Fisioterapia para la artrosis de cadera

Si le han diagnosticado artrosis de rodilla, cadera, hombro u otra articulación, probablemente quiera saber cómo aliviar el dolor articular y ralentizar el avance de la enfermedad. La fisioterapia puede ayudarle a conseguir ambas cosas.

La artrosis puede provocar rigidez articular. La fisioterapia puede mejorar la capacidad de flexionar y enderezar una articulación. Incluso las mejoras graduales en la amplitud de movimiento de una articulación pueden suponer una diferencia significativa en su funcionamiento. Por ejemplo, conseguir que una rodilla artrósica se doble sólo 10 veces más puede permitirle sentarse y levantarse cómodamente de una silla baja.

Cuando la artrosis provoca el desgaste del cartílago protector de una articulación, puede producirse una dolorosa fricción entre los huesos de la articulación. Puede reducir esta fricción fortaleciendo los músculos circundantes que sostienen la articulación. Un fisioterapeuta cualificado puede identificar las zonas con deficiencias y enseñarle a abordarlas mediante el fortalecimiento funcional para ayudarle a mejorar la fuerza y la estabilidad de las articulaciones.

Las personas con artrosis suelen tener problemas de equilibrio como consecuencia de la debilidad muscular, la disminución de la función articular, la disminución de la movilidad y otros factores. Además del fortalecimiento funcional (mencionado anteriormente), los fisioterapeutas especializados también pueden incorporar componentes de equilibrio en su plan de tratamiento que incluyan cambios de terreno/superficie, distancias de marcha y elevación para simular tareas funcionales cotidianas en un esfuerzo por mejorar el equilibrio y reducir el riesgo de caídas.

¿Qué tipo de fisioterapia se utiliza para la artrosis?

Utilizar fisioterapia manual para mejorar el movimiento de la articulación afectada. Ofrecerle sugerencias para ajustar su área de trabajo a fin de disminuir la tensión en las articulaciones. Enseñarle ejercicios aeróbicos y de fortalecimiento para mejorar su movimiento y su salud en general.

Más Información
Tratamiento de fisioterapia en la incontinencia urinaria

¿Cuál es el mejor tratamiento físico para la artrosis?

Permanecer activo, mantener un peso saludable e introducir algunos tratamientos naturales como la fisioterapia y una rutina de ejercicios podría ralentizar la progresión de la enfermedad. Esto también reducirá los niveles de dolor de la artrosis y promoverá una función saludable de la articulación afectada.

¿Cuál es el mejor tratamiento para la artrosis?

Los principales tratamientos de la artrosis son la pérdida de peso, el fortalecimiento, la medicación y las terapias de apoyo. En algunos casos, puede considerarse la cirugía para reparar o sustituir las articulaciones dañadas.

Osteoartritis, tratamiento fisioterapéutico pdf

Un Fisioterapeuta puede ayudar a controlar los brotes y el dolor de la Osteoartritis, aconsejar y tratar los síntomas para prevenir un mayor desgaste de una articulación Osteoartrítica. Nuestros fisioterapeutas utilizan diversas modalidades para tratar la osteoartritis, como la movilización, el asesoramiento, el ejercicio, la terapia de calor y frío, por nombrar algunas.

Lo que hace único al New Foscote es que la fisioterapia forma parte de un proceso de rehabilitación más amplio con acceso a consultores ortopédicos y radiografías, en caso de que sea necesario realizar pruebas de imagen como resonancias magnéticas, radiografías y ecografías. El objetivo de la fisioterapia en el New Foscote Hospital es conseguir los mejores resultados para usted.

Fisioterapia para la artrosis de la columna vertebral

La artrosis de rodilla es el resultado del desgaste y la pérdida progresiva del cartílago articular. La artrosis puede afectar a cualquier articulación, aunque la rodilla es la más comúnmente afectada. El dolor puede limitar la marcha o la capacidad para subir y bajar escaleras.

Más Información
Síndrome de Down y ejercicios en fisioterapia

Se trata de una enfermedad progresiva que suele afectar a personas mayores de 55 años. Las lesiones articulares previas o el sobrepeso pueden aumentar el riesgo de padecer OA. Aunque el proceso subyacente de la enfermedad no puede revertirse, existen muchas modalidades conservadoras que pueden utilizarse para reducir el dolor y optimizar la función de la rodilla.

Las personas con artrosis de rodilla a menudo limitan sus movimientos, por miedo a que se agrave el dolor. Sin embargo, si no se mueven, los ligamentos, tendones y músculos que rodean la rodilla pueden volverse tensos y débiles, lo que significa que la articulación de la rodilla no está bien sujeta. Esto puede provocar más dolor, dificultad para mantener el equilibrio y cojera al caminar.

El tratamiento conservador es el mejor tratamiento de primera línea para la artrosis de rodilla, que incluye fisioterapia y ejercicio. La intervención quirúrgica, como una prótesis total de rodilla, sólo debe considerarse si los métodos conservadores han fracasado durante un largo periodo de tiempo. La derivación a un cirujano debe basarse en un deterioro significativo de la calidad de vida debido a la artritis articular terminal.

Fisioterapia para la artrosis de rodilla

La artritis es una enfermedad dolorosa que afecta a las articulaciones del cuerpo. La artritis puede variar en gravedad, de leve a grave, y afectar a una persona de cualquier edad. La artritis no tiene cura, pero no tiene por qué seguir siendo dolorosa. Puede controlarse eficazmente.

Más Información
Dolor por acumulación de ácido úrico en pie y tobillo

Controlar los síntomas y cuidar las articulaciones son aspectos importantes del tratamiento de la artritis. Su fisioterapeuta le sugerirá una serie de técnicas para aliviar los síntomas y reducir el impacto de la artritis en su vida.

La artritis es una enfermedad degenerativa y la fisioterapia para la artritis tiene como objetivo mejorar los síntomas y la calidad de vida de los pacientes. A menudo empezará a notar una mejoría positiva tras unas pocas sesiones. Los principales objetivos de la fisioterapia para la artritis son los siguientes:

Existen varias técnicas para tratar los síntomas de la artritis. Una de las principales medidas que puede tomar es aprender a llevar un ritmo. Esto puede garantizar que no sobrecargue las articulaciones y agrave el dolor o la inflamación. Hacer demasiadas cosas a la vez puede provocar dolor continuamente y reducir la eficacia del tratamiento. Algunas de las medidas que puedes tomar para ir a tu ritmo son las siguientes: