Pacientes con lbs

Existen muchas teorías sobre la causa exacta del SII: problemas con los nervios o los músculos del intestino, un crecimiento excesivo de determinadas bacterias en el intestino delgado o un cambio de bacterias en el colon, incapacidad para digerir determinados alimentos o inflamación estomacal o intestinal. Algunas personas tienen síntomas todos los días, mientras que otras experimentan largos periodos sin síntomas. El SII no conduce a enfermedades graves, pero afecta considerablemente a la calidad de vida. “La gente dice que le arruina la vida o que tiene un dolor constante después de comer”, dice el Dr. Wolf.

Aunque no sabemos qué causa el SII, sí sabemos que los brotes suelen desencadenarse por la comida, la cafeína, el estrés, las bebidas carbonatadas, los azúcares artificiales o la diarrea infecciosa. Cuantos más episodios de SII se sufren, más sensible se vuelve el intestino a los desencadenantes.

La Dra. Wolf utiliza diversas estrategias para ayudar a las personas a combatir el SII. Recomienda probar primero con cambios en la dieta. Es posible que no pueda digerir la fibra insoluble que se encuentra en la piel de frutas y verduras, o un azúcar de los productos lácteos llamado lactosa. “Es diferente para cada persona”, dice la Dra. Wolf. Sugiere un enfoque dietético que elimine los alimentos con azúcares y fibras mal digeridos, conocidos como FODMAP (véase “La palabra de moda del SII: FODMAP”).

¿Está relacionado el dolor de espalda con el síndrome del intestino irritable?

El dolor de espalda es frecuente entre los pacientes con SII, aunque se desconoce su incidencia exacta. Los estudios estiman que afecta a entre el 28% y el 81% de las personas con este trastorno. Algunos expertos creen que puede tratarse de dolor referido, o dolor que se origina en otra parte del cuerpo y se siente en la espalda.

Más Información
Fractura de pelvis

¿Por qué el colon irritable provoca dolor de espalda?

El dolor abdominal en el SII puede sentirse tanto en la parte anterior del cuerpo como en la espalda. El dolor asociado a los órganos abdominales puede experimentarse a menudo lejos de la zona afectada. Esto se conoce como dolor referido y es una de las explicaciones por las que el dolor del SII puede sentirse en la espalda.

¿Dónde causa dolor de espalda el SII?

Factores físicos: Las sensaciones en los intestinos como la presión de los gases, los espasmos del colon o los intestinos hinchados pueden provocar dolor en el abdomen y en la parte baja de la espalda.

Ataque de Ibs

Comprender la relación entre los desencadenantes alimentarios, el estrés y sus síntomas puede ser la clave para controlar los síntomas desde casa. He aquí las respuestas a algunas preguntas frecuentes sobre el SII y lo que puede hacer hasta que pueda consultar a su médico.

El síndrome del intestino irritable, o SII para abreviar, es una afección que provoca calambres y dolor en el abdomen con diarrea o estreñimiento. Aún no se sabe qué causa el SII, pero las investigaciones sugieren que tiene algo que ver con la conexión entre el intestino y el cerebro.

Sí. Cada persona experimenta el SII de forma diferente, y existen distintos tipos de SII. Aunque la mayoría de la gente se queja de dolor abdominal, diarrea y/o estreñimiento, es posible que tú también tengas algunos de los síntomas más inusuales. Entre ellos se incluyen:

Lo que usted siente como “estrés” es la respuesta de su cuerpo a lo que percibe como una amenaza. Cuando detecta una amenaza, como un coche que circula en sentido contrario, su respuesta de estrés le permite actuar con rapidez. Cuando el estrés pasa, tu cuerpo se calma y la respuesta de estrés desaparece.

Más Información
Dolor en escápula que se irradia a hacia el codo ¿Qué puedo hacer?

Enck p et al síndrome de intestino irritable nat rev dis primers 2 16014 2016

El dolor visceral es una forma grave de dolor que puede ser debilitante para el paciente. Además, afecta a una proporción significativa de la población, ya que hasta el 25% de las personas refieren dolor visceral en un momento dado. El desarrollo de nuevas terapias se ve obstaculizado por la falta de un conocimiento detallado de los mecanismos subyacentes. El uso de modelos animales ha resultado crucial para avanzar en nuestro conocimiento de lo que realmente ocurre en el dolor visceral. Esta revisión pretende destacar la situación actual en el contexto de la investigación preclínica y clínica en el área del dolor visceral. Esta revisión abarca un amplio abanico de investigaciones, por lo que no se incluyen detalles pormenorizados de los estudios, aunque se citan de forma adecuada. Esta revisión resumirá lo que ya se sabe en este campo y eludirá futuras vías aún por explorar en la investigación del dolor visceral.

El dolor visceral es, por definición, el dolor percibido como procedente de los órganos internos del cuerpo (1). El dolor puede describirse como nauseabundo, profundo, opresivo y sordo. Además, algunos órganos son más sensibles al dolor visceral que otros (2). Las enfermedades o trastornos que afectan a determinados órganos, como el hígado, los pulmones o los riñones, no suelen asociarse a síntomas manifiestos de dolor per se, sino principalmente a síntomas debidos a alteraciones en el funcionamiento del propio órgano. Por el contrario, otros órganos son mucho más sensibles a los daños y pueden provocar un dolor insoportable. Entre estos órganos se encuentran el estómago, la vejiga y los uréteres (2, 3).

Más Información
Tendón del supraespinoso

Alivio del dolor

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno que afecta al colon (intestino grueso) y, aunque no se considera potencialmente mortal ni peligroso, puede resultar muy incómodo. El SII es frecuente y afecta a 3 de cada 10 personas. Las mujeres son más propensas que los hombres.

Aunque la causa exacta del SII no está clara, se sabe que ciertas cosas desencadenan los síntomas en las personas que tienden a padecerlo. Algunos desencadenantes comunes del SII son la dieta, el estrés, las infecciones y los medicamentos.

Los síntomas del SII pueden haber comenzado tras una infección, como una gastroenteritis, un periodo de estrés o un medicamento. Algunos antibióticos, antiácidos y analgésicos pueden afectar a los síntomas. Acuda a su médico para comprobar si éstos pueden haber desencadenado sus síntomas, y qué tratamiento se adapta mejor a su estado. ¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino irritable?

Si tiene más de 40 años, antecedentes familiares o personales de cáncer de intestino o si su médico cree que sus síntomas pueden estar asociados a otra enfermedad, es posible que le realice o le remita a una o varias de las pruebas siguientes: