Coste de la cirugía de luxación de rodilla

La rótula es un hueso pequeño situado delante de la articulación de la rodilla. La rótula está conectada al hueso del muslo (fémur) por el tendón del cuádriceps y ayuda a estabilizar la articulación de la rodilla. Normalmente, la rótula se desliza suavemente hacia arriba y hacia abajo cuando la rodilla se dobla y se endereza. El surco óseo en el que se desliza hacia adelante y hacia atrás se conoce como tróclea.

Sin embargo, a veces la rótula puede dislocarse. Esto significa que se sale de su sitio, normalmente hacia el exterior de la rodilla. La luxación rotuliana se produce cuando la rótula se sale de su posición normal. Esto puede ocurrir si se aplica una fuerza repentina a la rodilla, como durante una caída o un accidente de coche.

La luxación de rótula es una lesión relativamente frecuente, sobre todo entre los deportistas jóvenes. Los síntomas de la luxación de rótula incluyen dolor de rodilla, hinchazón e inestabilidad. El tratamiento suele consistir en llevar un aparato ortopédico o una férula para inmovilizar la rodilla y permitir que se cure. En algunos casos, puede ser necesaria la cirugía para reparar el daño.

El síntoma más común de la luxación de rótula es el dolor de rodilla. Si tiene una luxación de rótula, es probable que sienta un dolor agudo en la rodilla. La rodilla puede tener un aspecto deformado y sentirse inestable. También puede tener dificultades para estirar la pierna. También puede sentir un chasquido en el momento de la lesión. Otros síntomas son:

Más Información
Vendaje funcional para una distensión de tobillo producida por chutar o patear mal un balón

¿Cuánto tiempo se tarda en recuperarse de una operación de luxación de rótula?

La amplitud de movimiento se restringe durante 4-6 semanas para proteger la reparación. La fisioterapia es necesaria durante 3-6 meses para recuperar el movimiento y la fuerza. La recuperación completa con vuelta al deporte a los 6 meses de la intervención.

¿Qué operación se realiza para la luxación rotuliana?

La cirugía de liberación lateral puede recomendarse para corregir la posición de la rótula y estabilizar la rodilla si la rótula se ha desplazado de su surco y hacia el lado externo de la articulación de la rodilla. Se trata de un procedimiento artroscópico que sólo requiere una pequeña incisión de unos 5 cm.

¿Es necesario operarse tras una luxación de rótula?

El tratamiento conservador suele utilizarse si es la primera vez que se disloca la rótula. Si ocurre una segunda vez o si sigue ocurriendo, suele plantearse la cirugía.

Tipos de cirugía de rodilla para la luxación rotuliana

Las luxaciones rotulianas (de rótula) se producen con mucha regularidad, sobre todo en atletas jóvenes, y la mayoría de las luxaciones se producen lateralmente (por fuera). Cuando se producen, se asocian a dolor e inflamación importantes. Tras una luxación rotuliana, el primer paso debe ser recolocar la rótula en el surco troclear. Esto suele ocurrir espontáneamente cuando la persona extiende la rodilla, ya sea en el terreno de juego o en una sala de urgencias o de entrenamiento cuando se extiende la rodilla para examinarla. Cuando la recolocación ocurre antes del examen, su ocurrencia debe ser solucionada encontrando problemas relacionados.

Más Información
Tuve dos operaciones de menisco ¿Qué debo hacer?

Los problemas asociados suelen aparecer con las luxaciones rotulianas, y el más evidente es la rotura de los ligamentos que estabilizan la propia rótula. Como ocurre con todas las demás articulaciones, se produce una rotura o desgarro ligamentoso que permite la luxación de la articulación. En el caso de la luxación rotuliana, los ligamentos de la parte interna de la rodilla son los que suelen lesionarse con más frecuencia, ya que la rótula se desliza lateralmente.

Tiempo de recuperación de la cirugía de estabilización de rótula

Reimpresiones y autorizacionesSobre este artículoCite este artículoUimonen, M.M., Repo, J.P., Huttunen, T.T. et al. La cirugía de la luxación rotuliana ha evolucionado hacia reconstrucciones anatómicas con evaluación y tratamiento de los factores de riesgo anatómicos.

Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 29, 1944-1951 (2021). https://doi.org/10.1007/s00167-020-06277-xDownload citationComparte este artículoCualquier persona con la que compartas el siguiente enlace podrá leer este contenido:Get shareable linkLo sentimos, actualmente no hay disponible un enlace compartible para este artículo.Copy to clipboard

Cirugía de luxación rotuliana recidivante

La rótula es un hueso pequeño que protege la articulación de la rodilla. Se encuentra delante de la rodilla, en un surco llamado surco troclear que se sitúa en la unión del fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla). El cartílago articular presente debajo de la rótula y en el extremo del fémur amortigua y ayuda a que los huesos se deslicen suavemente uno sobre otro cuando se mueven las piernas. Esta articulación está estabilizada y soportada por una red de tejidos blandos. El ligamento patelofemoral medial (MPFL, por sus siglas en inglés) se conecta a la cara interna de la rótula y ayuda a evitar que se separe de la rodilla. Los daños en este ligamento provocan la luxación rotuliana.

Más Información
Fracturas de costillas: Consejos para ayudar en la recuperación

La luxación rotuliana se produce cuando la rótula se desliza fuera de la tróclea. Cuando la luxación de la rótula se produce en más de una ocasión, se denomina luxación rotuliana recurrente. El riesgo de una nueva luxación aumenta hasta casi un 70% u 80% tras dos episodios de luxación.

La luxación de rótula puede diagnosticarse mediante exploración física en posición sentada, tumbada (decúbito supino, decúbito prono y decúbito lateral), de pie y caminando. El médico puede solicitar radiografías y tomografías computarizadas para obtener una imagen clara de la localización de la lesión. También es posible que le recomiende una resonancia magnética para evaluar el cartílago.