Evaluación del hombro fisioterapia pdf

Es fácil suponer que una lesión del manguito rotador es más común entre los atletas y las personas que sufren una lesión importante en el hombro. Pero la verdad es que casi 2 millones de personas en Estados Unidos visitan al médico por problemas del manguito rotador. Estas personas proceden de todos los ámbitos de la vida. Al principio, el dolor puede no ser grave. Con el tiempo, puede causar dolor en el hombro y el brazo, que llega hasta la muñeca y la mano. Puede afectar a actividades cotidianas como meter la mano en el armario o peinarse.

Sí, una lesión del manguito rotador puede ocurrirle a cualquiera y tiende a desarrollarse con el tiempo. La buena noticia es que nuestros expertos en Fort Worth Hand Center puede ayudar. Vemos y tratar con éxito a los pacientes con lesiones del manguito rotador con regularidad.

Lo primero es lo primero: ¿qué es un manguito rotador? El hombro se compone de tres huesos: el húmero (hueso superior del brazo), la escápula (omóplato), y la clavícula (clavícula). El hombro es una articulación esférica. Lo que lo mantiene perfectamente encajado en la cavidad del hombro es un grupo de músculos y tendones conocido como manguito de los rotadores.

¿Por qué me duele el hombro con los movimientos bruscos?

La causa más común de dolor de hombro se produce cuando los tendones del manguito rotador quedan atrapados bajo la zona ósea del hombro. Los tendones se inflaman o se dañan. Esta afección se denomina tendinitis o bursitis del manguito rotador.

¿Qué desencadena la tendinitis del hombro?

Suele ser el resultado de un pinzamiento del tendón por las estructuras circundantes. Puede desarrollar tendinitis de hombro por participar en determinados deportes que requieren que el brazo se mueva sobre la cabeza repetidamente. Entre estos deportes se incluyen el béisbol, el levantamiento de pesas, el voleibol, los deportes de raqueta y determinados estilos de natación.

Más Información
¿Cómo mejorar la inestabilidad del hombro?

¿Por qué me duele el hombro derecho después del trabajo?

El dolor crónico de hombro suele ser consecuencia de movimientos prolongados, repetitivos o incómodos. Este tipo de dolor se conoce a veces como lesión por esfuerzo repetitivo (LER) o trastorno por traumatismo acumulativo. Las LER suelen estar causadas por tareas laborales.

Dolor de hombro con abducción y rotación interna

El dolor de hombro puede deberse a una lesión, rigidez articular, tensión muscular o inestabilidad. La clave para vencer el dolor de hombro es entender la causa y después recibir un tratamiento eficaz. Nuestro galardonado equipo se esfuerza por comprender su problema y ofrecerle un tratamiento eficaz para resolver los síntomas del hombro.

El dolor de hombro puede estar causado por irritación de las articulaciones, tejidos blandos, cartílagos o nervios. Esto puede ocurrir debido a traumatismos menores repetitivos como el trabajo o la práctica de deportes, más raramente, por una sola lesión traumática como una caída o un accidente de coche. También puede deberse a la inactividad, que provoca la rigidez de las articulaciones y el debilitamiento de los músculos de sostén.

Si las articulaciones del hombro se agarrotan, tienen menos capacidad para realizar movimientos normales, lo que puede provocar una mayor irritación, rigidez y dolor articular. El primer paso en el camino hacia la recuperación del dolor de hombro debe ser determinar la causa de los síntomas y el mejor tipo de tratamiento.

Realizar un diagnóstico preciso es crucial para solucionar el dolor de hombro, ya que el tratamiento de los distintos problemas de hombro no es el mismo. Las articulaciones rígidas se benefician de una manipulación o movilización suave para aflojarlas; los problemas musculares, tendinosos y ligamentosos mejoran más rápidamente con masajes, técnicas de estiramiento y ejercicios de fortalecimiento, y los problemas de inestabilidad mejoran con entrenamiento de estabilidad y fuerza.

Más Información
Artrosis o desgaste y otras lesiones de rodilla: 5 consejos para su prevención

Tendinosis del supraespinoso vs tendinitis

Los tendones son muy importantes para el movimiento. Sin ellos, nuestros músculos no podrían tirar del resto del cuerpo cuando se contraen. Por desgracia, al igual que el resto de nuestros tejidos, son susceptibles de sufrir lesiones.

Si los tendones se inflaman tras una lesión deportiva o por un uso excesivo, puedes acabar sufriendo una tendinitis. Siga leyendo para conocer algunos de los síntomas más graves de la tendinitis que no debe ignorar.

Si empieza a notar molestias constantes en la zona donde se unen el codo y el antebrazo, podría tratarse de un tipo de tendinitis denominada epicondilitis lateral. Conocida comúnmente como “codo de tenista” o “codo de golfista”, esta afección se produce cuando los tendones que rodean la articulación del codo sufren microdesgarros por el uso excesivo. Esto provoca dolor, hinchazón y dificultad para agarrar y coger objetos.

Sin embargo, no es necesario ser deportista para padecer esta dolencia. Cualquier movimiento repetitivo en el que se utilice el codo puede ser el culpable. La gente acaba teniendo codo de tenista por pintar, trabajar en el jardín, cocinar e incluso tocar instrumentos de cuerda.

Dolor de hombro con abducción y rotación externa

El dolor articular es frecuente tanto en las rodillas como en el hombro. Un estudio descubrió que la propagación del dolor articular no es aleatoria. Los investigadores descubrieron que el dolor persistente de rodillas también parece estar correlacionado con el dolor bilateral de hombro. El estudio determinó que “los factores biomecánicos influyen en la propagación del dolor”.

Más Información
Tobillo y pantorrilla

Tus huesos, cartílagos, articulaciones, ligamentos, músculos y tendones trabajan juntos para mantenerte erguido y en movimiento. Sin embargo, cuando la artritis, una forma de inflamación de las articulaciones, aparece en un lugar del cuerpo, lo más probable es que también la sientas en otros sitios. Por eso el dolor de rodilla puede desconcentrar al resto del cuerpo y provocar dolor en otras articulaciones, incluidos los hombros.

La rodilla es una articulación sinovial, lo que significa que está llena de líquido que lubrica el suave deslizamiento de los huesos. Dentro de la articulación hay 14 bursas o pequeños sacos llenos de líquido. Ayudan a amortiguar y reducir la fricción al tiempo que previenen la inflamación. Hay dos tipos de cartílago en la rodilla que sirven para mantener la articulación amortiguada cuando se realizan esfuerzos como correr, subir escaleras, ponerse en cuclillas e incluso caminar. No es de extrañar que la rodilla se lesione con tanta frecuencia durante la práctica de deportes u otras actividades físicas.