Síntomas de la artrosis

La artrosis afecta a cada persona de forma diferente. Para algunas personas, la artrosis es relativamente leve y no afecta a las actividades cotidianas. Para otras, provoca dolor e incapacidad importantes. El daño articular suele desarrollarse gradualmente a lo largo de los años, aunque en algunas personas puede empeorar rápidamente.

A medida que progresa el daño de los tejidos blandos de la articulación, aparece dolor, hinchazón y pérdida de movilidad articular. Si tiene dolor articular, es posible que sea menos activo, y esto puede provocar debilidad muscular, lo que puede causar más tensión en la articulación. Con el tiempo, la articulación puede perder su forma normal. Además, pueden crecer pequeños crecimientos óseos, denominados osteofitos o espolones óseos, en los bordes de la articulación. La forma del hueso también puede cambiar. También pueden desprenderse trozos de hueso o cartílago y flotar dentro del espacio articular. Esto causa más daños. Los investigadores siguen estudiando la causa del dolor en las personas que padecen artrosis.

A medida que los síntomas empeoran con el tiempo, las actividades en las que podría participar se vuelven difíciles de hacer, como levantarse, subir o bajar del inodoro o sentarse y levantarse de una silla, agarrar una sartén o caminar por un aparcamiento.

¿La artrosis se debe al desgaste?

La artrosis se produce cuando el cartílago y otros tejidos de la articulación se rompen o sufren un cambio en su estructura. Esto no ocurre por el simple desgaste de las articulaciones. Por el contrario, los cambios en el tejido pueden desencadenar la rotura, que suele producirse gradualmente con el paso del tiempo.

¿Cuáles son las causas del desgaste del cartílago?

Las principales causas del deterioro del cartílago son el desgaste (en pocas palabras, el simple hecho de envejecer), las acciones repetitivas (sobre todo giros, saltos y flexiones profundas de rodilla) o una lesión traumática (como una torcedura fuerte o un impacto directo).

Más Información
Tendinitis del supraespinoso

¿Qué causa el deterioro del cartílago en la artrosis?

El uso de una articulación provoca el desgaste y, a la larga, la degeneración del cartílago que recubre los huesos donde se unen en la articulación. Esta pérdida de cartílago protector provoca la inflamación articular conocida como artrosis, ya que el hueso empieza a rozar directamente contra el hueso.

Osteoartritis español

La artrosis es una enfermedad crónica del cartílago y el hueso de las articulaciones, que a menudo se cree que es el resultado del desgaste de una articulación, aunque existen otras causas como defectos congénitos, traumatismos y trastornos metabólicos. Las articulaciones parecen más grandes, están rígidas y doloridas y suelen sentirse peor cuanto más se utilizan a lo largo del día.

La artrosis está asociada al proceso de envejecimiento y puede afectar a cualquier articulación. El cartílago de la articulación afectada se desgasta gradualmente, provocando finalmente que el hueso roce con el hueso. En los huesos desprotegidos se desarrollan espolones óseos que provocan dolor e inflamación.

La artroscopia permite visualizar el interior de una articulación mediante el uso de instrumentos ópticos. Ahora es posible operar articulaciones más grandes mediante visualización directa y técnicas miniaturizadas. Después de este procedimiento, la persona a menudo puede irse a casa el mismo día.

El cartílago es el tejido firme y gomoso que amortigua los huesos en las articulaciones. Permite que los huesos se deslicen unos sobre otros. Cuando el cartílago se rompe y desgasta, los fragmentos de cartílago o los huesos rozan entre sí. A medida que la osteoartritis empeora, pueden formarse espolones óseos o hueso sobrante alrededor de la articulación. Antes de los 55 años, la osteoartritis afecta por igual a hombres y mujeres. Antes de los 55 años, la osteoartritis se da por igual en hombres y mujeres, pero a partir de los 55 años es más frecuente en las mujeres:

Más Información
¿Cómo me puedo el kinesiotape para el dolor de muñeca al apoyar la mano en el suelo?

Tratamiento de la artrosis

Las articulaciones están formadas por dos o más huesos que se unen entre sí. Para evitar la fricción y los daños, los extremos de los dos huesos duros opuestos están recubiertos de un material más blando formado por cartílago. Además, para que los movimientos sean más suaves y evitar que los huesos y los cartílagos se toquen, el espacio entre ambos cartílagos que cubren dos huesos separados se llena de una sustancia especial llamada líquido sinovial, que en una articulación sana funciona como lubricante para la articulación. En la artrosis, sin embargo, debido a diversos factores este amortiguador se ha dañado causando inflamación y dolor.

Ahora sabemos que el estado del cartílago articular depende de la salud y la actividad de los condrocitos (las únicas células que se encuentran en el cartílago sano), que producen y mantienen la matriz cartilaginosa, formada principalmente por colágeno y proteoglicanos. Se cree que la degeneración del cartílago en la artrosis implica dos fases: una fase biosintética, durante la cual los condrocitos intentan desesperadamente reparar la matriz dañada; y una fase degradativa, en la que la actividad de las enzimas producidas por los condrocitos digiere la matriz, se inhibe la síntesis de matriz (regeneración) y se acelera la consiguiente erosión del cartílago. Esto significa que, en algún momento, la actividad biosintética anabólica es incapaz de seguir el ritmo de la actividad catabólica degradativa, y se produce la degeneración del tejido. La cuestión, sin embargo, es por qué el cartílago conserva su función durante muchos años y luego empieza a erosionarse rápidamente.

Más Información
Diagnóstico del acortamiento de los músculos gemelos: Cómo saber si lo padeces

Osteoartritis de rodilla

A menudo, el dolor de rodilla se debe al desgaste progresivo del cartílago conocido como artrosis, que afecta a casi uno de cada seis adultos -867 millones de personas- en todo el mundo. Para quienes deseen evitar la sustitución de toda la articulación de la rodilla, puede que pronto exista otra opción que podría ayudar a los pacientes a volver a ponerse en pie rápidamente, sin dolor, y a mantenerse así.

Según Wiley, las fibras de celulosa actúan como las fibras de colágeno del cartílago natural: dan fuerza al gel cuando se estira. El alcohol polivinílico le ayuda a recuperar su forma original. El resultado es un material gelatinoso, con un 60% de agua, flexible y sorprendentemente fuerte.

El cartílago natural puede soportar entre 2.000 y 3.000 kilos por centímetro de tirón y aplastamiento, respectivamente, antes de llegar a su punto de ruptura. Su versión de laboratorio es el primer hidrogel capaz de soportar aún más. Es un 26% más fuerte que el cartílago natural en tensión, algo así como suspender siete pianos de cola de un llavero, y un 66% más fuerte en compresión, que sería como aparcar un coche sobre un sello de correos.