Sano como un cazador-recolector: Dieta, actividad y energía en

La mayoría de la gente es consciente de los beneficios para la salud de mantenerse físicamente activo. Se plantea entonces la cuestión de por qué la gente cae tan fácilmente en hábitos sedentarios. La idea que se desarrolla aquí es que el comportamiento sedentario forma parte de un conjunto de comportamientos para reducir los niveles de actividad física que fueron fuertemente seleccionados en el pasado evolutivo, probablemente porque unos niveles elevados de actividad física tenían consecuencias negativas directas para la supervivencia. Sin embargo, las poblaciones de cazadores-recolectores no podían reducir la actividad indefinidamente debido a la necesidad de estar activos para cazar y recolectar alimentos. Por tanto, nunca experimentaron niveles bajos de actividad perjudiciales para la salud, y no evolucionó ningún mecanismo correspondiente para evitar la baja actividad. En consecuencia, nunca se seleccionaron variantes genéticas que promovieran la eficiencia de la actividad y el aumento del sedentarismo. La sociedad moderna facilita la reducción de la actividad proporcionando muchas opciones para ser menos activo y separando la ingesta de alimentos de la necesidad de ser activo. La elección de la opción menos activa está grabada en los genes, lo que explica por qué el sedentarismo es tan común y por qué es tan difícil revertirlo. Incentivar la actividad puede ser posible gracias a la tecnología moderna, pero en última instancia sólo puede acabar sustituyendo una serie de problemas de salud por otros. Vea también el resumen del vídeo aquí https://youtu.be/ekHbUwPw-v4.

¿Se supone que los humanos son sedentarios?

Los humanos no somos criaturas sedentarias.

Las investigaciones han demostrado que la cantidad de tiempo que pasamos sentados tiene graves consecuencias para nuestro peso, nuestra postura e incluso nuestra esperanza de vida. Los seres humanos no empezaron con el estilo de vida que tienen ahora la mayoría de los habitantes del mundo occidental.

Más Información
Tracción cervical

¿Cuál es la perspectiva evolutiva del comportamiento sedentario?

La idea que se desarrolla aquí es que el comportamiento sedentario forma parte de un conjunto de comportamientos para reducir los niveles de actividad física que fueron fuertemente seleccionados en el pasado evolutivo, probablemente porque los altos niveles de actividad física tenían consecuencias negativas directas para la supervivencia.

¿Por qué es importante el sedentarismo?

Llevar un estilo de vida inactivo puede ser una de las causas de muchas enfermedades crónicas. Al no hacer ejercicio con regularidad, aumenta el riesgo de: Obesidad. Enfermedades cardiacas, como la enfermedad coronaria y el infarto de miocardio.

Dr. Herman Ponzer – Debate Hilliard 2017

Nota del editor: Daniel Lieberman es profesor de biología evolutiva humana en la Universidad de Harvard y autor del libro “La historia del cuerpo humano: evolución, salud y enfermedad.” El Dr. Aaron Baggish es director asociado del Programa de Rendimiento Cardiovascular del Hospital General de Massachusetts y director médico del Maratón de Boston.

Aunque arreglar el sistema será difícil, hay una forma barata, fácil de conseguir y muy eficaz de prevenir enfermedades y reducir drásticamente los costes de la sanidad, que están por las nubes: Ayudémonos unos a otros a hacer más ejercicio. De hecho, es para lo que hemos evolucionado.

El papel esencial de la actividad física en la promoción de la salud tiene profundas raíces evolutivas. Antes de hace unos cientos de generaciones, nuestros antepasados eran cazadores-recolectores que caminaban al menos ocho kilómetros cada día, corrían, cavaban, trepaban y hacían todo su trabajo a mano.

Hoy en día, la mayoría de los estadounidenses rara vez, o nunca, tienen que hacer mucho trabajo físico. Los coches, ascensores, escaleras mecánicas, carritos de la compra y otras innovaciones que ahorran trabajo nos permiten vivir durante días sin elevar significativamente nuestro ritmo cardíaco ni sudar. Pocos trabajos requieren actividad física y la mayoría de nosotros tenemos poca inclinación a hacer ejercicio en nuestro tiempo libre.

Más Información
¿Conoces el síndrome de fatiga crónica? Descubre todo sobre ella en este artículo

El pasado de los forrajeadores demuestra que nuestros huesos frágiles son el resultado de la física

Dirigido por el Dr. Aaron L. Baggish, del Hospital General de Massachusetts (MGH), el estudio se centró en cómo difieren los corazones de los simios de los de los humanos, por qué existen diferencias y qué significa esto para la salud humana.

Los chimpancés realizan sobre todo actividades de corta duración, como trepar o luchar, que someten al corazón a una intensa presión durante un tiempo limitado. Cuando los humanos preindustriales empezaron a dedicarse a la caza y la agricultura, estas actividades sometían al corazón a una presión más moderada que en el caso de los chimpancés, pero durante periodos de tiempo mucho más largos.

Se sabe que las características del corazón cambian en respuesta a retos físicos específicos. Por ejemplo, caminar y correr exigen bombear más sangre para suministrar combustible a los músculos activos. En cambio, el esfuerzo intenso que realizan los chimpancés para escalar o luchar crea una presión en el corazón que puede hacer que las paredes de las cavidades cardíacas se vuelvan más rígidas y gruesas con el tiempo.

“El corazón se remodela en respuesta a dos fuerzas principales: la presión y el volumen”, explica el Dr. Baggish. “Los humanos tenemos corazones más largos, delgados y con paredes más flexibles, mientras que los chimpancés tienen corazones más pequeños con paredes más gruesas”.

Evolución del ejercicio

Por lo tanto, el objetivo de esta revisión es analizar (1) las pruebas recientes y el estado actual de los conocimientos sobre el impacto de las conductas sedentarias en la salud; (2) los posibles efectos neurogénicos del trabajo cognitivo como conducta sedentaria; (3) la relación entre las conductas sedentarias y la dieta; (4) la similitud entre las conductas sedentarias y el sueño inadecuado; y (5) las posibles soluciones para reducir las conductas sedentarias y aumentar la actividad física.

Más Información
Osteopatía y la mal oclusión

Los periodos prolongados de comportamiento sedentario provocan un bajo gasto energético y pueden contribuir al aumento de peso y a los efectos negativos sobre la salud a través de los efectos sobre la ingesta de energía. Los cambios en el gasto energético y la ingesta de energía se han atribuido a muchos factores, como los cambios en la dinámica familiar y las actividades sedentarias más populares, como el uso del ordenador y ver la televisión. En una revisión sistemática de estudios observacionales, los niveles más altos de comportamiento sedentario (por ejemplo, ver la televisión) se asociaron con una dieta menos saludable, como una menor ingesta de frutas y verduras y un mayor consumo de aperitivos hipercalóricos y bebidas azucaradas en niños y adolescentes en edad preescolar y escolar (31). Sin embargo, los resultados fueron menos concluyentes en adultos. El desarrollo tecnológico ha favorecido un cambio progresivo de las tareas físicamente exigentes al trabajo basado en el conocimiento, que solicita una gran demanda cognitiva (32). Esto puede reflejarse en actividades como “chatear” por ordenador en los niños, mientras que para los adultos puede representar un trabajo basado en el conocimiento que parece ser esencial desde la perspectiva de la competitividad económica (es decir, la eficiencia y la productividad laboral) (33).