sobre la tibia a través de la banda IT para estabilizar la rodilla en extensión completa y ayuda a rotar lateralmente la tibia como cuando se chuta un balón de fútbol.Sinergistas y antagonistas del músculo Tensor Fasciae LataeLos principales sinergistas del TFL son el iliopsoas, el pectíneo, el aductor corto y el sartorio. Los sinergistas secundarios son el aductor largo, el aductor mayor (fibras anteriores), el gracilis y el glúteo menor.Los músculos antagonistas del TFL son el glúteo mayor y el aductor mayor (fibras posteriores).Puntos gatillo del TFL

Más Información
El proceso de cicatrización y la influencia de la fisioterapia en el mismo

Articulación de la rodilla

ResumenEl desarrollo de una marcada banda iliotibial (ITB) es una evolución anatómica distintiva del ser humano. El comportamiento mecánico de esta “nueva” estructura sigue siendo poco conocido y objeto de acalorados debates en la literatura actual. El síndrome de la banda iliotibial (ITBS) es una de las principales causas de lesiones de dolor lateral de rodilla en corredores. Actualmente carecemos de un conocimiento exhaustivo del comportamiento saludable de la ITB, y esto es necesario antes de seguir investigando la etiología de patologías como la ITBS. Por lo tanto, el objetivo de esta revisión narrativa era cotejar la bibliografía anatómica, biomecánica y clínica para comprender cómo influyen en la función mecánica del ITB las variaciones anatómicas, la postura y la activación muscular. La complejidad de la comprensión de la función mecánica del ITB se debe, en parte, a la presencia de sus dos músculos en serie: el glúteo mayor (GMAX) y el tensor de la fascia lata (TFL). En la actualidad, carecemos de una comprensión fundamental de cómo el GMAX y el TFL transmiten la fuerza a través del ITB y qué papel mecánico desempeña el ITB en movimientos como caminar o correr. Aunque se ha propuesto una serie de estrategias de tratamiento para el ITBS, aún faltan pruebas sólidas de tratamientos eficaces. Las intervenciones que se centran directamente en la biomecánica de la carrera que se sospecha que aumenta la tensión del ITB o la compresión de las estructuras laterales de la rodilla pueden ser prometedoras, pero aún se necesitan ensayos clínicos aleatorios controlados.