Cirugía de radiculopatía cervical

Si alguna vez ha tenido dolor de cuello y dolor que se irradia a un brazo, es posible que padezca una enfermedad denominada radiculopatía cervical. La radiculopatía cervical se produce cuando un nervio espinal del cuello se pinza o comprime (lo que se conoce comúnmente como pinzamiento nervioso). Puede causar dolor, debilidad y dificultad para realizar tareas normales como sentarse, utilizar los brazos o dormir cómodamente. La mayoría de los episodios de radiculopatía cervical duran entre tres y seis semanas.

La fisioterapia no es para todas las personas con un nervio pinzado en el cuello. Algunas personas presentan síntomas graves que requieren atención médica inmediata. Estos síntomas suelen incluir dolor intenso acompañado de parálisis en un brazo. Si ese es el caso, a menudo es necesario visitar a un cirujano para eliminar rápidamente la presión del nervio y obtener alivio.

Cuando visite a un fisioterapeuta por una radiculopatía cervical, se realizará una evaluación inicial. En primer lugar, se realizará un historial, así que prepárese para hablar de su enfermedad. ¿Cuándo y cómo empezó? ¿Cómo está cambiando y qué síntomas siente? ¿Qué hace que sus síntomas mejoren o empeoren?

¿Puede curarse la radiculopatía cervical?

La radiculopatía cervical, también conocida como pinzamiento nervioso, se produce cuando un nervio del cuello se irrita o comprime. Puede ser muy dolorosa y afectar a la calidad de vida. Suele resolverse por sí sola, pero la fisioterapia y la medicación pueden ayudar a acelerar el proceso de curación.

¿Qué no hacer en caso de radiculopatía cervical?

NO practique actividades de alto impacto, como correr, si tiene dolor de cuello. HAGA ejercicios para mantener la fuerza, la flexibilidad y la amplitud de movimiento del cuello.

Más Información
Hallux valgus o Juanetes: Qué es

¿Qué desencadena la radiculopatía cervical?

La radiculopatía cervical suele estar causada por cambios de “desgaste” que se producen en la columna vertebral a medida que envejecemos, como la artritis. En las personas más jóvenes, la causa más frecuente es una lesión repentina que provoca una hernia discal. En algunos casos, sin embargo, no hay ningún episodio traumático asociado a la aparición de los síntomas.

Qué empeora la radiculopatía cervical

La radiculopatía cervical es una afección derivada del daño o la inflamación de los nervios. Esto provoca síntomas neurológicos como hormigueo, entumecimiento, dolor y debilidad en el cuello, los hombros y las extremidades.

Por desgracia, es posible causar más daños o aumentar los síntomas realizando determinadas acciones físicas. Por eso es importante abordar el dolor de inmediato con un tratamiento adecuado.

La forma más común de tratamiento, la fisioterapia, consiste en tratamientos no quirúrgicos destinados a corregir la alineación de la columna vertebral y aliviar el dolor y otros síntomas. Los ejercicios físicos y la terapia pueden acompañar a otras formas de tratamiento como la cirugía.

Si tras revisar su radiografía queda claro qué raíces nerviosas están causando la radiculopatía cervical, el Dr. Jones puede decidir que se beneficiará de inyecciones de esteroides o corticosteroides orales. Estas inyecciones se dirigirían a la zona afectada para tratar directamente la inflamación.

Del mismo modo, pueden administrarse antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno para reducir la inflamación leve. Si esto no le ayuda con los síntomas, podríamos sugerirle medicación más fuerte como AINE con receta o relajantes musculares durante un periodo de tiempo.

Más Información
Dolor de costillas o parrilla costal: Diagnóstico diferencial y tratamiento

Fisioterapia de la radiculopatía cervical

La columna cervical (cuello) tiene siete vértebras (huesos). La radiculopatía cervical, o nervio pinzado, es el daño de una raíz nerviosa cerca de estas vértebras. Las raíces nerviosas séptima y sexta son las más afectadas. Es un problema frecuente, que afecta a la mayoría de los grupos de edad adulta. Es menos frecuente en adolescentes y niños.

Cualquier cosa que ejerza presión sobre los nervios donde salen de la columna vertebral puede causar síntomas. Entre las causas están las lesiones súbitas, la presión ejercida por la rotura (estallido) de discos y los cambios óseos degenerativos (como en la artritis). Otras causas son la inestabilidad de la columna vertebral y el cáncer. Las personas más jóvenes suelen tener hernias discales (protuberancias) o lesiones agudas. Las personas mayores suelen tener cambios óseos degenerativos.

Los síntomas dependen de la raíz afectada. El síntoma principal es el dolor que se extiende a los brazos, el cuello, el pecho o los hombros. Otros son debilidad muscular, entumecimiento, hormigueo en dedos o manos, falta de coordinación (sobre todo en las manos) y dolores de cabeza. Suelen verse afectados los reflejos de los músculos de la parte superior del brazo. Mover el cuello puede empeorar el dolor.

Productos sanitarios para la radiculopatía cervical

Existe una amplia gama de opciones de tratamiento para la radiculopatía cervical. El tratamiento dependerá principalmente de la causa subyacente de los síntomas del paciente, así como de la gravedad de los signos y síntomas.

Más Información
Tenosinovitis de Quervain: Síntomas y Tratamiento

Muchas personas encuentran un alivio óptimo con una combinación de tratamientos en lugar de un enfoque único. Por ejemplo, una inyección epidural cervical de esteroides puede proporcionar un alivio agudo del dolor que sea suficiente para permitir al paciente progresar con la fisioterapia para un alivio del dolor a más largo plazo.

Puede recomendarse una discectomía cervical anterior y fusión (DCAF) cuando las opciones no quirúrgicas no son eficaces para tratar la radiculopatía cervical. Ver: Vídeo de discectomía cervical anterior y fusión (DCAF)

La cirugía cervical para reducir el dolor o el entumecimiento de manos y brazos suele tener un alto índice de éxito: según algunas estimaciones de la literatura, el índice de éxito oscila entre el 80% y el 90%. Al igual que con cualquier intervención quirúrgica, existen algunos riesgos que deben discutirse primero con el cirujano. También es importante preguntar por la experiencia del cirujano y qué se puede esperar de esa intervención en concreto.