Cuidado de los pies en casa

Difícilmente un equipo de ingenieros podría haber ideado una estructura más complicada que la del pie humano. Nuestro cuerpo tiene 206 huesos, ¡y 52 de ellos están en los pies! La función de nuestros pies también es complicada. Soportan el peso de nuestro cuerpo, lo que supone toneladas de presión cada día mientras nos movemos. Nos empujan hacia delante, actúan como amortiguadores e incluso proporcionan a nuestro cerebro información sobre la posición de nuestro cuerpo, tan necesaria para un buen equilibrio.

Con toda esta complejidad, no es de extrañar que las cosas puedan salir mal. En circunstancias normales, prestamos poca atención a nuestros pies. Pero cuando algo va mal, nuestros pies suelen protestar, y hasta la más pequeña ampolla puede frenarnos. Los problemas en los pies aumentan el riesgo de aumento de peso, problemas cardiacos y discapacidad. Dificultan el ejercicio e incluso la conducción.

La Sociedad Americana de Geriatría afirma que un tercio de las personas mayores de 65 años tiene problemas en los pies. Los podólogos atienden a más pacientes mayores que cualquier otro grupo de edad. Parte de la culpa la tienen los cambios normales del envejecimiento: el acolchado graso de los pies se adelgaza, los arcos se aplanan, las articulaciones se vuelven más rígidas, la piel está más seca y las uñas se vuelven más quebradizas. Nuestros pies incluso cambian de forma, se hacen más planos y largos. Puede que aumentemos una o dos tallas.

¿Cómo se cuidan los pies las personas mayores?

A medida que envejecemos, la piel de los pies se vuelve más seca y fina. Después del baño o la ducha, date un masaje en los pies con tu crema o loción hidratante favorita. Utiliza un exfoliante para pies en las zonas más ásperas.

Más Información
Estenosis del canal lumbar

¿Cuáles son dos problemas frecuentes de los pies en las personas mayores?

Algunos de los problemas más comunes de los pies en las personas mayores son juanetes, callos, durezas, dedos en martillo, uñas encarnadas, engrosadas o descoloridas, pie diabético, mala circulación y dolor de talón. Las visitas regulares al podólogo pueden ayudarle a mantener la salud de sus pies a medida que envejece.

¿Cómo se cuidan las uñas de los pies las personas mayores?

El procedimiento recomendado para cortar las uñas de los pies a las personas mayores consiste en remojar primero las uñas, desinfectar el cortaúñas y, a continuación, cortarlas en línea recta. Esto ayuda a prevenir las uñas encarnadas.

Problemas en los pies de los ancianos

A muchas personas mayores les puede resultar difícil practicar el cuidado diario de los pies. Es importante que los mayores lleven un calzado cómodo, para evitar que aparezcan molestias. Por ejemplo, callos, durezas, juanetes o uñas encarnadas. Las investigaciones han demostrado que los pies pueden cambiar de tamaño o ensancharse, por lo que se recomienda medirlos para determinar la talla de calzado adecuada. Muchas personas mayores pasan el día sentadas, lo que puede provocar una mala circulación. Esto puede evitarse resistiendo el impulso de cruzar las piernas, además de caminar con frecuencia y realizar estiramientos suaves. Una dolencia común que notan muchas personas mayores es la piel seca. La aplicación de una crema hidratante varias veces al día puede aliviarla ligeramente. Si tiene alguna duda sobre cómo cuidar los pies de las personas mayores, le sugerimos que consulte a un podólogo.

Más Información
Lóbulo temporal

El cuidado adecuado de los pies es algo que muchos adultos mayores olvidan tener en cuenta. Si tiene alguna duda sobre sus pies y tobillos, póngase en contacto con los podólogos de Apple Podiatry Group. Nuestros médicos pueden proporcionar la atención que necesita para mantenerlo libre de dolor y en sus pies.

Cuidado de las uñas de los pies

El cuidado de los pies y el tratamiento de los problemas más comunes, como callos, durezas, juanetes y uñas encarnadas, pueden ayudarle a prevenir problemas que le hagan perder la estabilidad y le expongan al riesgo de caídas.

Si tiene algún problema en los pies, como cortes, llagas o pérdidas de líquido o sangre por alguna zona, consulte a su médico de cabecera o a un podólogo registrado en el Consejo de Profesiones Sanitarias y Asistenciales para que le aconseje qué hacer.

Los calcetines deben contener una alta proporción de materiales naturales, como el algodón o la lana, ya que permiten que el sudor se evapore de la piel. Por regla general, use lana en invierno para abrigarse y algodón para mantenerse fresco en verano.

Al vestirte, asegúrate de que los calcetines y las medias no te aprieten demasiado ni te queden demasiado altos para no cortar la piel o restringir la circulación. También debes evitar caminar por superficies resbaladizas -como suelos pulidos o baldosas- con calcetines o leotardos.

Visite la herramienta en línea Telecare Self-Check para encontrar la ayuda adecuada en su zona. Esta herramienta en línea de fácil uso le permite encontrar información útil sobre servicios de teleasistencia que podrían ayudarle a vivir de forma independiente en casa durante más tiempo.

Más Información
Músculos recto posterior mayor de la cabeza

El mejor baño de pies para ancianos

Los tratamientos geriátricos para el cuidado de los pies pueden ser beneficiosos para las personas mayores. Si actualmente necesita servicios de cuidado geriátrico de los pies, el siguiente paso es concertar una cita con un podólogo experimentado. Un podólogo es un profesional de la salud que ha recibido una formación específica para tratar, diagnosticar y tratar a pacientes con problemas en los pies, los tobillos y las piernas que están directamente relacionados con problemas en los pies o los tobillos. Los podólogos también son conocidos por su capacidad de rehabilitación, ya que un podólogo experimentado puede tratar afecciones que se consideran anormales.

Los servicios de podología geriátrica difieren de los servicios de podología ordinarios. Los pies de las personas mayores están más desgastados, por lo que son más propensos a sufrir lesiones e incluso deformaciones. Estos problemas de los pies relacionados con la edad pueden provocar dolor y hacer que la persona pierda parte de su movilidad. La siguiente lista incluye cuatro de los tratamientos más importantes para el cuidado de los pies de las personas mayores.