Subluxación cúbito

Junto con el ligamento radiocubital volar, el ligamento radiocubital dorsal constituye uno de los principales estabilizadores de los tejidos blandos de la articulación radiocubital distal. Existen divisiones profundas y superficiales que pueden considerarse láminas separadas y se unen a la fóvea y a la estiloides del cúbito, respectivamente.

ArticulacionesLa articulación radiocubital distal está formada por el asiento cubital y la faceta articular medial (escotadura sigmoidea) del radio. La forma semicilíndrica y convexa de la cabeza del cúbito junto con la escotadura sigmoidea heterogéneamente cóncava contribuyen a la propensión a la inestabilidad articular .

RelacionesEl ligamento radiocubital dorsal está íntimamente relacionado con el ligamento radiocubital volar. Durante la pronación, el ligamento volar se vuelve progresivamente laxo, mientras que el ligamento dorsal se tensa, y lo contrario ocurre durante la supinación .

La irrigación sanguínea general de la articulación radiocubital distal se realiza a través de las ramas palmar y dorsal de la arteria interósea anterior. En el borde proximal del pronador cuadrado, las ramas se arborizan para irrigar la cápsula, además de las caras palmar, medial y dorsal del disco articular, mientras que la porción central del disco es avascular.

Articulación radiocubital

El conocimiento de la topografía exacta de las inserciones distales de los ligamentos radiocubitales sigue siendo limitado. Se realizó un estudio anatómico en 21 muñecas cadavéricas frescas congeladas, en las que los ligamentos superficiales y profundos se seccionaron secuencialmente de forma abrupta en sus inserciones cubitales. Se digitalizaron las relaciones entre las huellas distales del ligamento radiocubital en relación con los puntos de referencia óseos de la estiloides cubital. Nuestro estudio demostró que, en el plano coronal, los ligamentos radiocubitales distales superficiales se insertaban a una media del 87% de la altura de la estiloides en sentido proximal hasta la punta de la estiloides en sentido distal. Los ligamentos radiocubitales distales profundos se insertaban a una media del 81% de la altura estiloidea distalmente hasta la fóvea proximalmente. La huella superficial tenía una superficie de 10,6 mm2 en la estiloides cubital. La fijación profunda de los ligamentos radiocubitales distales era asimétrica y, por lo general, presentaba dos huellas separadas. Este estudio añade importantes conocimientos topográficos sobre la huella de los ligamentos radiocubitales distales y puede contribuir a comprender las consecuencias de las fracturas de la estiloides cubital y las lesiones de los ligamentos radiocubitales distales.

Más Información
Sufro de hernia cervicales y estenosis moderada a severa en c5 c6 y c7: dolor y contractura muscular ¿Qué puedo hacer?

Ligamento palmar radiocubital

Fig. 4Ilustración técnica que muestra la articulación cubital distal antes (a y b) y después (c y d) de tensar el injerto tendinoso. Obsérvese la congruencia y estabilidad articular en los planos sagital y coronalImagen a tamaño realEvaluación biomecánicaSe utilizaron diez cadáveres frescos congelados sin signos de lesiones ni cirugías previas en las extremidades superiores para realizar la técnica quirúrgica presentada en un total de 20 muñecas. El cálculo de la muestra fue comparable al de estudios similares anteriores (Tabla 1). Se calcularon la media y la mediana del número de antebrazos utilizados en cada uno de los cinco estudios. Utilizando estos valores, se necesitó un mínimo de 6,5 cadáveres para las pruebas biomecánicas.

Tabla 1 Cálculo de la muestra según estudios previosTabla de tamaño completoTodos los procedimientos fueron realizados por el mismo cirujano de la mano con formación en la especialidad y certificado por la junta.En primer lugar, se utilizaron cinco cadáveres para verificar la viabilidad y reproducibilidad de la técnica. Tras una descripción paso a paso del procedimiento quirúrgico, se utilizó otro cadáver como prueba piloto para la definición de la prueba mecánica con el fin de medir la resistencia a la traslación dorsovolar, la amplitud de movimiento antes y después de la técnica quirúrgica y el tamaño del injerto de flexor carpi ulnaris. Los cuatro cadáveres finales, con un total de ocho reproducciones, se utilizaron para realizar pruebas biomecánicas. Tres de ellos eran mujeres y uno varón, de 29, 44, 67 y 77 años de edad.Se midió la amplitud de movimiento de la pronosupinación antes y después del procedimiento utilizando el software de medición G-proR. Los antebrazos se colocaron en una mesa sobre una regla de medición de desplazamiento con un dispositivo que sujetaba el cúbito en posición rotacional neutra (Fig. 5). Se comprobaron las resistencias de traslación dorsal y volar utilizando un dinamómetro eléctrico X-TranR en tres situaciones: con el complejo de fibrocartílago triangular no lesionado, tras su resección completa y tras la intervención quirúrgica. El punto de inserción del dinamómetro se determinó en un túnel óseo creado con una broca de 4,0 mm en la transición metafisaria radial, que no presentaba interferencias con la técnica descrita.

Más Información
Auto:masaje de vasto externo y recto anterior con rodillo

Luxación radiocubital

La articulación radiocubital distal (DRUJ) es responsable de la integridad de la articulación entre el radio distal y el cúbito distal; esto es importante tanto en la supinación como en la pronación del antebrazo, así como en la estabilidad de traslación anteroposterior. La articulación radiocubital distal es una estructura estabilizadora crítica del anillo que estabiliza el radio y el cúbito, y las patologías que afectan a la articulación radiocubital distal pueden repercutir no sólo en la mano y la muñeca, sino también en el codo. Desde el punto de vista clínico, la articulación radiocubital distal tiene una importancia crítica, ya que puede sufrir una lesión aguda o una degeneración crónica como resultado de secuelas a largo plazo de lesiones anteriores. Este espectro de patologías provoca dolor de muñeca, disfunción, degeneración e inestabilidad de sutil a grave. El objetivo de este artículo es proporcionar una revisión anatómica, así como los fundamentos de importancia clínica para la educación de los profesionales sanitarios actuales y futuros.

Más Información
Electroterapia

Si bien se han realizado numerosas investigaciones embriológicas sobre el complejo fibrocartilaginoso triangular, faltan estudios sobre otras estructuras ligamentosas de la muñeca. Existen informes que indican que las estructuras ligamentosas comienzan a aparecer en embriones en estadio 23 de O’Rahilly y se completan en la semana 14 de gestación. La Interzona es una porción de la estructura mesenquimal condensada cuya aparición señala el inicio de la formación de la articulación de la muñeca. La Interzona forma tres capas, de las cuales se cree que la capa intermedia es la más importante para la formación de las estructuras ligamentosas de la muñeca[3].