Luxación de rodilla

La rótula se asienta en la ranura del extremo del fémur. Normalmente se mueve con suavidad hacia arriba y hacia abajo en este surco. A veces, se desplaza demasiado hacia el lado de la rodilla y se sale del surco. Esto se denomina luxación. Puede estar causada por un traumatismo, como una caída, una torcedura o un golpe directo, o puede ocurrir al azar. También puede deberse a una debilidad muscular provocada por otro diagnóstico o problema.

Cuando la rótula se sale de su sitio, puede causar mucho dolor. Puede volver a su sitio por sí sola. Una luxación de rótula puede causar daños en los ligamentos que mantienen la rótula en su sitio. Es importante acudir a un traumatólogo tras una luxación de rótula. Buscará cualquier daño en los ligamentos o el cartílago.

La mayoría de los pacientes acuden al servicio de urgencias (SU) o a una clínica ortopédica debido a una inflamación intensa y dolor en la rodilla. Se realizan radiografías para comprobar si hay alguna lesión. Si las radiografías no ofrecen una imagen suficientemente clara, es posible que su hijo necesite una resonancia magnética.

Tratamiento no quirúrgico: Si las radiografías no muestran ninguna fractura (rotura), a su hijo se le colocará una rodillera. Si se trata de una primera luxación de rótula sin daños evidentes en el cartílago, el niño suele necesitar una férula y fisioterapia. En otros casos puede ser necesaria una intervención quirúrgica.

¿Cuánto tiempo debo dejar en reposo una rótula dislocada?

La recuperación total de una rótula luxada puede llevar de 6 a 8 semanas, pero normalmente podrá caminar con la rodilla afectada en pocos días. Es posible que le coloquen una rodillera durante dos semanas para ayudar a su curación. Si le resulta doloroso caminar, puede utilizar una muleta.

Más Información
Las varices: lo que necesitas saber

¿Qué se hace en el hospital para una rodilla dislocada?

Una persona con una rótula dislocada necesita atención hospitalaria inmediata. Tras administrar analgésicos, el médico u otro profesional sanitario volverá a colocar la rótula en su sitio con suavidad mientras endereza la pierna. Esta rápida maniobra se denomina reducción. A continuación, pedirá una radiografía para comprobar si hay fracturas.

¿Es una luxación de rótula una lesión grave?

Una rótula luxada puede asustar y doler, pero no es tan grave como otras lesiones por luxación. Se necesita menos fuerza para dislocar la rótula que otros huesos, lo que significa que es menos probable que se produzcan daños colaterales en los vasos sanguíneos o los nervios. También se recoloca más fácilmente, a veces por sí sola.

Cómo tratar una rodilla que se sale de su sitio

La mayoría de la gente ha tenido alguna vez un pequeño problema de rodilla. La mayoría de las veces los movimientos de nuestro cuerpo no causan problemas. Pero a veces los síntomas aparecen por el desgaste cotidiano, el uso excesivo o una lesión. Los problemas y lesiones de rodilla suelen producirse durante la práctica de deportes o actividades recreativas, tareas relacionadas con el trabajo o proyectos domésticos.

Los huesos superior e inferior de la rodilla están separados por dos discos (meniscos). El hueso superior de la pierna (fémur) y los huesos inferiores de la pierna (tibia y peroné) están conectados por ligamentos, tendones y músculos. La superficie de los huesos del interior de la articulación de la rodilla está cubierta por cartílago articular. Este cartílago absorbe los impactos y proporciona una superficie lisa y deslizante para el movimiento de la articulación.

Los problemas de rodilla suelen estar causados por una lesión en una o varias de estas partes de la rodilla. Pero también pueden deberse a otras causas. Algunas personas son más propensas a tener problemas de rodilla que otras. Muchos trabajos, deportes y actividades, el envejecimiento o padecer una enfermedad como la osteoporosis o la artritis aumentan las probabilidades de tener problemas en las rodillas.

Más Información
Tuve un accidente y me lesione el tobillo: no puedo afincar el pie para caminar porque me duele: ¿Qué me recomiendan?

Mi rodilla se salió de su sitio y volvió a su sitio y ahora me duele

La rótula es un hueso triangular situado en la parte delantera de la rodilla. Varios tendones y ligamentos se conectan a la rótula, incluidos los que están unidos a los huesos de la parte superior de la pierna (fémur) y de la parte inferior (tibia).

Aunque la rótula no es necesaria para caminar o doblar la pierna, hace que los músculos sean más eficaces y absorbe gran parte de la tensión entre las partes superior e inferior de la pierna. Subir escaleras y ponerse en cuclillas puede suponer una carga hasta siete veces superior al peso corporal normal sobre la rótula y la articulación que hay detrás de ella.

Las fracturas de rótula representan aproximadamente el 1% de todas las lesiones óseas. La rótula puede fracturarse de muchas maneras: parcial o totalmente, en pocos o en muchos trozos. A veces, cuando la rótula se fractura, los ligamentos o tendones unidos a ella pueden sufrir esguinces o desgarros.

A menudo, un médico puede diagnosticar una fractura de rótula preguntándole por los detalles de su accidente y examinándole. El médico le examinará la rodilla, centrándose en los puntos sensibles, hinchados o deformes. También puede pedirle que levante la pierna o extienda la rodilla, posiblemente después de administrarle un anestésico local para eliminar el dolor. Esto ayuda al médico a ver si hay otras lesiones dentro y alrededor de la rodilla.

La rodilla se sale lateralmente

La rótula se asienta en la parte delantera de la articulación de la rodilla. Cuando la rodilla se dobla y se endereza, la rótula se desliza hacia arriba y hacia abajo en una ranura situada en la parte delantera de la rodilla. Un golpe directo en la rodilla, como una caída o un accidente, puede empujar la rótula fuera de la ranura o dislocarla. La rótula también puede dislocarse cuando la rodilla se tuerce al hacer deporte o jugar.

Más Información
¿Por qué muchas personas tienen el hombro derecho más bajo?

Una rótula luxada puede ocurrirle a cualquier niño o adolescente que se golpee o se tuerza la rodilla. Algunos niños tienen problemas que los hacen más proclives a luxarse la rótula. Por ejemplo, algunos músculos de la pierna son más fuertes que otros o los ligamentos (bandas de tejido que mantienen unidos los huesos en las articulaciones) están sueltos.

A menudo, los médicos pueden detectar una rótula luxada haciendo preguntas y observando la rodilla. Las radiografías no son necesarias para el diagnóstico, pero se realizan cuando la rótula vuelve a su sitio para comprobar si hay pequeñas fracturas en el hueso. Éstas pueden producirse cuando la rótula se sale de su ranura y vuelve a su sitio.

Una persona con una rótula luxada necesita atención hospitalaria inmediata. Tras administrar analgésicos, el médico u otro profesional sanitario volverá a colocar suavemente la rótula en su sitio mientras endereza la pierna. Esta rápida maniobra se denomina reducción. A continuación, pedirá una radiografía para comprobar si hay fracturas.