Opresión torácica

Reflujo ácido o ardor de estómago. Cuando el ácido del estómago sube hacia el esófago, puede provocar una sensación de ardor en el pecho que recuerda a la sensación de angina de pecho o que a menudo se confunde con un infarto de miocardio.

Espasmo esofágico. Las contracciones bruscas y enérgicas del esófago, el conducto muscular entre la boca y el estómago, pueden ser dolorosas. Estos espasmos también pueden atrapar la comida en el esófago e impedir que pase al estómago.

Enfermedad de la vesícula biliar. Un dolor repentino que suele aparecer 30 minutos después de haber comido puede ser un signo de cálculos biliares. El dolor de vesícula suele sentirse justo debajo del esternón y puede extenderse al brazo derecho o entre los omóplatos. Se produce cuando la vesícula biliar se contrae en un esfuerzo por bombear bilis alrededor de los cálculos biliares que bloquean su paso hacia el hígado.

Los tejidos de la cavidad torácica pueden inflamarse debido a lesiones, infecciones o afecciones autoinmunitarias, en las que las células inmunitarias del organismo atacan a sus propios tejidos. Entre las causas inflamatorias comunes del dolor torácico se incluyen las siguientes:

¿Cómo sé si mi dolor torácico es grave?

¿Cómo sé si mi dolor torácico es grave? Llame al 911 o pida que le lleven inmediatamente al servicio de urgencias más cercano si tiene un dolor torácico que dura más de cinco minutos y no desaparece con el reposo o la medicación. El dolor torácico cardíaco puede poner en peligro la vida. El dolor torácico puede ser un signo de ataque al corazón.

Más Información
No sé lo que tengo en el músculo braquial ¿Puede ser una tendinitis ?

¿Cuál suele ser la causa del dolor torácico?

El dolor torácico puede deberse a un problema cardíaco, pero otras causas posibles son una infección pulmonar, una distensión muscular, una lesión costal o un ataque de pánico. Algunas de estas afecciones son graves y requieren atención médica.

¿Qué tipo de dolor torácico es preocupante?

Dolor torácico y problemas cardíacos

Los problemas cardiacos más frecuentes que provocan dolor torácico son: pericarditis – que suele causar un dolor repentino, agudo y punzante que empeora al respirar profundamente o al tumbarse. angina de pecho o infarto de miocardio – que presentan síntomas similares, pero el infarto de miocardio es potencialmente mortal.

Dolor repentino y agudo en el pecho que desaparece rápidamente.

El dolor torácico es una molestia en el pecho que puede aparecer de muchas formas. Puede variar desde un dolor sordo hasta una punzada aguda e incluso una sensación de aplastamiento o quemazón. El dolor torácico puede durar unos minutos, horas o incluso meses. En algunos casos, el dolor se extiende desde el pecho hasta el cuello, la mandíbula, uno o ambos brazos y la espalda.

Los síntomas del dolor torácico pueden variar en función de la causa. A veces, puede ser muy difícil distinguir entre el dolor torácico relacionado con el corazón y el causado por un problema en el pulmón, el esófago, las costillas o los músculos, por ejemplo.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, aunque estos son los síntomas “típicos” o “de libro”, en realidad la presentación y los síntomas del infarto pueden variar mucho de una persona a otra, y entre hombres y mujeres.

El Instituto de Investigación Cardíaca Victor Chang reconoce a los custodios tradicionales de la tierra, los Gadigal de la nación Eora, en la que nos reunimos, trabajamos y descubrimos. Nuestros laboratorios de Australia Occidental rinden homenaje a los Whadjuk Noongar, que siguen siendo los custodios espirituales y culturales de su tierra.

Más Información
Desviaciones de raquis

Dolor torácico durante días

El dolor torácico tiene diversos orígenes, y prácticamente cualquier estructura del tórax puede causarlo. Esto incluye los pulmones, las costillas, los músculos de la pared torácica, el diafragma y las articulaciones entre las costillas y el esternón.

El dolor torácico puede ser síntoma de una enfermedad subyacente grave. Afortunadamente, la mayoría de los dolores torácicos en niños están causados por enfermedades benignas o autolimitadas. A continuación se enumeran algunas enfermedades comunes que pueden causar dolor torácico.

La costocondritis es una inflamación secundaria de la “articulación” entre el esternón y las costillas. Es especialmente frecuente en mujeres adolescentes y preadolescentes, pero puede aparecer a cualquier edad.

Las lesiones de los músculos y huesos de la pared torácica pueden tener muchas causas. Algunas son obvias, como un golpe directo durante una competición deportiva o una caída. Otras causas menos evidentes son levantar objetos pesados, toser con frecuencia o hacer ejercicio aeróbico intenso, que pueden provocar tensión en los músculos costales.

Aunque pocas personas están dispuestas a creer que el estrés puede provocar un síntoma tan preocupante, el dolor torácico relacionado con el estrés en realidad no es diferente de un dolor de cabeza relacionado con el estrés. El dolor suele ser sordo o inespecífico y empeora con el estrés o la ansiedad.

Dolor torácico ansiedad

Las causas del dolor torácico son muy variadas, tanto cardíacas como no cardíacas. Algunas son graves, pero la mayoría de los casos no lo son. A veces, puede que no se identifique una causa específica. Esto es lo que debes saber sobre el dolor torácico.

Más Información
Costocondritis y rectificación lordosis cervical: ¿Se puede hacer fisioterapia simultánea para estas afecciones?

Hay muchas otras causas de dolor torácico aparte de los problemas relacionados con el corazón. El corazón es sólo un órgano del tórax. Otras partes del cuerpo situadas en la zona torácica son los músculos, los huesos, los tejidos conjuntivos, los nervios, la piel, los pulmones, la aorta (una arteria principal), el esófago y el estómago. Todos ellos pueden causar dolor torácico.

El dolor musculoesquelético suele producirse por una inflamación o lesión de los músculos o huesos de la pared torácica. Puede deberse a traumatismos, artritis u otras afecciones como la fibromialgia. Ciertas erupciones cutáneas, como el herpes zóster, provocan dolor torácico localizado en la piel. Algunas causas relacionadas con el pulmón son la neumonía, la pleuresía (inflamación del revestimiento de los pulmones) o la embolia pulmonar (coágulos de sangre en los pulmones). Las causas gastrointestinales más frecuentes son el reflujo ácido o el dolor esofágico.