Cómo evitar que se forme una ampolla en el pie

(última actualización 10-27-2022)< ANTERIOR ¿Es mejor correr descalzo? ¿O está corriendo hacia una lesión? | article | NEXT >Las parejas que viven juntas comparten muchas cosas, hasta las bacterias de los pies

Una ampolla es una burbuja llena de líquido claro y acuoso (llamado suero) que se forma bajo la piel. Las ampollas se forman en puntos de contacto, por ejemplo, donde el pie se une a un calcetín, o entre el pie y un zapato mal ajustado.

Un punto de contacto es aquel en el que la fricción continua, la presión y las fuerzas de cizallamiento son demasiado grandes para mantener la integridad de la piel, lo que provoca la filtración de suero desde el tejido adyacente. La acumulación de suero es la reacción natural del organismo ante una piel lesionada; su función es acolchar y amortiguar la piel que hay debajo.

Por supuesto, lo mejor para tratar las ampollas es prevenirlas antes de que se formen. Para prevenir las ampollas, reduzca las fuerzas de cizallamiento, la fricción y la presión en los pies. Prevenir las ampollas es muy fácil si sabes qué hacer.

Los pies de cada persona son diferentes y no existe un zapato adecuado para cada pie. Un par de zapatos nuevos puede causar ampollas en las primeras salidas hasta que el calzado se acostumbre. Llevar zapatos nuevos en una larga caminata o carrera de larga distancia provoca fricción en zonas nuevas y diferentes.

¿Qué frotar en los pies para prevenir las ampollas?

Si tienes tendencia a sufrir rozaduras, frótate los pies y entre los dedos con vaselina, A&D o Aquaphor antes de ponerte los calcetines para evitar que se formen puntos calientes. “Todos los maratonianos te dirán que uses vaselina, tanto si corres como si vas de excursión”, explica el Dr.

Más Información
Esguince de tobillo grado 2:3 (moderado:grave) en fase aguda o reciente

¿Por qué me salen ampollas en los pies con tanta facilidad?

En muchos casos, estas burbujas llenas de líquido son el resultado de un calzado mal ajustado. Los zapatos que quedan demasiado apretados o demasiado sueltos pueden rozar la piel. Esto provoca fricción y, como resultado, se acumula líquido bajo la capa superior de la piel. La humedad o la transpiración excesivas también pueden desencadenar estas burbujas cutáneas.

¿Cuál es el mejor tratamiento para las ampollas?

El mejor tratamiento para las ampollas pequeñas e intactas es dejarlas en paz. Se curarán solas de forma natural. Sin embargo, si se rompe una ampolla, debe limpiarse a menudo con agua tibia y jabón. El jabón antibacteriano, el betadine y el peróxido de hidrógeno pueden utilizarse para limpiar la zona.

Cómo prevenir las ampollas en los pies al caminar

Los estudios demuestran que el 7% de los adultos mayores de 18 años sufren ampollas cada año. Esas pequeñas bolsas de carne llenas de líquido pueden ser terriblemente dolorosas. Las ampollas en los pies se producen por fricción: por zapatos que no ajustan bien, por una mala elección de calcetines o simplemente por un uso excesivo. La burbuja se forma y el líquido la llena para proteger la piel de debajo de daños mayores. Las ampollas se forman más fácilmente cuando la piel está húmeda y pueden, en raras ocasiones, infectarse.

Los tacones altos, los zapatos de vestir, los zapatos rígidos y los que no se calzan correctamente son más propensos a causar ampollas. Y una vez que se forma una ampolla, si el saco de líquido se rompe, puede infectarse. Lo mejor es dejar que las ampollas se curen sin molestarlas. Cuando notes que se está formando una ampolla, lo mejor es dejar de hacer lo que estés haciendo, solucionar la causa de la irritación y dejar que se cure.

Más Información
Tipos diagnósitico y tratamiento de las lesiones de hombro

Si la ampolla no ha reventado, déjala en paz. La mayoría de las veces, la ampolla se reabsorberá y curará por sí sola. Si es dolorosa, la ampolla puede drenarse, pero debe hacerse de forma higiénica para evitar infecciones.

Cómo prevenir las ampollas de los zapatos

Un problema que suelen tener los deportistas es la formación de ampollas en los pies. Estas ampollas surgen en zonas con fricción repetitiva. Además, el calor y la humedad ablandan la capa externa de la piel, lo que aumenta el riesgo de formación de ampollas. Todos estos factores están presentes durante actividades como correr. Aunque las ampollas en los pies suelen ser una molestia dolorosa, pueden convertirse en una infección si no se cuidan adecuadamente.

La mayoría de las ampollas se resuelven si se dejan solas, pero si la ampolla es dolorosa, puede drenarse. Utilizando alcohol, esterilice una aguja y la piel sobre la ampolla. Saca la ampolla con cuidado y drena el líquido. Aplica una pomada antibiótica y cúbrela con un vendaje. Vigila cualquier signo de infección durante los días siguientes, mientras se cura la ampolla.

Si te sudan mucho los pies, la piel se reblandecerá con el tiempo aumentando la probabilidad de que aparezca una ampolla. Los polvos para pies pueden absorber el exceso de humedad y ayudar a mantener la piel seca e intacta. Rociar los pies con un antitranspirante es otra opción fácil.

Más Información
Tratamiento con hielo o crioterapia en lesiones agudas: inflamaciones: dolor y edemas

Cómo prevenir las ampollas en los talones

Cualquiera que haga ejercicio con frecuencia sabe que las ampollas en los pies son una parte incómoda y desafortunada de la actividad física. Si practicas ciclismo, running o incluso senderismo, sabes que una ampolla puede pararte literalmente en seco. Pero, por suerte, una ampolla no significa el fin de la diversión. Pensar con antelación puede ayudar a prevenir las ampollas y es importante saber cómo tratarlas. Empieza con estos consejos.

Cuando te salga una ampolla, es importante que pares la actividad que estés realizando y decidas cómo tratarla. Aguantar el dolor puede hacer que la ampolla reviente o incluso que se infecte. Reajustar el calzado puede ayudar a evitar que la ampolla aumente de tamaño. Alisa los calcetines apelmazados. Cámbiate los calcetines por unos secos si están sudados o mojados, y cámbiate de calzado si te causan molestias.

Las almohadillas para ampollas, las vendas o el molesquín son excelentes opciones para prevenir las ampollas. Las almohadillas también pueden proteger las ampollas existentes. Ten en cuenta que no todas las almohadillas se mantienen en su sitio de forma eficaz. Es posible que tengas que probar varias opciones antes de encontrar una que te funcione.