Tratamiento de la condromalacia rotuliana de grado 4

La condromalacia rotuliana, también conocida como “rodilla de corredor”, es una afección en la que el cartílago que amortigua la zona de debajo de la rótula empieza a deteriorarse y desgastarse. Debido a ello, la rótula puede empezar a rozar con el fémur (hueso del muslo) y causar molestias o dolor. Esta afección suele ser común entre los atletas debido al aumento de la actividad y la acción que implican las rodillas. También puede darse en adultos que padecen artritis.

La condromalacia rotuliana puede producirse a menudo debido a una alineación incorrecta de la rodilla o como resultado de un uso excesivo, que puede tratarse con unos días de reposo. En el caso de una alineación incorrecta de la rodilla, el reposo no será suficiente, y puede ser necesaria la fisioterapia o la cirugía para corregirla.

La condromalacia rotuliana es más frecuente en adolescentes y adultos jóvenes, y suele afectar más a las mujeres que a los hombres. No se conoce del todo la razón por la que se produce, pero los estudios indican que cuando la rótula roza con el fémur puede dañar el cartílago que hay debajo de la rótula, necesario para amortiguar y reducir la fricción entre los huesos y las articulaciones. Las principales causas de esta afección suelen ser:

¿Se puede curar la condromalacia rotuliana?

¿Se puede curar la condromalacia rotuliana? La condromalacia rotuliana verdadera, que consiste en la rotura de la superficie del cartílago, no tiene cura. Sin embargo, un programa de pérdida de peso, evitar las actividades que la empeoran, ejercicio y/o inyecciones puede ayudar a que se vuelva asintomática.

Más Información
Bronquiolitis: Síntomas y Tratamiento de Fisioterapia

¿Cómo se cura la condromalacia de rodilla?

La artroscopia es el tipo de intervención quirúrgica más frecuente para tratar la condromalacia. Su médico puede recomendarle una artroscopia para comprobar el cartílago que rodea la rótula. Si el cartílago está reblandecido o destrozado, el cirujano eliminará las capas dañadas durante la cirugía.

¿Cuánto tarda en curarse la condromalacia rotuliana?

Es posible que necesite entre 4 y 6 semanas de tratamiento de fisioterapia y, a continuación, varios meses más de un programa de estiramientos y fortalecimiento en casa para tratar la condromalacia rotuliana. Controlar el dolor y la inflamación es el primer paso.

Condromalacia rotuliana: tratamiento quirúrgico

El síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) es un término amplio que se utiliza para describir el dolor en la parte delantera de la rodilla y alrededor de la rótula. A veces se denomina “rodilla de corredor” o “rodilla de saltador” porque es frecuente en personas que practican deportes, sobre todo mujeres y adultos jóvenes, pero el SDPF también puede afectar a personas que no son deportistas. El dolor y la rigidez causados por el SDPF pueden dificultar subir escaleras, arrodillarse y realizar otras actividades cotidianas.

Los músculos están conectados a los huesos por tendones. El tendón del cuádriceps conecta los músculos de la parte anterior del muslo con la rótula. Los segmentos del tendón del cuádriceps -llamados retináculos rotulianos- se unen a la tibia y ayudan a estabilizar la rótula. El tendón rotuliano se extiende desde la rótula hasta la tibia.

Varias estructuras de la articulación de la rodilla facilitan el movimiento. Por ejemplo, la rótula descansa en una ranura en la parte superior del fémur llamada tróclea. Cuando flexionas o estiras la rodilla, la rótula se mueve hacia delante y hacia atrás dentro de este surco troclear.

Más Información
¿Por qué se me hincha el vientre? Causas y tratamiento

Tratamiento de la condromalacia rotuliana de grado 3

En la condromalacia rotuliana, la rótula se desplaza de forma anormal, lo que dificulta las actividades cotidianas, interfiere en la práctica deportiva y provoca dolor de rodilla. Esta afección es frecuente en corredores y atletas, especialmente en actividades que implican correr mucho. Puede afectar tanto a personas jóvenes y sanas como a personas mayores. La condromalacia rotuliana es una de las causas del síndrome de dolor patelofemoral.

Normalmente, la rótula se desliza fácilmente por la superficie lisa del surco patelar al flexionar y enderezar la rodilla. Pero con la condromalacia rotuliana, el cartílago se vuelve áspero y se desgasta.

La rótula acaba rozando los huesos de debajo de la rodilla cuando la persona mueve la rodilla. La rótula es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo y desempeña un papel crucial en la flexión y enderezamiento de la rodilla. Cuando hay un problema con la rótula, la articulación de la rodilla se vuelve inestable y el movimiento se vuelve difícil y/o doloroso.

La condromalacia rotuliana es un tipo de síndrome de dolor rotuliano. Y estos síndromes suelen implicar problemas y lesiones de otras estructuras de los tejidos blandos. Los síndromes de dolor rotuliano suelen deberse a lesiones de ligamentos, roturas de menisco, aberraciones óseas, desequilibrios musculares o una combinación de estas afecciones.

Vivir con condromalacia rotuliana

El dolor de rodilla por condromalacia rotuliana suele estar causado por correr y saltar mucho. De hecho, suele denominarse “rodilla de corredor” por esta asociación. Pero padecer esta afección no significa que tengas que dejar de hacer deporte o ejercicio. Todo lo contrario…. Sólo tienes que saber qué ejercicios de condromalacia rotuliana debes hacer y cuáles debes evitar.

Más Información
Tratamiento y curación de los vértigos y mareos: Caso real

La condromalacia se produce cuando el cartílago protector que recubre la rótula se reblandece o se desgasta, a menudo debido al uso excesivo o al esfuerzo repetitivo. (Esta alteración del cartílago puede dificultar que la rótula se deslice suavemente por su ranura.

La fricción resultante puede causar inflamación y dolor en la parte delantera de la rodilla y/o detrás de la rótula. En algunos casos, la inflamación y el dolor de la condromalacia rotuliana pueden ser tan fuertes que limitan la extensión de la pierna (su capacidad para enderezar la rodilla).

Obviamente, un buen punto de partida para el tratamiento es evitar estas actividades irritantes lo mejor que pueda. También debes seguir los pasos de RICE (reposo, hielo, compresas y elevación) y llevar una rodillera para condromalacia que te ayude con el movimiento de la rótula. Pero aunque estas medidas ayudan a aliviar los síntomas de la condromalacia rotuliana, no solucionan el problema subyacente.