Espondilitis anquilosante síntomas mujeres

Acceso abierto Este artículo se distribuye bajo los términos de la Licencia Creative Commons Atribución 4.0 Internacional (http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/), que permite su uso, distribución y reproducción sin restricciones en cualquier medio, siempre que se cite debidamente al autor o autores originales y la fuente, se proporcione un enlace a la licencia Creative Commons y se indique si se han realizado cambios. La exención de Dedicación al Dominio Público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos disponibles en este artículo, a menos que se indique lo contrario.

Reimpresiones y autorizacionesSobre este artículoCite este artículoMin, Y., Hui-Yun, G., Hou-cheng, Z. et al. Las estrategias de tratamiento quirúrgico de las fracturas de columna toracolumbar con espondilitis anquilosante: un informe de caso.

BMC Surg 19, 99 (2019). https://doi.org/10.1186/s12893-019-0565-xDownload citaCompartir este artículoCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Obtener enlace compartibleLo sentimos, actualmente no hay disponible un enlace compartible para este artículo.Copiar al portapapeles

¿Cuánto tarda en fusionarse la columna vertebral con la espondilitis anquilosante?

La fusión espinal es el sello clínico, radiológico y patológico de la espondilitis anquilosante (EA). Sin embargo, la fusión vertebral se produce lentamente en la EA. Las radiografías seriadas rara vez muestran cambios en 2 años, y a menudo se necesitan 5 o más años para demostrar la progresión de la fusión espinal.

¿Cómo afecta la espondilitis anquilosante a la columna vertebral?

Si padece espondilitis anquilosante, con el tiempo, la inflamación de las articulaciones y los tejidos de la columna vertebral puede provocar rigidez. En casos graves, esto puede hacer que las vértebras (huesos de la columna vertebral) se fusionen (crezcan juntas). Cuando las vértebras se fusionan, la columna se vuelve rígida e inflexible.

Más Información
Ondas de choque: Un tratamiento eficaz

¿Cuál es el tratamiento de primera línea de la espondilitis anquilosante?

(1) Antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Los AINE, incluidos los de la clase Coxib, son los fármacos de primera línea para la espondilitis anquilosante.

Síntomas de la espondilitis anquilosante en la columna torácica

AbstractPurposeSevere cervical axial deformity associated with ankylosing spondylitis (AS) is rare in clinic, and there are little concerns about surgical treatment of axial deformity associated with AS. El objetivo de este estudio de caso es mostrar la técnica quirúrgica para realizar una osteotomía rotacional cervical.MétodosPresentamos el caso de un paciente joven con EA cuyo cuello estaba fijado en una postura rotacional izquierda a 18°, lo que obligaba a girar el tronco hacia la derecha para mirar visualmente hacia delante. Esto hacía que su marcha pareciera coja, lo que le ocasionaba grandes molestias. Para corregir esta deformidad, realizamos una novedosa osteotomía rotacional cervical mediante un abordaje posterior-anterior-posterior en una sola fase. En primer lugar, realizamos laminectomías de C7 y T1, seguidas de una facetectomía de C7/T1 con liberación de las raíces nerviosas bilaterales de C8. A continuación, realizamos una discectomía C7/T1, una resección ósea del cuerpo lateral y un destape de las articulaciones vertebrales. A continuación, se giró manualmente la cabeza del paciente, de modo que tanto su cara como su torso quedaran simultáneamente orientados hacia delante. Por último, se fijaron varillas que abarcaban los tornillos de C6 a T2.ResultadosEn el postoperatorio, la malalineación axial del paciente mejoró significativamente, y pudo caminar con normalidad. Los resultados quirúrgicos se mantuvieron bien en un seguimiento de 3 años.ConclusiónA través de este caso, esperamos llamar la atención sobre la deformidad axial espinal y proporcionar un punto de referencia en el tratamiento quirúrgico de la deformidad axial espinal.

Más Información
Si?ndrome de TIETZE: ¿Qué es y cuál es su tratamiento?

Diagnóstico de la espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis que provoca la inflamación de las articulaciones y los ligamentos de la columna vertebral. Normalmente, las articulaciones y ligamentos de la columna vertebral nos ayudan a movernos y doblarnos. Si padece espondilitis anquilosante, con el tiempo, la inflamación de las articulaciones y los tejidos de la columna vertebral puede provocar rigidez. En casos graves, puede provocar la fusión (crecimiento conjunto) de las vértebras (huesos de la columna). Cuando las vértebras se fusionan, la columna se vuelve rígida e inflexible. (Para obtener más información sobre la anatomía de la columna vertebral, consulte nuestro Tema de salud sobre el dolor de espalda).

Muchas personas con espondilitis anquilosante tienen episodios leves de dolor de espalda y rigidez que aparecen y desaparecen. Pero otras padecen dolor intenso y continuo con pérdida de flexibilidad en la columna vertebral. Además, pueden aparecer otros síntomas si la enfermedad afecta a otras zonas del cuerpo, como las caderas, las costillas, los hombros, las rodillas, los tobillos y los pies.

La espondilitis anquilosante no tiene cura. Los médicos recomiendan tratamientos que pueden incluir ejercicio y medicamentos para ayudar a manejar el dolor, controlar la inflamación, mejorar la postura y la posición del cuerpo y ralentizar la progresión de la enfermedad. Con tratamiento, la mayoría de las personas con espondilitis anquilosante pueden llevar una vida productiva.

¿Puede la espondilitis anquilosante provocar escoliosis?

Este estudio evaluará: 1) si la tomografía computarizada (TC) es mejor que las radiografías habituales para medir los cambios en la rigidez, o fusión, de la columna vertebral en pacientes con espondilitis anquilosante; y 2) si la TC puede utilizarse para determinar la rapidez con la que se forma hueso extra en la columna vertebral de estos pacientes. Se necesitan mejores formas de medir la fusión vertebral para poder evaluar la eficacia de los medicamentos a la hora de ralentizar o detener su progresión. El TAC utiliza rayos X para proporcionar imágenes detalladas del interior del cuerpo y es valioso para detectar anomalías de la columna vertebral por la precisión con que puede mostrar estas estructuras. Para el procedimiento, el paciente se tumba en una camilla que se desplaza hasta un gran escáner con forma de donut que puede moverse alrededor del cuerpo para tomar imágenes en distintos ángulos, que se visualizan en un monitor de ordenador.

Más Información
Tengo diagnóstico de síndrome de Meniere ¿Cuál sería el tratamiento?

Pueden participar en este estudio los pacientes mayores de 18 años con espondilitis anquilosante que no estén tomando actualmente ni tengan previsto recibir tratamiento con medicamentos anti-TNF alfa (etanercept, infliximab, adalimumab) durante 1 año. Los participantes tienen ocho visitas clínicas, programadas al inicio del estudio y a los 4, 8, 12, 16, 20, 24 y 48 meses, en el Centro Clínico de los NIH para los siguientes procedimientos: