Circulación pulmonar pdf

Un coágulo de sangre que se forma en un vaso sanguíneo en una zona del cuerpo, se desprende y viaja a otra zona del cuerpo en la sangre se denomina émbolo. Un émbolo puede alojarse en un vaso sanguíneo. Esto puede bloquear el suministro de sangre a un órgano concreto. Esta obstrucción de un vaso sanguíneo por un émbolo se denomina embolia.

El corazón, las arterias, los capilares y las venas forman el sistema circulatorio del cuerpo. La sangre se bombea con gran fuerza desde el corazón hacia las arterias. Desde allí, la sangre fluye hacia los capilares (pequeños vasos sanguíneos de los tejidos). La sangre vuelve al corazón a través de las venas. A medida que se desplaza por las venas de vuelta al corazón, el flujo sanguíneo se ralentiza. A veces, este flujo sanguíneo más lento puede provocar la formación de coágulos.

La coagulación de la sangre es un proceso normal para evitar hemorragias. El cuerpo fabrica coágulos de sangre y luego los descompone. En determinadas circunstancias, el organismo puede ser incapaz de descomponer un coágulo. Esto puede provocar un problema de salud grave.

Los coágulos pueden formarse en arterias y venas. Los coágulos que se forman en las venas se denominan coágulos venosos. Las venas de las piernas pueden ser venas superficiales (cercanas a la superficie de la piel) o venas profundas (situadas cerca del hueso y rodeadas de músculo).

¿Qué es la circulación pulmonar?

La circulación pulmonar incluye una vasta red de arterias, venas y linfáticos que funcionan para intercambiar sangre y otros fluidos tisulares entre el corazón, los pulmones y la espalda. Están diseñados para realizar ciertas funciones específicas propias de la circulación pulmonar, como la ventilación y el intercambio de gases.

Más Información
¿Cómo se debe cuidar el muñon después de una amputación tibial?

¿Cuáles son los dos tipos de circulación?

La circulación pulmonar es un bucle corto que va del corazón a los pulmones y viceversa. La circulación sistémica lleva la sangre del corazón a todas las demás partes del cuerpo y viceversa.

¿Qué ocurre durante la circulación pulmonar?

La circulación pulmonar transporta la sangre pobre en oxígeno del ventrículo derecho a los pulmones, donde recibe un nuevo aporte sanguíneo. A continuación, devuelve la sangre rica en oxígeno a la aurícula izquierda.

Circulación pulmonar y sistémica

Con la hipertensión pulmonar, los vasos sanguíneos que van a los pulmones desarrollan una mayor cantidad de músculo en la pared de los vasos sanguíneos. El corazón bombea sangre desde el ventrículo derecho a los pulmones para obtener oxígeno. Como la sangre no tiene que viajar muy lejos, la presión en este lado del corazón y en la arteria que lleva la sangre del ventrículo derecho a los pulmones suele ser baja, normalmente mucho más baja que la presión arterial sistólica o diastólica.

Algunas causas subyacentes frecuentes de la hipertensión pulmonar son la hipertensión arterial en las arterias pulmonares debida a algunos tipos de cardiopatías congénitas, enfermedades del tejido conjuntivo, enfermedades coronarias, hipertensión arterial, enfermedades hepáticas (cirrosis), coágulos sanguíneos en los pulmones y enfermedades pulmonares crónicas como el enfisema. La genética también influye.

Los síntomas de la hipertensión pulmonar durante la fase inicial de la enfermedad son comunes a muchas otras afecciones médicas (por ejemplo, dificultad para respirar, fatiga). Esto hace que a menudo se retrase el diagnóstico hasta que aparecen síntomas más graves, como mareos, dolor torácico, hinchazón de tobillos o sensación de que el corazón se acelera o late con fuerza (palpitaciones).2,3

Más Información
Dormir poco y mal trae consecuencias en la salud

Pasos de la circulación pulmonar

El control activo de la resistencia vascular pulmonar sólo desempeña un papel menor en el control de la resistencia vascular pulmonar e implica respuestas intrínsecas en el músculo liso vascular, moduladas por numerosos factores neurales y humorales.

La evolución condujo primero al desarrollo de una circulación pulmonar separada en los anfibios, aunque en este caso tanto la circulación sistémica como la pulmonar están alimentadas por un único ventrículo y, por lo tanto, hay una gran mezcla de sangre entre ambas. La aparición de animales de sangre caliente hizo que las necesidades de oxígeno se multiplicaran por 10, lo que sólo puede conseguirse teniendo una circulación pulmonar casi completamente separada de la circulación sistémica.1

El flujo de sangre a través de la circulación pulmonar es aproximadamente igual al flujo a través de toda la circulación sistémica. Por lo tanto, varía desde unos 6 l.min-1 en condiciones de reposo hasta 25 l.min-1 en ejercicio intenso. Es notable que tal aumento pueda lograrse normalmente con un aumento mínimo de la presión. Las presiones vasculares pulmonares y la resistencia vascular son mucho menores que las de la circulación sistémica. En consecuencia, la circulación pulmonar sólo tiene una capacidad limitada para controlar la distribución regional del flujo sanguíneo dentro de los pulmones y se ve notablemente afectada por la gravedad, lo que provoca una sobreperfusión de las partes dependientes de los campos pulmonares. La mala distribución del flujo sanguíneo pulmonar tiene importantes consecuencias para el intercambio gaseoso, que se tratan en el Capítulo 8.

Más Información
Posibilidades de cambio de la postura corporal

Circulación sistémica

El corazón es una bomba que suele latir entre 60 y 100 veces por minuto. Con cada latido, el corazón envía sangre a todo el cuerpo, llevando oxígeno a todas las células. Después de repartir el oxígeno, la sangre vuelve al corazón. A continuación, el corazón envía la sangre a los pulmones para recoger más oxígeno. Este ciclo se repite una y otra vez.

El corazón recibe mensajes del organismo que le indican cuándo debe bombear más o menos sangre en función de las necesidades de cada persona. Por ejemplo, cuando se duerme, bombea lo justo para suministrar la menor cantidad de oxígeno que necesita el organismo en reposo. Pero cuando se hace ejercicio, el corazón bombea más deprisa para que los músculos reciban más oxígeno y puedan trabajar más.

Los latidos del corazón están controlados por un sistema de señales eléctricas. El nódulo sinusal (o sinoauricular) es una pequeña zona de tejido en la pared de la aurícula derecha. Envía una señal eléctrica para iniciar la contracción (bombeo) del músculo cardiaco. Este nódulo se denomina marcapasos del corazón porque establece la frecuencia de los latidos y hace que el resto del corazón se contraiga a su ritmo.