Revisión de la alimentación infantil características principales de la leche materna y los preparados para lactantes

Si quieres alimentar a tu bebé con leche materna pero no puedes o no quieres darle el pecho, una opción es la alimentación con biberón. Algunos padres se preguntan si está bien utilizar este método de alimentación, y la respuesta es definitivamente sí.

Con este método, te extraes leche materna (o recibes leche donada) y se la das a tu bebé en un biberón. Extraerse leche materna y darle el biberón es una forma estupenda de proporcionar leche materna a tu hijo sin necesidad de ponerle al pecho. Esto es lo que debes saber sobre la extracción de leche para tu bebé.

Puede que tomes la decisión de extraer leche antes de que nazca tu hijo, o puede que le des el pecho durante un tiempo y luego pases a la extracción a medida que crece. Hay muchas razones por las que puede optar por extraerse leche. Por ejemplo, puede que acabe dando el pecho con biberón si tiene que volver enseguida al trabajo o a la escuela, o si tiene un bebé prematuro en la UCIN del hospital que no puede ser amamantado.

O puede que le dé el biberón si su bebé tiene dificultades para agarrarse al pecho o si le preocupa su producción de leche y prefiere ver cuánta leche toma. (Sin embargo, tenga en cuenta que puede evaluar si su bebé está tomando suficiente leche o no observando sus pañales).

¿Es mejor la lactancia materna que la artificial?

En conjunto, los lactantes alimentados con leche materna tienen menos dificultades digestivas que los alimentados con leche artificial. La leche materna suele ser más fácil de digerir, por lo que los bebés amamantados tienen menos episodios de diarrea o estreñimiento. La leche materna también contiene de forma natural muchas de las vitaminas y minerales que necesita un recién nacido.

Más Información
Tipo de pisada ¿pronador o supinador?

¿Es mejor dar el pecho o utilizar leche artificial?

Nutrientes saludables

En comparación con la leche artificial, los nutrientes de la leche materna son mejor absorbidos y aprovechados por el bebé. Entre ellos están el azúcar (hidratos de carbono) y las proteínas. La leche materna contiene los nutrientes más adecuados para el crecimiento del cerebro y el desarrollo del sistema nervioso del bebé.

¿Por qué es mejor el biberón que la lactancia materna?

Programar las tomas puede ser más fácil. La leche artificial no se digiere tan rápidamente como la leche materna, por lo que los bebés alimentados con leche artificial no necesitan comer tan a menudo, sobre todo en los primeros meses. No tienes que preocuparte por lo que comes. Las madres que dan el pecho pueden tener que evitar ciertos alimentos que su bebé no tolera.

Ventajas de la alimentación artificial

Si quieres alimentar a tu bebé con leche materna pero no puedes o no quieres darle el pecho, una opción es la lactancia artificial. Algunos padres se preguntan si está bien utilizar este método de alimentación, y la respuesta es definitivamente sí.

Con este método, te extraes leche materna (o recibes leche donada) y se la das a tu bebé en un biberón. Extraerse leche materna y darle el biberón es una forma estupenda de proporcionar leche materna a tu hijo sin necesidad de ponerle al pecho. Esto es lo que debes saber sobre la extracción de leche para tu bebé.

Puede que tomes la decisión de extraer leche antes de que nazca tu hijo, o puede que le des el pecho durante un tiempo y luego pases a la extracción a medida que crece. Hay muchas razones por las que puede optar por extraerse leche. Por ejemplo, puede que acabe dando el pecho con biberón si tiene que volver enseguida al trabajo o a la escuela, o si tiene un bebé prematuro en la UCIN del hospital que no puede ser amamantado.

Más Información
Nervio cutáneo femoral lateral o cutáneo lateral

O puede que le dé el biberón si su bebé tiene dificultades para agarrarse al pecho o si le preocupa su producción de leche y prefiere ver cuánta leche toma. (Sin embargo, tenga en cuenta que puede evaluar si su bebé está tomando suficiente leche o no observando sus pañales).

Beneficios de la lactancia materna

Empecemos comparando la leche materna con la leche artificial. Hay aspectos en los que la leche de fórmula es similar a la leche materna: ambas aportan energía, hidratación y nutrientes, de modo que tu bebé crecerá sea cual sea la leche que le den.

Pero a pesar de los avances en la formulación y fabricación de la leche en polvo para bebés, no se acerca ni de lejos a los beneficios para la salud de la leche materna. La leche materna ha evolucionado durante millones de años hasta convertirse en el alimento perfecto para los bebés humanos. Es mucho más compleja que la leche de otros mamíferos, ya que desarrolla nuestros cerebros más complejos y nuestros sistemas digestivo e inmunitario únicos.

En cambio, la leche de vaca, con la que se elaboran la mayoría de los preparados para lactantes, satisface las necesidades específicas de los terneros. No es segura para los bebés humanos, por lo que tiene que ser procesada intensivamente cuando se convierte en leche de fórmula para lactantes.

“¿Sabías que el contenido de sal [sodio] de la leche de vaca es prácticamente tóxico para los bebés?”, afirma el profesor Peter Hartmann, especialista de renombre internacional en lactancia y producción de leche, con sede en la Universidad de Australia Occidental.

Alimentación artificial deutsch

Quizá te preguntes por qué la leche artificial parece tener tan mala fama cuando, si naciste en los años 60 o 70, era muy probable que te alimentaran con biberón y no había ansiedad materna por la decisión. Por aquel entonces, a los bebés también se les ponía a dormir boca abajo, una práctica que hoy se desaconseja encarecidamente por el alto riesgo de que mueran de TID. Los conocimientos médicos han avanzado mucho a lo largo de las décadas, al igual que nuestra comprensión de las propiedades únicas de la leche materna. Y aunque muchos bebés se han alimentado con éxito con leche artificial, hay buenas razones por las que la leche materna se considera la mejor opción para los bebés.

Más Información
Fisioterapia para el alivio del dolor menstrual

Creada en un laboratorio, y en la mayoría de los casos, es leche de vaca alterada comercialmente. Las diferentes marcas y tipos de leche de fórmula pueden dar lugar a confusión, errores de preparación y contaminación, poniendo en peligro la salud del bebé.

La leche de fórmula no contiene los mismos anticuerpos que la leche materna. Hay sustancias que se añaden a la leche de fórmula para ayudar a proteger a los bebés de las enfermedades, pero el bebé no las absorbe tan fácilmente como la leche materna y no ofrecen el mismo tipo de protección. Las mayores concentraciones de vitaminas y minerales en la leche de fórmula hacen que sea más difícil de digerir y más probable que el bebé sufra: