Protocolo de fisioterapia para la artritis reumatoide

Existen varias opciones de tratamiento eficaces, incluida la fisioterapia (PT), que pueden ayudar a controlar los síntomas de la artritis reumatoide (AR). En este artículo se analizarán los efectos de la AR, los beneficios de la fisioterapia, los tipos de fisioterapia y varios ejercicios que pueden ser adecuados.

La artritis reumatoide es la forma más común de artritis autoinmune. Esta enfermedad se produce debido a una respuesta inmunitaria defectuosa que hace que el organismo ataque a sus propios tejidos. En concreto, la AR ataca el revestimiento, o sinovio, de una articulación, provocando con el tiempo hinchazón y, finalmente, erosión en la propia articulación.

Al principio, la artritis reumatoide suele afectar a las articulaciones más pequeñas. En concreto, suele afectar a las articulaciones de la mano, la muñeca y los dedos del pie. Sin embargo, a medida que la enfermedad avanza, también pueden verse afectadas articulaciones más grandes (como las rodillas, las caderas y los hombros) y órganos como los ojos, los pulmones y el corazón.

El fortalecimiento de los músculos que rodean y estabilizan las articulaciones afectadas por la AR puede servir de apoyo a las zonas dañadas y reducir los síntomas. Además, su fisioterapeuta puede proporcionarle estrategias para reducir el dolor y conservar la movilidad y la energía durante un brote.

¿Qué es la fisioterapia para la artritis reumatoide?

La terapia de ejercicio en pacientes con AR se utiliza para mejorar el funcionamiento diario y la participación social mediante la mejora de la fuerza muscular, la resistencia aeróbica, la movilidad articular y la estabilidad y/o la coordinación. Se da preferencia a una política activa, especialmente cuando el fisioterapeuta tiene un papel de apoyo.

Más Información
Hernia discal: 5 mentiras que te has creido sobre sus causas y tratamiento

¿Cuál es el procedimiento médico para la artritis reumatoide?

La cirugía de la artritis reumatoide puede implicar uno o más de los siguientes procedimientos: Sinovectomía. La cirugía para eliminar el revestimiento inflamado de la articulación (membrana sinovial) puede ayudar a reducir el dolor y mejorar la flexibilidad de la articulación. Reparación de tendones.

¿Cuáles son las fases de la artritis reumatoide?

Las cuatro etapas de la artritis reumatoide se conocen como sinovitis, pannus, anquilosis fibrosa y anquilosis ósea.

Tratamiento conservador de la artritis reumatoide

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad crónica que no tiene cura. Pero aunque la enfermedad es progresiva, los nuevos fármacos modificadores de la enfermedad pueden ralentizar o incluso detener su empeoramiento. “Disponemos de muchos tratamientos eficaces para la AR que ayudan a controlar los síntomas de dolor y rigidez articular, pero también a prevenir la progresión de la enfermedad y la aparición de daños permanentes”, afirma la Dra. Lindsay Lally, reumatóloga del Hospital for Special Surgery de Nueva York.

En el proceso autoinmune de la AR, el organismo ataca por error a su propio tejido articular. “En las primeras fases de la AR, el paciente puede no presentar muchos síntomas, salvo cierta rigidez a primera hora de la mañana, sobre todo en las articulaciones pequeñas: manos, pies y, a veces, rodillas”, explica el Dr. Rajat Bhatt, reumatólogo de Allergy and Rheumatology Specialists of Houston. La rigidez mejora con el movimiento, lo que la diferencia de la osteoartritis, el “desgaste” de tipo degenerativo.

Lo ideal en este punto sería ver a un especialista llamado reumatólogo. El único problema es que los síntomas pueden ser vagos o aparecer y desaparecer, lo que dificulta el diagnóstico de la AR. “Puede ser difícil diagnosticar la AR en las fases iniciales”, dice el Dr. Lally. “A menudo, los pacientes con AR incipiente presentan dolor articular sin la hinchazón característica de la AR. Además, en la artritis inflamatoria precoz puede haber sólo una articulación afectada que presente signos de hinchazón, en comparación con la presentación clásica de la AR, que tiende a afectar a pequeñas articulaciones de manos y pies de forma simétrica.”

Más Información
Tratamiento de la condromalacia rotuliana derecha

Gestión fisioterapéutica de la artritis reumatoide ppt

Si se detecta y trata en sus primeras fases, los efectos de la artritis inflamatoria pueden disminuir considerablemente e incluso remitir por completo. Los médicos de atención primaria suelen subestimar la importancia de un diagnóstico adecuado, sobre todo en las primeras fases de la enfermedad, pero puede evitar complicaciones artríticas graves y de por vida para sus pacientes.

Mientras que la artritis mecánica (osteoartritis) suele aparecer después de los 50 años y su frecuencia aumenta con la edad, la artritis inflamatoria (AI) tiende a afectar a un espectro de edad más amplio, afectando a menudo a pacientes en edad laboral y de crianza de los hijos.

La artritis mecánica se localiza en las articulaciones, se presenta con espolones de hueso nuevo en las articulaciones y no suele asociarse a síntomas sistémicos. Sin embargo, los pacientes con AI presentan calor articular (y enrojecimiento ocasional), hinchazón blanda de las articulaciones y síntomas constitucionales como fiebre, pérdida de peso, malestar, rigidez matutina superior a 30 minutos y fatiga generalizada. Estos síntomas van acompañados de manifestaciones extraarticulares como nódulos, inflamación ocular y anomalías cutáneas.

Más Información
Varices: Qué son: síntomas y ejercicios para mejorarlas

Desventajas de la fisioterapia para la artritis reumatoide

DiagnósticoLa artritis reumatoide puede ser difícil de diagnosticar en sus primeras fases porque los primeros signos y síntomas imitan los de muchas otras enfermedades. No existe ningún análisis de sangre ni ningún hallazgo físico que confirme el diagnóstico.

Análisis de sangreLas personas con artritis reumatoide suelen presentar una velocidad de eritrosedimentación (VSG, también conocida como velocidad de sedimentación globular) o un nivel de proteína C reactiva (PCR) elevados, lo que puede indicar la presencia de un proceso inflamatorio en el organismo. Otros análisis de sangre habituales buscan anticuerpos contra el factor reumatoide y el péptido citrulinado anticíclico (anti-CCP).

Pruebas de imagenEl médico puede recomendar radiografías para ayudar a seguir la progresión de la artritis reumatoide en las articulaciones a lo largo del tiempo. Las pruebas de resonancia magnética y ecografía pueden ayudar a su médico a juzgar la gravedad de la enfermedad en su organismo.Más informaciónMostrar más información relacionada

TratamientoNo existe cura para la artritis reumatoide. Pero los estudios clínicos indican que la remisión de los síntomas es más probable cuando el tratamiento comienza pronto con medicamentos conocidos como fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME).