Prueba de molienda rotuliana

En la condromalacia rotuliana, la rótula se desplaza de forma anormal, lo que dificulta las actividades cotidianas, interfiere en la práctica deportiva y provoca dolor de rodilla. Esta afección es frecuente en corredores y atletas, especialmente en actividades que implican correr mucho. Puede afectar tanto a personas jóvenes y sanas como a personas mayores. La condromalacia rotuliana es una de las causas del síndrome de dolor patelofemoral.

Normalmente, la rótula se desliza fácilmente por la superficie lisa del surco rotuliano al flexionar y enderezar la rodilla. Pero con la condromalacia rotuliana, el cartílago se vuelve rugoso y se desgasta.

La rótula acaba rozando los huesos de debajo de la rodilla cuando la persona mueve la rodilla. La rótula es el hueso sesamoideo más grande del cuerpo y desempeña un papel crucial en la flexión y enderezamiento de la rodilla. Cuando hay un problema con la rótula, la articulación de la rodilla se vuelve inestable y el movimiento se vuelve difícil y/o doloroso.

La condromalacia rotuliana es un tipo de síndrome de dolor rotuliano. Y estos síndromes suelen implicar problemas y lesiones de otras estructuras de los tejidos blandos. Los síndromes de dolor rotuliano suelen deberse a lesiones de ligamentos, roturas de menisco, aberraciones óseas, desequilibrios musculares o una combinación de estas afecciones.

¿Qué no debe hacer si tiene condromalacia rotuliana?

El mejor tratamiento para el síndrome femororrotuliano es evitar las actividades que comprimen la rótula contra el fémur con fuerza. Esto significa evitar subir y bajar escaleras y cuestas, flexiones profundas de rodilla, arrodillarse, step-aerobic y aeróbic de alto impacto. No lleve zapatos de tacón alto.

¿Cómo curé mi condromalacia rotuliana?

El vendaje, los ejercicios de fortalecimiento y los estiramientos son tratamientos típicos de la condromalacia rotuliana. Estos tratamientos pueden funcionar durante un breve periodo de tiempo. Pero, por lo general, no curan la enfermedad. En cambio, la ortopedia regenerativa puede mejorar la trayectoria de la rótula y aliviar los síntomas de la condromalacia rotuliana.

Más Información
Tuve una rotura parcial del gemelo hace dos meses ¿Qué puedo hacer para mejorar?

¿Cómo vive la gente con condromalacia?

La condromalacia rotuliana rara vez es una afección grave. De hecho, la mayoría de las personas pueden tratarla con reposo, elevación, hielo y estiramientos. Sin embargo, para algunas personas, la afección puede empeorar hasta el punto de que el dolor no se puede controlar con analgésicos de venta libre y otros tratamientos caseros.

Condromalacia rotuliana

El dolor de rodilla por condromalacia rotuliana suele estar causado por correr y saltar mucho. De hecho, suele denominarse “rodilla de corredor” por esta asociación. Pero padecer esta afección no significa que tengas que dejar de hacer deporte o ejercicio. Todo lo contrario…. Sólo tienes que saber qué ejercicios de condromalacia rotuliana debes hacer y cuáles debes evitar.

La condromalacia se produce cuando el cartílago protector que recubre la rótula se reblandece o se desgasta, a menudo debido al uso excesivo o al esfuerzo repetitivo. (Esta alteración del cartílago puede dificultar que la rótula se deslice suavemente por su ranura.

La fricción resultante puede causar inflamación y dolor en la parte delantera de la rodilla y/o detrás de la rótula. En algunos casos, la inflamación y el dolor de la condromalacia rotuliana pueden ser tan fuertes que limitan la extensión de la pierna (su capacidad para enderezar la rodilla).

Obviamente, un buen punto de partida para el tratamiento es evitar estas actividades irritantes lo mejor que pueda. También debes seguir los pasos de RICE (reposo, hielo, compresas y elevación) y llevar una rodillera para condromalacia que te ayude con el movimiento de la rótula. Pero aunque estas medidas ayudan a aliviar los síntomas de la condromalacia rotuliana, no solucionan el problema subyacente.

Más Información
Recuperación de fractura de base del 5º metatarsiano

Ejercicios para la condromalacia rotuliana

Los problemas de alineación o uso excesivo de la rótula pueden provocar el desgaste del cartílago situado detrás de la rótula. La condromalacia rotuliana es un problema común de la rodilla que afecta a la rótula y al surco en el que ésta se desliza sobre el fémur (hueso del muslo). La rótula, junto con el extremo inferior del fémur, se considera la articulación femororrotuliana.

Condromalacia es el término utilizado para describir una articulación patelofemoral que ha sufrido daños estructurales, mientras que el término síndrome de dolor patelofemoral (SDPF) se refiere a las primeras fases de la enfermedad, en las que aún no se han producido daños estructurales. Es más probable que los síntomas del SDPF sean reversibles.

La rótula es el hueso móvil de la parte delantera de la rodilla. Este hueso único está envuelto dentro de un tendón que conecta los grandes músculos de la parte delantera del muslo, los músculos cuádriceps, con el hueso inferior de la pierna. El gran tendón del cuádriceps, junto con la rótula y el ligamento rotuliano, se denomina mecanismo extensor. Aunque pensamos en él como un único dispositivo, el mecanismo extensor tiene dos tendones separados, el tendón del cuádriceps en la parte superior de la rótula, que conecta el músculo cuádriceps con la parte superior de la rótula, y el tendón rotuliano debajo de la rótula, que conecta la parte inferior de la rótula con la tibia.

Más Información
Estiramiento del iliopsoas o músculo psoas iliaco

Natación con condromalacia

La condromalacia rotuliana es una de las artropatías más frecuentes. Afecta a la articulación de la rodilla (condromalacia rotuliana) y se refiere principalmente a personas mayores. Sin embargo, no son pocos los casos en los que puede aparecer incluso en personas jóvenes.

Su incidencia es mayor en mujeres y ancianos. Sin embargo, también se da con bastante frecuencia en quienes fuerzan sus articulaciones con movimientos repetitivos, como deportistas, personas activas, adolescentes y otros. [1]

No hay que olvidar que en la actualidad existen complementos nutricionales especializados con hierbas y vitaminas para la condromalacia reconocidos por la comunidad científica. Se diría que contribuyen tanto a la lucha contra el dolor y la inflamación como a la reconstrucción del cartílago de la rodilla.

El condroitín sulfato es uno de los principales componentes del cartílago, donde se une a una proteína central, formando los proteoglicanos, que confieren al cartílago sus propiedades mecánicas y elásticas. [5] [6] Es importante porque:

El ácido hialurónico es el principal componente del líquido sinovial. Es un polisacárido biológico (glicosaminoglicano) que se encuentra en la matriz extracelular de la mayoría de los tejidos[8] Es importante en la condromalacia porque: