¿Puede el estrés provocar dolores y escalofríos corporales?

El estrés es una respuesta física habitual y normal ante situaciones nuevas o que suponen un reto. El estrés tiene aspectos mentales y físicos. Cuando uno está estresado, el cuerpo libera hormonas del estrés, como la adrenalina. Esto provoca cambios físicos en el cuerpo, que le ayudan a responder a la situación estresante.

Aunque todo el mundo sentirá estrés alguna vez, la experiencia de cada persona será diferente. Saber qué te estresa y cómo respondes a los distintos retos de la vida te ayudará a gestionar los periodos estresantes.

La respuesta del cuerpo al estrés, también llamada respuesta de “lucha o huida”, es una forma útil en la que el cuerpo se ha adaptado para responder al peligro. Cuando experimentas episodios de estrés, necesitas las hormonas del estrés que tu cuerpo libera para mantenerte alerta y capaz de afrontar los retos.

El estrés se convierte en un problema cuando dura mucho tiempo, o si te sientes abrumado e incapaz de hacer frente a tu situación. Cuando esto ocurre, es hora de tomar medidas para controlar el estrés y asegurarse de que puede funcionar bien en el trabajo y en casa.

¿Puede el estrés provocar dolores de cabeza y espalda?

“El estrés afecta al organismo de diversas maneras, desde cambios de humor y dolores de cabeza hasta fluctuaciones de peso. Sin embargo, un efecto secundario del estrés que a menudo se pasa por alto es el dolor de cuello y espalda. Con el tiempo, los episodios repetitivos de estrés pueden causar problemas musculoesqueléticos en estas regiones del cuerpo.”

Más Información
Qué es la RPG: para que sirve y como funciona

¿Cómo afecta el estrés al dolor de espalda?

La ansiedad puede cambiar tu forma de comportarte, modificando tu postura y haciendo que te encorves. También puede contribuir a la inactividad y la hipersensibilidad, que pueden amplificar las molestias de espalda.

¿Cuáles son los 3 efectos negativos del estrés en el cuerpo y el cerebro?

El estrés descontrolado puede contribuir a muchos problemas de salud, como hipertensión, cardiopatías, obesidad y diabetes.

Síntomas de estrés

MU fue presidente del comité asesor de acreditación del NICE hasta marzo de 2017, por lo que percibió honorarios. Es investigador principal o coinvestigador en múltiples becas de investigación anteriores y actuales del Instituto Nacional de Investigación Sanitaria del Reino Unido, Arthritis Research UK y es coinvestigador en becas financiadas por Arthritis Australia y Australian NHMRC. Ha recibido de las organizaciones profesionales que organizan las conferencias dietas de viaje por intervenir en ellas. Es director y accionista de Clinvivo Ltd., empresa que se dedica a la recopilación electrónica de datos para la investigación de servicios sanitarios. Forma parte de una asociación académica con Serco Ltd. relacionada con iniciativas de vuelta al trabajo. Es coinvestigador en un estudio que recibe apoyo en especie de Orthospace Ltd. Es editor de la serie de revistas NIHR, por la que percibe honorarios.

MSM forma parte del consejo asesor de Allergan, St Jude Medical, Medtronic y Eli Lilly y ha recibido pagos por el desarrollo de presentaciones educativas de Allergan, St Jude Medical, Medtronic y electroCore.

Cómo aliviar los dolores corporales provocados por el estrés

Los síntomas del estrés pueden estar afectando a su salud, aunque usted no se dé cuenta. Puede que piense que la enfermedad es la culpable de ese irritante dolor de cabeza, de su frecuente insomnio o de su menor productividad en el trabajo. Pero, en realidad, la causa puede ser el estrés.

Más Información
Relajación y prevención de sobrecargas en los trapecios

De hecho, los síntomas del estrés pueden afectar a su cuerpo, a sus pensamientos y sentimientos, y a su comportamiento. Ser capaz de reconocer los síntomas comunes del estrés puede ayudarle a controlarlos. El estrés que no se controla puede contribuir a muchos problemas de salud, como la hipertensión, las cardiopatías, la obesidad y la diabetes.

Intente encontrar formas activas de controlar el estrés. Las formas inactivas de controlar el estrés, como ver la televisión, navegar por Internet o jugar a videojuegos, pueden parecer relajantes, pero pueden aumentar el estrés a largo plazo.

Si no está seguro de si el estrés es la causa o si ha tomado medidas para controlarlo pero sus síntomas continúan, consulte a su médico. Es posible que el médico quiera comprobar otras posibles causas. O considere la posibilidad de acudir a un consejero o terapeuta profesional, que puede ayudarle a identificar las fuentes de su estrés y a aprender nuevas herramientas de afrontamiento.

Efectos del estrés en el organismo

Experimentamos estrés todos los días, nuestros pensamientos y sentimientos provocan una media de 45 reacciones negativas diarias. A lo largo del día, nuestro cerebro trabaja para protegernos de las experiencias estresantes mediante respuestas corporales involuntarias como la respiración acelerada, el aumento de la sudoración y la tensión.

Más Información
Combate tu dolor lumbar o lumbalgia estirando los glúteos y el músculo piramidal

El estrés es la reacción del cuerpo ante un desafío, es la sensación de tensión que puede surgir de cualquier acontecimiento que le haga sentirse frustrado, enfadado o nervioso. Estas respuestas están diseñadas para ayudarte a sobrevivir, pero una exposición prolongada puede tener efectos perjudiciales en tu cuerpo.

Musculoesquelético: Cuando te sientes estresado, puedes notar que tienes la mandíbula trabada o los puños apretados, esto es causado por la tensión muscular. Cuando el cerebro percibe una lesión o dolor, agarrota los músculos para prepararse para el impacto. El estrés crónico puede hacer que los músculos permanezcan en estado de alerta. Las cefaleas tensionales, las migrañas y los dolores de espalda están asociados a la tensión muscular crónica.

Respiración: La respiración se descontrola fácilmente con los acontecimientos estresantes. Piense en cuántas veces ha oído “respire hondo y cálmese”. El estrés puede hacer que aumente la frecuencia respiratoria, provocando la constricción de las vías respiratorias entre la nariz y los pulmones. La alteración de las vías respiratorias puede provocar falta de aire, ataques de pánico o crisis asmáticas.