Programa de rehabilitación de rodilla pdf

Más de 30 años de investigación y experiencia práctica hacen de la terapia del dolor de Liebscher & Bracht lo que es hoy: un enfoque excepcional para tratar de forma natural las dolencias. Aprovechando la mecánica del cuerpo, ofrece a las personas la posibilidad de liberarse de sus molestias mediante técnicas únicas e increíblemente útiles. Todo ello sin tener que recurrir a medicamentos ni a operaciones.

Las rodillas son las articulaciones más grandes y complejas de nuestro cuerpo. Dado que estas articulaciones gigantes son esenciales para nuestra movilidad, nuestras rodillas reciben más que su parte justa de uso – lo que las deja propensas a lesiones y dolor. Aunque es más frecuente sufrir dolor en la parte delantera de la rodilla (síndrome de dolor patelofemoral), también puede producirse en la parte posterior.

La parte posterior de la rodilla se denomina hueco poplíteo. También llamada hough o fosa de la rodilla, este hueco en forma de diamante está relleno de grasa y delimitado por músculos y fascia. (La fascia es un tejido conjuntivo que recubre los huesos, los músculos y los tendones y ayuda a la movilidad). La parte posterior de la rodilla es una zona muy dinámica; muchos nervios y vasos pasan por el hueco poplíteo en su recorrido desde el muslo hasta la pierna.

¿Cuánto tiempo se tarda en rehabilitar una rodilla?

Su rodilla seguirá mejorando gradualmente con el tiempo, y el dolor se reducirá. Según la AAHKS, pueden pasar hasta 3 meses para volver a realizar la mayoría de las actividades y de 6 meses a un año antes de que la rodilla esté lo más fuerte y resistente posible.

¿Cuál es la forma más rápida de curar la rodilla?

Reposo, hielo, compresión y elevación (RICE) es bueno para el dolor de rodilla causado por una lesión menor o un brote de artritis. Descansa la rodilla, aplícate hielo para reducir la hinchazón, ponte un vendaje compresivo y mantén la rodilla elevada. No descuides tu peso.

Más Información
Cirugía de Luxación de Hombro: Cómo se realiza la operación y cómo es su rehabilitación

¿Es bueno caminar para la rehabilitación de la rodilla?

1. Caminar. Caminar es una actividad de bajo impacto que no sobrecarga demasiado las rodillas y puede ayudar a fortalecer los músculos de esa zona. Empieza despacio e intenta caminar media hora de tres a cinco veces por semana.

Ejercicios de cuádriceps para rodillas dañadas

5 fantásticos ejercicios para fortalecer las rodillasUna de las mejores formas de fortalecer las rodillas y prevenir futuras lesiones es desarrollar músculos fuertes, fluidos y sólidos alrededor de las rodillas y en las piernas y el tronco.

La fuerza y la flexibilidad van de la mano: un músculo fluido es un músculo feliz. Los ejercicios y estiramientos de rodilla que potencian tanto la fuerza como la flexibilidad son los más beneficiosos, porque pueden ayudarte a prevenir lesiones.

Los ejercicios de fortalecimiento de la rodilla desarrollan los músculos que la rodean, pero también pueden tensarlos si no se estiran correctamente. Un músculo tenso contraerá la articulación de la rodilla y será más propenso a lesionarse. Los estiramientos después de los ejercicios de fortalecimiento de la rodilla aliviarán el dolor muscular y mantendrán los músculos largos y elásticos.

Antes de embarcarse en cualquier tipo de régimen de entrenamiento, consultar a un fisioterapeuta titulado es una pequeña inversión que puede reportar grandes beneficios en el futuro. El asesoramiento experto de un profesional cualificado, sin necesidad de derivación, puede ahorrarle tiempo, permitirle trabajar con mayor eficacia y orientarle hacia los mejores ejercicios para su situación particular.

Más Información
Dolor lumbar: discopatia L4 L5 con escoliosis lumbar ¿Qué puedo hacer?

Ejercicios de movilidad de la rodilla

Ponte en forma, evita el dolor y mejora las rodillas: 4 Ejercicios para el dolor de rodilla23 de septiembre de 2019 by Amy Padgettdolor crónico de rodilla, dolor crónico, dolor de rodillaComentarios desactivadosEl dolor crónico afecta a la mente y al cuerpo por igual. Si tienes dolor crónico en las rodillas, es posible que estés operando bajo la impresión de que las rodilleras y mantener las rodillas inmóviles son las únicas maneras de reducir el dolor.

Empiece despacio e intente caminar media hora de tres a cinco veces por semana. Esto fortalecerá lentamente los músculos de las piernas y puede ayudar a perder peso, aliviando parte de la tensión de las rodillas. Los músculos que fortalezcas alrededor de las rodillas actuarán como una rodillera natural, manteniendo todo en su sitio.

Evita caminar sobre superficies duras, ya que pueden aumentar el dolor de rodilla. Caminar por una pista o por la hierba suavizará el impacto sobre las rodillas. Caminar en una elíptica en lugar de en una cinta de correr también reducirá el impacto sobre las rodillas.

Empieza sobre las manos y las rodillas, con las manos por debajo de los hombros y las rodillas por debajo de las caderas. Manteniendo la espalda recta y la rodilla flexionada, levante lentamente la pierna hacia atrás hasta que el muslo quede paralelo al suelo. Haz tantas repeticiones como puedas y luego cambia de lado.

Ejercicios de rehabilitación de rodilla

El dolor de rodilla es uno de los problemas ortopédicos más frecuentes. Aunque existen muchas causas de dolor de rodilla, la mayoría pueden aliviarse con algunos ejercicios específicos de estiramiento y fortalecimiento. Incluso si es necesaria una intervención quirúrgica en la rodilla, los ejercicios de rehabilitación formarán sin duda parte de su proceso de recuperación.

Más Información
Arteria cubital

El objetivo de la rehabilitación de rodilla es evitar el debilitamiento de los músculos que rodean la rodilla, disminuir la carga sobre la articulación de la rodilla y mantener la amplitud de movimiento. Las personas que tienen músculos más fuertes alrededor de la rodilla suelen tener menos problemas con la articulación. Los músculos débiles hacen trabajar más a la articulación de la rodilla al proporcionar menos apoyo. Por el contrario, los músculos fuertes de la pierna soportan y controlan mejor la articulación de la rodilla.

La primera y última parte de cualquier programa de ejercicios debe ser una sencilla rutina de estiramientos. Unos sencillos estiramientos de piernas pueden hacer que sus ejercicios de rehabilitación comiencen correctamente. Intente no descuidar este paso, aunque tenga prisa.

Antes de empezar cualquier programa de estiramientos, asegúrese de que comprende las reglas básicas sobre cómo estirar correctamente. Una técnica de estiramiento inadecuada puede ser contraproducente e incluso provocar la aparición de lesiones.