Lumbalgia lado derecho

La mayoría de las personas experimentan algún tipo de dolor lumbar a lo largo de su vida. Alrededor del 97% de los dolores de espalda están causados por un problema mecánico y mejoran rápidamente. Pero hay otras posibles causas que deben tenerse en cuenta desde el principio, porque muchas de ellas requieren un tratamiento quirúrgico o no quirúrgico muy específico. Una atención cuidadosa y precoz para obtener el diagnóstico correcto maximizará el éxito del tratamiento elegido para cada paciente.

Cuando el dolor de espalda se asocia a fiebre, pérdida de sensibilidad o fuerza en las piernas o dificultad para orinar, es necesaria una atención médica rápida. En los casos en que el dolor de espalda está relacionado con un problema mecánico, los pacientes pueden hacer ejercicio y aprender técnicas de levantamiento y movimiento para prevenir futuros episodios.

Existen múltiples procedimientos de tratamiento del dolor, como la inyección epidural de esteroides, y varios tipos de intervenciones quirúrgicas para las personas en las que las medidas conservadoras no son eficaces.

Dos de cada tres adultos sufren lumbalgia en algún momento. El dolor de espalda es la segunda razón por la que los adultos acuden al médico y la primera de las consultas ortopédicas. Impide que la gente vaya a trabajar e interfiere en las actividades cotidianas, el ocio y el ejercicio. La buena noticia es que para 9 de cada 10 pacientes con lumbalgia, el dolor es agudo, lo que significa que es de corta duración y desaparece en pocos días o semanas. Sin embargo, hay casos de lumbalgia que tardan mucho más en mejorar, y otros que requieren una evaluación para detectar una posible causa distinta de la distensión muscular o la artritis.

¿Por qué me duelen la zona lumbar y la cintura?

En general, la artrosis (el tipo más común de artritis) y la enfermedad degenerativa discal (el desgaste natural de los discos vertebrales) son la causa subyacente de muchos tipos de lumbalgia crónica. Sin embargo, el dolor lumbar también puede estar causado por traumatismos relacionados con accidentes y estrés agudo.

Más Información
Vasos linfáticos

¿Qué puede confundirse con una lumbalgia?

No dé por sentado que el dolor lumbar, los calambres en las piernas y esa sensación de “hormigueo” son consecuencia de un problema de columna. Los síntomas de la arteriopatía, la artritis y la neuropatía a menudo se disfrazan de dolor de columna.

¿Cuál es la causa del dolor de cintura?

El dolor en los flancos puede deberse a varias afecciones, enfermedades y lesiones. Los cálculos renales, las infecciones y las distensiones musculares son causas frecuentes de dolor de costado. Dependiendo de la causa, el tratamiento del dolor de costado puede incluir reposo, analgésicos y antibióticos.

Dolor lumbar al sentarse

El dolor de espalda es uno de los motivos más frecuentes de consulta médica o baja laboral. El dolor de espalda puede variar en intensidad desde un dolor sordo y constante hasta un dolor repentino, agudo o punzante. Hay dos tipos de dolor de espalda:

Considere la posibilidad de participar en un ensayo clínico para que médicos y científicos puedan aprender más sobre el dolor de espalda. La investigación clínica utiliza voluntarios humanos para ayudar a los investigadores a aprender más sobre un trastorno y quizás encontrar mejores formas de detectar, tratar o prevenir la enfermedad de forma segura.

Se necesitan todo tipo de voluntarios -sanos o que puedan padecer una enfermedad- de todas las edades, sexos, razas y etnias para garantizar que los resultados del estudio se apliquen al mayor número posible de personas y que los tratamientos sean seguros y eficaces para todos los que los utilicen.

Más Información
Dolores lumbares: ¡No más! Siéntete como un bebé feliz

Ejercicios para aliviar el dolor lumbar

Lo más habitual es que los problemas mecánicos y las lesiones de los tejidos blandos sean la causa del dolor lumbar. Estas lesiones pueden incluir daños en los discos intervertebrales, compresión de las raíces nerviosas y movimiento inadecuado de las articulaciones de la columna vertebral.

El dolor se considera crónico cuando dura más de tres meses y supera el proceso natural de curación del organismo. El dolor crónico en la zona lumbar suele estar relacionado con un problema discal, un problema articular y/o una raíz nerviosa irritada. Las causas más comunes son:

Hernia discal lumbar. El centro gelatinoso de un disco lumbar puede atravesar la dura capa exterior e irritar una raíz nerviosa cercana. La parte herniada del disco está llena de proteínas que causan inflamación cuando llegan a una raíz nerviosa, y la inflamación, así como la compresión del nervio, causan dolor en la raíz nerviosa. La pared del disco también está abundantemente provista de fibras nerviosas, y un desgarro de la pared puede causar dolor intenso.

Enfermedad discal degenerativa. Al nacer, los discos intervertebrales están llenos de agua y en su estado más saludable. Con el paso del tiempo, los discos pierden hidratación y se desgastan. A medida que el disco pierde hidratación, no puede resistir tan bien las fuerzas, y transfiere la fuerza a la pared discal que puede desarrollar desgarros y causar dolor o debilitamiento que puede desembocar en una hernia. El disco también puede colapsarse y contribuir a la estenosis.

Ejercicios para el dolor lumbar

Lo más habitual es que la causa del dolor lumbar sean problemas mecánicos y lesiones de los tejidos blandos. Estas lesiones pueden incluir daños en los discos intervertebrales, compresión de las raíces nerviosas y movimiento inadecuado de las articulaciones de la columna vertebral.

Más Información
Consejos sencillos para la sanación y una salud óptima

El dolor se considera crónico cuando dura más de tres meses y supera el proceso natural de curación del organismo. El dolor crónico en la zona lumbar suele estar relacionado con un problema discal, un problema articular y/o una raíz nerviosa irritada. Las causas más comunes son:

Hernia discal lumbar. El centro gelatinoso de un disco lumbar puede atravesar la dura capa exterior e irritar una raíz nerviosa cercana. La parte herniada del disco está llena de proteínas que causan inflamación cuando llegan a una raíz nerviosa, y la inflamación, así como la compresión del nervio, causan dolor en la raíz nerviosa. La pared del disco también está abundantemente provista de fibras nerviosas, y un desgarro de la pared puede causar dolor intenso.

Enfermedad discal degenerativa. Al nacer, los discos intervertebrales están llenos de agua y en su estado más saludable. Con el paso del tiempo, los discos pierden hidratación y se desgastan. A medida que el disco pierde hidratación, no puede resistir tan bien las fuerzas, y transfiere la fuerza a la pared discal que puede desarrollar desgarros y causar dolor o debilitamiento que puede desembocar en una hernia. El disco también puede colapsarse y contribuir a la estenosis.