Picor en el cuero cabelludo después del herpes zóster

El herpes zóster es una infección causada por el mismo virus que provoca la varicela. Este virus se denomina varicela zóster. No se puede desarrollar un herpes zóster a menos que se haya tenido una infección previa de varicela (normalmente de niño).

Si ha tenido varicela, corre el riesgo de desarrollar herpes zóster más adelante. Tras recuperarse de la varicela, el virus permanece en el organismo. Se desplaza a las raíces de las células nerviosas (cerca de la médula espinal) y se vuelve inactivo (latente). Más adelante, si el virus vuelve a activarse, se denomina herpes zóster a los síntomas que provoca.

Se desconoce la causa exacta de la activación del virus. Un sistema inmunitario debilitado parece permitir la reactivación del virus. Esto puede ocurrir con el envejecimiento normal, medicamentos inmunosupresores u otra enfermedad, o después de una cirugía mayor. También puede ocurrir como complicación del cáncer o el SIDA o del tratamiento de estas enfermedades. El uso crónico de esteroides puede desencadenar el herpes zóster. El virus también puede volver a activarse después de que la piel se lesione o se queme con el sol. El estrés emocional también parece ser un desencadenante frecuente.

¿Qué hacer cuando el dolor del herpes zóster es insoportable?

Si cree que tiene herpes zóster, busque tratamiento rápidamente. También utilizamos tratamientos tópicos que se aplican directamente sobre la piel. Estos tratamientos están destinados a reducir el dolor e incluyen parches de lidocaína, pomada de lidocaína y crema de capsaicina. Si procede, recetamos analgésicos orales.

¿Cuánto dura el dolor de cabeza después del herpes zóster?

Cuando el herpes zóster aparece en la cabeza o el cuero cabelludo, los síntomas pueden incluir dolores de cabeza y debilidad en un lado de la cara, lo que hace que ese lado de la cara parezca caído. Los síntomas suelen desaparecer con el tiempo, pero pueden tardar muchos meses. En algunos casos, el dolor puede durar semanas, meses o años, mucho después de que se cure la erupción.

Más Información
¿Qué ayudaría a evitar: aliviar o eliminar un neuritis intercostal?

¿Puede el herpes zóster causar neuralgia occipital?

Las tres formas más comunes de neuralgia son la postherpética, la occipital y la del trigémino. La neuralgia postherpética se produce en todo el cuerpo como complicación del herpes zóster (culebrilla), una infección causada por el virus de la varicela que provoca una erupción dolorosa y ampollas.

Imágenes de herpes zóster

El dolor nervioso, también llamado neuralgia o dolor neuropático, se produce cuando una enfermedad afecta a los nervios que llevan las sensaciones al cerebro. Es un tipo particular de dolor que se siente de forma diferente a otros tipos de dolor.

El dolor nervioso suele ser una sensación punzante, punzante o quemante. A veces puede ser tan agudo y repentino como una descarga eléctrica. Las personas con dolor neuropático suelen ser muy sensibles al tacto o al frío y pueden experimentar dolor como resultado de estímulos que normalmente no serían dolorosos, como rozar la piel.

La fibromialgia es un síndrome de dolor crónico asociado a dolor ardiente o punzante en distintas partes del cuerpo. No se conoce bien su causa, pero puede desencadenarse por estrés emocional y falta de sueño. También puede haber factores genéticos.

Más Información
Las emociones repercuten sobre nuestra salud (5)

El dolor nervioso puede ser difícil de tratar. Pueden tratarse afecciones subyacentes como la diabetes o la carencia de vitamina B12. Por lo demás, los tratamientos tienen por objeto aliviar directamente el dolor. Las opciones incluyen medicamentos y estrategias no médicas.

Neuralgia occipital: síntomas

Una inyección de bloqueo del nervio occipital puede ayudar a aliviar el dolor de cabeza y la neuralgia en la parte posterior del cráneo. A veces, adormecer el nervio occipital bloquea las señales de dolor y reduce el dolor de cabeza crónico. Los efectos del bloqueo nervioso suelen ser temporales. Si tiene éxito, puede recomendarse una ablación por radiofrecuencia para aliviar el dolor durante más tiempo.

El bloqueo nervioso es una inyección de anestésico en un nervio o cerca de él. La inyección “bloquea” temporalmente el dolor del mismo modo que un dentista adormece la mandíbula antes de trabajar en los dientes. La inyección también contiene un corticosteroide para reducir la inflamación del nervio.

Los nervios occipitales van desde la médula espinal, a través de los músculos del cuello, hasta la parte posterior del cuero cabelludo (Fig. 1). Dos pares de nervios se originan cerca de la segunda y tercera vértebras cervicales del cuello. El nervio occipital mayor es una rama del nervio espinal C2. El nervio occipital menor es una rama del nervio espinal C3. La inflamación del nervio provoca dolor en la base del cráneo (normalmente en un lado) que se irradia a la parte superior de la cabeza, la sien, la frente o el ojo.

¿Cómo se siente el herpes zóster?

El herpes zóster es una infección causada por el mismo virus que provoca la varicela. Este virus se denomina varicela zóster. No se puede contraer herpes zóster a menos que se haya tenido una infección previa de varicela (normalmente de niño).

Más Información
Hidrocefalia

Si ha tenido varicela, corre el riesgo de desarrollar herpes zóster más adelante. Tras recuperarse de la varicela, el virus permanece en el organismo. Se desplaza a las raíces de las células nerviosas (cerca de la médula espinal) y se vuelve inactivo (latente). Más adelante, si el virus vuelve a activarse, se denomina herpes zóster a los síntomas que provoca.

Se desconoce la causa exacta de la activación del virus. Un sistema inmunitario debilitado parece permitir la reactivación del virus. Esto puede ocurrir con el envejecimiento normal, medicamentos inmunosupresores u otra enfermedad, o después de una cirugía mayor. También puede ocurrir como complicación del cáncer o el SIDA o del tratamiento de estas enfermedades. El uso crónico de esteroides puede desencadenar el herpes zóster. El virus también puede volver a activarse después de que la piel se lesione o se queme con el sol. El estrés emocional también parece ser un desencadenante frecuente.