Ejercicios del suelo pélvico

Los ejercicios de suelo pélvico ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Los ejercicios del suelo pélvico ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico, que se ven sometidos a una gran tensión durante el embarazo y el parto. Realizar ejercicios del suelo pélvico durante el embarazo puede reducir los problemas de control de la vejiga (incontinencia urinaria) después del parto.Beneficios del ejercicio durante el embarazoDónde está el suelo pélvicoEl suelo pélvico es una capa de músculos que va desde el hueso púbico en la parte delantera del cuerpo hasta la parte inferior de la columna vertebral en la parte trasera. Piensa en estos músculos como si fueran una hamaca o un trampolín que sostienen y mantienen los órganos pélvicos en su sitio. Los músculos deben reaccionar automáticamente al toser o estornudar, apretando e impidiendo las pérdidas de orina.

Si los músculos del suelo pélvico son débiles, es posible que tengas pérdidas de orina al estornudar, toser o hacer ejercicio durante el embarazo o después. A veces se denominan ejercicios de Kegel. Estos ejercicios te ayudarán a controlar las ganas de vaciar la vejiga y a llegar al baño a tiempo. Los músculos del suelo pélvico se ven sometidos a una gran tensión durante el embarazo y el parto. Si sufres incontinencia urinaria, habla con tu médico de cabecera, tu obstetra o tu matrona. Si sufres incontinencia urinaria, consulta a tu médico de cabecera, obstetra o matrona, que podrán derivarte a un fisioterapeuta especializado del hospital de maternidad de tu zona.Cómo hacer ejercicios del suelo pélvicoTendrás que adoptar la postura correcta antes de empezar a hacer los ejercicios.Ponte cómodaSi no has hecho ejercicios del suelo pélvico antes o tienes un suelo pélvico débil, elige una postura cómoda con los músculos de los muslos, las nalgas y el estómago relajados. Tumbada de lado es una buena posición cuando empieces por primera vez.Luego puedes ir avanzando gradualmente y practicar los ejercicios sentada, de pie, caminando o haciendo ejercicio.Postura correctaMantener una postura correcta facilitará la realización correcta de los ejercicios. Si está sentado, asegúrese de sentarse erguido y apoyado. Si está tumbado, apoye la espalda en el suelo.

Más Información
Anatomía del músculo subescapular: Conoce su origen: función y biomecánica: puntos gatillo y patrones de dolor

¿Cómo sé dónde está mi suelo pélvico?

También puedes identificar rápidamente los músculos del suelo pélvico intentando detener el flujo de orina mientras vacías la vejiga. Si puedes hacerlo durante uno o dos segundos, estás utilizando los músculos correctos. (No lo hagas repetidamente, ni más de una vez a la semana. Puede causar problemas para vaciar completamente la vejiga.

¿Cómo sé si mi suelo pélvico está bien?

SENTIR DESDE DENTRO.

Contrae los músculos del suelo pélvico imaginando que detienes el flujo de orina. Deberías notar una sensación de compresión y elevación alrededor del dedo. Si, después de realizar estos autoexámenes, has podido ver y sentir cómo se contraen tus músculos, ¡enhorabuena!

¿Qué se siente cuando el suelo pélvico está débil?

La disfunción del suelo pélvico es la incapacidad de relajar y coordinar correctamente los músculos del suelo pélvico para defecar. Los síntomas incluyen estreñimiento, esfuerzo para defecar, pérdidas de orina o heces y necesidad frecuente de orinar.

Pelvic floor deutsch übungen

Este artículo necesita más referencias médicas para su verificación o se basa demasiado en fuentes primarias. Por favor, revise el contenido del artículo y añada las referencias apropiadas si puede. El material sin fuentes o con fuentes deficientes puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Suelo pélvico” – noticias – periódicos – libros – académico – JSTOR (agosto de 2018).

Músculos pélvicos femeninos Músculos pélvicos masculinos Músculos pélvicos femeninos(Recortada) Fístula vesicovaginalEl suelo pélvico o diafragma pélvico está compuesto por fibras musculares del elevador del ano, el músculo coccígeo y tejido conectivo asociado que abarcan la zona situada debajo de la pelvis. El diafragma pélvico es una partición muscular formada por los elevadores del ano y los coccígeos, con los que puede estar incluida la fascia pélvica parietal en sus aspectos superior e inferior. El suelo pélvico separa la cavidad pélvica por arriba de la región perineal (incluido el perineo) por abajo. Tanto los hombres como las mujeres tienen suelo pélvico. Para dar cabida al canal del parto, la cavidad pélvica de la mujer es mayor que la del hombre.

Más Información
El Pole Fitness a través de la Fisioterapia: Consejos prácticos para evitar lesiones

Terapia del suelo pélvico

Las aberturas de estos órganos, la uretra de la vejiga, la vagina del útero y el ano del intestino pasan a través del suelo pélvico. Los músculos del suelo pélvico se unen al hueso púbico por delante y al hueso de la cola por detrás y desde la base de la pelvis.

Se recomienda que todas las mujeres ejerciten los músculos del suelo pélvico todos los días a lo largo de la vida, para prevenir la debilidad o mejorar la fuerza. Ejercitar los músculos débiles con regularidad, durante un periodo de tiempo, puede fortalecerlos y hacer que vuelvan a funcionar eficazmente. El ejercicio suave regular, como caminar, también puede ayudar a fortalecer los músculos del suelo pélvico.

Cierra los ojos e imagina qué músculos tensarías para no expulsar el aire o para “aguantar” las ganas de orinar. Si no notas que estos músculos se contraen, pide ayuda a un fisioterapeuta especializado en salud femenina. Ella te ayudará a empezar.

Ahora que notas cómo trabajan los músculos del suelo pélvico, apriétalos alrededor del conducto anterior, la vagina y el conducto posterior con la mayor fuerza posible y mantenlos así de tres a cinco segundos. De este modo, sentirás que los músculos del suelo pélvico se “elevan” dentro de ti y que se “sueltan” cuando se relajan. Si puedes aguantar más tiempo (pero no más de ocho segundos), hazlo. Recuerde que el apretón debe ser fuerte y que debe sentir una “relajación” definitiva. Repítelo hasta diez veces o hasta que sientas que los músculos del suelo pélvico se fatigan. Descansa unos segundos entre cada apretón.

Más Información
Anatomía de los músculos gemelos y sóleo: Conoce sus orígenes: funciones y biomecánica: puntos gatillo y patrones de dolor

Disfunción del suelo pélvico

El suelo pélvico es un grupo de músculos que sostienen la vejiga, el útero y el intestino. Estos músculos forman un “arnés” que se une al hueso púbico por delante y al cóccix por detrás. La uretra, la vagina y el ano atraviesan el suelo pélvico. Un suelo pélvico fuerte ayuda a mantener un buen control de la vejiga y los intestinos. El suelo pélvico también es importante para una buena función sexual.

Durante el embarazo, los cambios hormonales hacen que los músculos se ablanden y se estiren con más facilidad. Estos cambios, junto con el peso del bebé en crecimiento, sobrecargan el suelo pélvico. Esto puede aumentar las probabilidades de sufrir problemas de vejiga o intestino durante el embarazo y después del parto.

Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres desarrolla algún tipo de incontinencia después de dar a luz, pero con el entrenamiento del suelo pélvico durante y después del embarazo, es más probable que tu suelo pélvico vuelva a la normalidad después del parto. Las mujeres con un suelo pélvico fuerte también tienen menos probabilidades de tener problemas de vejiga o intestino durante y después del embarazo.