Distensión de aductores

Es posible que no pueda volver a sus niveles habituales de ejercicio inmediatamente y que las mejoras sean lentas al principio. Sin embargo, una vuelta gradual a las actividades normales es la mejor forma de obtener buenos resultados a corto y largo plazo tras un problema en el muslo.

Al hacer ejercicio debe prestar atención a sus niveles de dolor, sobre todo en las primeras fases. Es posible que los ejercicios aumenten ligeramente los síntomas al principio. Sin embargo, con el tiempo deberían resultar más fáciles y, con la práctica regular, pueden ayudar a mejorar el movimiento del muslo.

En general, el ejercicio no debería empeorar el dolor existente en el muslo. Sin embargo, la práctica de nuevos ejercicios puede causar dolor muscular a corto plazo, ya que el cuerpo se acostumbra a moverse de nuevas maneras. Este tipo de dolor debería aliviarse rápidamente y no debería empeorar a la mañana siguiente de haber hecho ejercicio.

A medida que puedas hacer más repeticiones, puede ser útil dividir los ejercicios en series. Esto significa que puedes hacer más repeticiones a la vez, pero las harás con menos frecuencia a lo largo del día. Por ejemplo:

¿Por qué siento tirantez en la ingle cuando camino?

El dolor inguinal al caminar suele deberse a una distensión de los músculos, ligamentos o tendones de la zona abdominal inferior. Los desgarros de cartílago, el pinzamiento de cadera, una hernia inguinal y la artrosis también son causas frecuentes. Si el dolor inguinal se debe a una distensión muscular, el reposo y la aplicación de hielo pueden ayudar a curar la lesión.

¿Puede el dolor inguinal dificultar la marcha?

Las distensiones inguinales hacen que caminar, levantar la rodilla o mover la pierna alejándola o acercándola al cuerpo resulte difícil y doloroso. Las distensiones inguinales pueden producirse por un uso excesivo de los músculos o por una contracción repentina de los mismos. El dolor puede ir de un dolor sordo a un dolor agudo.

Más Información
Ejercicios: estiramientos y Masajes para aliviar los dolores de cabeza o migrañas

¿Qué ejercicios son buenos para el dolor inguinal?

Sentadilla a pierna ancha Ejercicio para la ingle

Realizar una sentadilla en posición de pierna ancha hace trabajar más los músculos aductores (ingle) que una sentadilla convencional. El uso de una banda de resistencia también hace trabajar más los abductores. La posición inicial para una sentadilla con piernas anchas es con los pies separados a más de la anchura de los hombros y los dedos de los pies apuntando hacia fuera.

Rehabilitación de una distensión inguinal

En el actual clima de aislamiento mundial y de trabajo desde casa debido al coronavirus, estamos viendo algunas tendencias interesantes: el papel higiénico es tan valioso como el oro; el tik tok es el nuevo “vídeo doméstico más divertido”; todos estamos aprendiendo a tocar un instrumento; y el Rey Tigre es uno de los cuidadores de zoo más reconocibles del mundo.

En concreto, hemos visto a varios clientes que empiezan a quejarse de pellizcos y tirantez en la ingle y las caderas. Lo más habitual es que las personas que hemos visto pasen por la clínica con este tipo de dolor anteriormente, pero no todas. También estamos viendo a algunas personas que nunca han sufrido de dolor de cadera y la ingle antes, pero ahora están sintiendo el pellizco.

Y si estás sentado durante 2-3 horas seguidas, esto puede provocar un poco de rigidez cuando finalmente te levantas y sales a caminar, o incluso puede provocar algún pinchazo en la ingle o la cadera cuando sales a dar un paseo más largo.

Más Información
Corregir la cabeza adelantada: 3 ejercicios

No sólo es agradable y cómodo para el trasero, sino que abre el ángulo de la cadera y elimina la presión de la articulación. Eso sí, asegúrate de que tus pies siguen en el suelo y no cuelgan en el aire.

Distensión inguinal

Una distensión inguinal es una lesión por sobreestiramiento o desgarro en la cara interna del muslo o en la parte anterior de la cadera. Las distensiones inguinales hacen que caminar, levantar la rodilla o mover la pierna hacia o desde el cuerpo resulte difícil y doloroso. Las distensiones inguinales pueden producirse por un uso excesivo de los músculos o por una contracción repentina de los mismos. El dolor puede ir desde un dolor sordo hasta un dolor agudo. El dolor suele empeorar al caminar o mover la pierna. La persona también puede experimentar espasmos en los músculos de la cara interna del muslo. Unos aductores débiles, un mal acondicionamiento fuera de temporada y un calentamiento o estiramiento inadecuados aumentan el riesgo de sufrir una distensión de aductores.

La fisioterapia para el dolor inguinal debe ser conservadora al principio para evitar agravar la afección. Se hará hincapié en el reposo, la reducción de la inflamación y el aumento de la circulación sanguínea para la curación. Una vez reducida la inflamación inicial, se iniciará un programa de estiramientos y fortalecimiento para devolver la flexibilidad a los músculos afectados y mejorar la fuerza para reducir la tensión en los tendones y la cadera. Puede ser necesario el uso de vendajes o correas para descansar y reducir la tensión del tendón y favorecer la curación. Su terapeuta está formado en estas técnicas específicas de vendaje.

Estiramientos inguinales

Las articulaciones de todo el mundo sufren un ciclo normal de desgaste y reparación a lo largo de su vida. A medida que las articulaciones se reparan, su forma y estructura pueden cambiar. Si esto ocurre en una o varias articulaciones, se habla de artrosis.

Más Información
Ejercicios para la primera fase de una tendinopatía cuadricipital

La artrosis hace que el cartílago de la articulación de la cadera se vuelva más fino y las superficies articulares más rugosas. Esto puede provocar hinchazón, dolor y rigidez, pero no todas las personas presentan estos síntomas.

Aunque muchas personas no presentan síntomas, las que sí los tienen pueden tener una amplia gama de experiencias. Ser diagnosticado de artrosis no significa que su enfermedad vaya a empeorar, ya que hay cosas que puede hacer para mejorar sus síntomas.

En la artrosis de cadera, el dolor aparece gradualmente a lo largo de meses o años. Sin embargo, también puede estar provocado por una lesión reciente. Es posible que los síntomas aparezcan y desaparezcan y que el dolor empeore al final del día.

Las zonas doloridas suelen ser la parte baja de la espalda, las nalgas y la ingle. Algunas personas también sienten molestias desde la parte superior del muslo hasta la rodilla. A veces incluso puede sentirse hasta el tobillo. Esto se conoce como dolor referido o irradiado.