Bursitis deutsch

La bursitis de cadera (también conocida como síndrome de dolor del trocánter mayor) es una inflamación de la bursa de la cadera, una almohadilla que protege el tendón y los músculos del roce con el hueso. Dado que el cuerpo de un adulto contiene 160 bursas (la forma plural de bursa), también se puede tener bursitis en otras partes del cuerpo, como los hombros, las rodillas o los codos.

La bursitis de cadera puede producirse en las bursas de la parte exterior o interior de la cadera. El tipo de bursitis de cadera depende de dónde se encuentre la bursa afectada y de si está infectada. Los principales tipos de bursitis de cadera son:

Tanto si sabe que tiene bursitis de cadera como si no está seguro de cuál es la causa de su dolor de cadera, podemos ayudarle. Nuestro equipo ortopédico puede identificar el origen de su dolor y ofrecerle tratamientos personalizados que le ayudarán a encontrar alivio.

Aunque no es frecuente que la bursa inflamada de la cadera se infecte, cuando ocurre, se denomina bursitis séptica, y puede ser peligrosa. Acude al médico de inmediato si tienes dolor y enrojecimiento en la cadera junto con fiebre, escalofríos o náuseas. La bursitis séptica requiere tratamiento con antibióticos para que la infección no se propague.

¿Se puede curar la bursitis trocantérea?

El trocánter está situado en una zona específica de la cadera, en la punta del fémur. Siga leyendo para conocer las causas y los síntomas de la bursitis trocantérea, así como la forma de tratarla. Aunque no existe cura, hay una serie de opciones de tratamiento disponibles que pueden mejorar la movilidad y reducir el dolor de cadera.

Más Información
Tratamiento y curación de los vértigos y mareos: Caso real

¿Qué medicación se utiliza para el síndrome de dolor trocantérico mayor?

Toma analgésicos como ibuprofeno (Advil, Motrin) o naproxeno (Aleve, Naprosyn) para aliviar el dolor y la inflamación. Evita las actividades que empeoren el dolor.

¿Se puede caminar en caso de bursitis trocantérea?

A menudo se prescribe ejercicio para mejorar el dolor articular, por lo que caminar podría ser una parte vital del tratamiento de los síntomas de la bursitis.

Resonancia magnética de la bursitis trocantérica

Disminuir la inflamación de la bursa es el principal objetivo del tratamiento de la bursitis de cadera. La mejor forma de reducir la inflamación dependerá de la causa subyacente y de la gravedad de la inflamación. En los casos de bursitis séptica, en los que la bursa está infectada, también deben utilizarse antibióticos para evitar la propagación de la infección.

Entre los médicos que tratan la bursitis de cadera se incluyen proveedores de atención primaria, fisiatras (especialistas en medicina física y rehabilitación), médicos especialistas en medicina deportiva y cirujanos ortopédicos. Los tratamientos recomendados pueden incluir:

Es importante esperar a que desaparezcan todos los síntomas de la bursitis de cadera antes de reanudar las actividades habituales. Volver a realizar actividades que causen fricción o tensión en la bursa antes de que se haya curado probablemente hará que los síntomas de la bursitis de cadera se agraven de nuevo.

Es posible que se realice más de uno de estos procedimientos durante la misma intervención quirúrgica. El tipo de intervención quirúrgica recomendada depende de los síntomas y de otros factores, como el estado general de salud y el estilo de vida del paciente.

Más Información
Tratamiento y corrección para el pie pronado o pronador

Trocanterica

Las articulaciones de la cadera son unas de las más grandes y fuertes de nuestro cuerpo. Proporcionan fuerza y flexibilidad al caminar, correr y saltar. Sin embargo, las articulaciones de la cadera pueden recibir una paliza que provoque dolor. Una de las causas más comunes de dolor de cadera es la inflamación de los tendones fuera de la cadera. A menudo llamamos a este problema síndrome de dolor trocantérico mayor. También se conoce como tendinitis trocantérea o bursitis y es frecuente y fácilmente tratable.

Esta afección se produce principalmente por una lesión por uso excesivo de los tendones externos de la cadera. Los adultos que caminan, corren o practican deportes son más propensos a sufrir esta lesión. Además, las mujeres son más propensas a sufrir esta lesión que los hombres, quizás relacionado con la forma de la pelvis de la mujer. Otras causas son un desgarro muscular o tendinoso, una caída sobre la parte externa de la cadera o una inflamación aguda como la artritis reumatoide. Por último, la debilidad de los músculos de la cadera es un factor esencial.

Un estudio reciente descubrió que las personas que desarrollaban bursitis trocantérea mayor tenían más probabilidades de desarrollar artritis de cadera. Se desconoce por qué las personas con dolor tendinoso son más propensas a desarrollar artritis. Sin embargo, sospechamos que la debilidad de los músculos de los glúteos puede provocar inflamación de los tendones y artritis articular.

Síndrome de dolor del trocánter mayor

Sin embargo, algunos trastornos como la bursitis pueden hacer que caminar resulte doloroso. Por eso, las personas que padecen esta dolencia se preguntan a menudo si es buena idea que caminen y participen en otras actividades. Sigue leyendo para descubrirlo.

Más Información
Pasos a seguir en el tratamiento de la osteocondritis disecante

La bursitis es una afección en la que las bursas se inflaman y causan dolor. Las bursas son bolsas llenas de líquido que se encuentran en las articulaciones y cuya función es reducir la fricción y amortiguar los huesos para que no rocen y se dañen entre sí.

La bursitis suele afectar a las caderas, ya que estas articulaciones son responsables de muchos movimientos y de soportar el peso de nuestras actividades. Como consecuencia, puede sentir dolor, limitación de la amplitud de movimiento y disminución de la fuerza en la zona pélvica. Al principio, la cadera puede sentirse un poco rígida y dolorida, mientras que en etapas posteriores, puede desarrollar hinchazón o enrojecimiento.

La fisioterapia es una buena opción para tratar la bursitis. El fisioterapeuta realizará una evaluación inicial y le hará muchas preguntas sobre cómo se origina el dolor de cadera y qué lo desencadena. Tras realizar un examen físico y evaluar su estado, le explicará el plan de tratamiento.