Dolor detrás del omóplato

Radiculopatía cervical es el término utilizado para describir el dolor nervioso irradiado que comienza en la región del cuello y desciende por el hombro, el brazo, el antebrazo y la mano, y se asocia a un déficit neurológico como entumecimiento o debilidad. El término radiculitis indica que sólo hay dolor, sin entumecimiento ni debilidad asociados, que desciende por el brazo hasta la mano y los dedos. Aunque radiculopatía y radiculitis pueden utilizarse para describir los signos y síntomas mencionados en los brazos o las piernas, muchas personas suelen utilizar el término ciática para referirse a los problemas de las extremidades inferiores y la espalda.

Existen numerosas afecciones que pueden causar radiculopatía cervical, pero la más común es una hernia discal (núcleo pulposo herniado). Cuando un disco intervertebral se lesiona y sobresale en el canal espinal, puede incidir en la médula espinal y los nervios y causar dolor. El dolor puede ser en el cuello o en los brazos, o en ambos. Si el dolor se irradia a los brazos, se denomina radiculopatía. Otras afecciones también pueden causar radiculopatía, como un espolón óseo (osteofito) que pinza un nervio espinal, o más raramente un tumor o una infección. Las afecciones que afectan al plexo braquial y a los nervios del hombro o a los nervios mediano, cubital y radial del brazo y la muñeca también pueden causar una disfunción neurológica similar a la radiculopatía cervical.

Dolor nervioso en el brazo

La radiculopatía cervical, comúnmente denominada “nervio pinzado”, se produce cuando un nervio del cuello se comprime o irrita en el lugar donde se ramifica desde la médula espinal. Esto puede causar dolor que se irradia hacia el hombro, así como debilidad muscular y entumecimiento que desciende por el brazo hasta la mano.

Más Información
Las principales alteraciones relacionadas con las articulaciones

La radiculopatía cervical suele estar causada por cambios de “desgaste” que se producen en la columna vertebral con la edad, como la artritis. En personas más jóvenes, la causa más frecuente es una lesión repentina que provoca una hernia discal.

Cambios degenerativos. A medida que los discos de la columna envejecen, pierden altura y empiezan a abultarse. También pierden contenido de agua, empiezan a secarse y se vuelven más rígidos. Este problema provoca el asentamiento o colapso de los espacios discales y la pérdida de altura de los mismos.

A medida que los discos pierden altura, las vértebras se acercan entre sí. El cuerpo responde al colapso del disco formando más hueso -llamado espolón óseo- alrededor del disco para reforzarlo. Estos espolones óseos contribuyen a la rigidez de la columna vertebral. También pueden estrechar el agujero -las pequeñas aberturas a cada lado de la columna vertebral por donde salen las raíces nerviosas- y pinzar la raíz nerviosa.

Síntomas del tumor de Pancoast

Hay muchas causas diferentes de dolor en el omóplato. Aunque puede suponer que ha sufrido una lesión o que simplemente ha dormido mal, en realidad el dolor puede estar relacionado con el corazón, los pulmones, la columna vertebral, el abdomen o la pelvis. En estos casos, el dolor puede ser referido, lo que significa que un problema en una parte del cuerpo excita nervios que desencadenan dolor en otra parte del cuerpo, como el omóplato.

Más Información
Hombro congelado o Capsulitis adhesiva

El omóplato es uno de los dos huesos triangulares de la parte superior de la espalda, a ambos lados de la columna vertebral. Permiten una amplia gama de movimientos de los hombros, como moverlos hacia delante y hacia atrás, rotarlos o levantarlos y bajarlos.

La causa del dolor de omóplato puede ser obvia, como por ejemplo una lesión deportiva, o puede ser difícil de identificar. En general, siempre que el dolor sea intenso, persistente y se produzca sin motivo aparente, lo mejor es acudir al médico.

La causa más frecuente de dolor en el omóplato afecta a los músculos que controlan la escápula o a los tejidos conjuntivos que la sostienen. El dolor puede estar aislado en el omóplato o ir acompañado de dolor en otros grupos musculares, como el hombro y la espalda.

Dolor romboidal

Puede parecer sorprendente que muchas mujeres experimenten problemas de hombro/movilidad después del tratamiento del cáncer de mama. A primera vista, los hombros parecen distantes de los senos y no hay una conexión inmediatamente obvia. Sin embargo, resulta que el dolor de hombros, la rigidez o la limitación de la amplitud de movimiento son muy comunes después de la cirugía del cáncer de mama y/o la radioterapia.

Para la mayoría de las mujeres, la cirugía del cáncer de mama implica al menos alguna intervención en la zona axilar/de la axila. Muchas mujeres sólo necesitan una disección del ganglio centinela, que es menos invasiva que una disección completa del ganglio axilar. Si el ganglio centinela (u otros ganglios linfáticos) contienen células cancerosas, es necesaria una disección completa de los ganglios axilares. Antes, la disección axilar completa era el tratamiento estándar, pero ahora la mayoría de las mujeres se someten primero a una biopsia del ganglio centinela para determinar si es necesaria una intervención mayor. Algunas reconstrucciones mamarias -especialmente las que implican mover tejido- también pueden provocar problemas en los hombros.

Más Información
Efectos negativos de dormir poco o dormir mal

Los nervios que controlan las manos y los dedos bajan por los brazos y pasan por la axila. Si resultan dañados por la cirugía o la radiación, el resultado es dolor. Este dolor nervioso común se siente como un dolor repentino, intenso y punzante en la axila, el brazo o incluso las manos. Dura sólo unos instantes, pero es errático e impredecible. Cuando los nervios empiezan a curarse de la operación, puede reaparecer este dolor. El término médico para este tipo de dolor es disestesia.