Anatomía del tálamo

La corteza cerebral está plegada sobre sí misma, lo que da lugar a las crestas y valles característicos del cerebro. Las conexiones entre neuronas y con núcleos remotos se realizan a través de una miríada de axones que forman la “sustancia blanca”. Los hemisferios derecho e izquierdo se dividen a su vez en cuatro lóbulos. Éstos son: Cuerpo calloso Los dos hemisferios están conectados por una gruesa banda de fibras nerviosas llamada cuerpo calloso. Las dos mitades del cerebro pueden comunicarse entre sí a través de este “puente”. Otras estructuras importantes Otras estructuras del cerebro: Diversos trastornos El cerebro puede verse afectado por una amplia gama de trastornos y acontecimientos. Los síntomas específicos o las pérdidas de funcionamiento dependen de las áreas cerebrales afectadas. Algunas de las causas de las lesiones cerebrales son Síntomas de la enfermedad Los síntomas dependen de qué área del cerebro esté afectada pero, en general, pueden incluir: Diagnóstico y tratamiento Los métodos de diagnóstico dependen de la causa subyacente, pero pueden incluir pruebas generales, radiografías, tomografías computarizadas (TC) y resonancias magnéticas (RM).

¿Es el tálamo una estructura cerebral?

El tálamo es una estructura pareada de materia gris del diencéfalo situada cerca del centro del cerebro. Se encuentra por encima del mesencéfalo, lo que permite conexiones de fibras nerviosas con la corteza cerebral en todas direcciones: cada tálamo se conecta con el otro a través de la adhesión intertalámica.

¿Cuál es la estructura y la función del tálamo?

El tálamo es una pequeña estructura del encéfalo situada justo encima del tronco encefálico, entre la corteza cerebral y el mesencéfalo, con amplias conexiones nerviosas con ambos. La función principal del tálamo es transmitir señales motoras y sensoriales a la corteza cerebral.

Más Información
Esclerosis múltiple o en placas

¿Entre qué dos estructuras del cerebro se encuentran el tálamo y el hipotálamo?

El hipotálamo es una estructura cerebral pequeña pero compleja que desempeña un papel importante en la homeostasis y la regulación hormonal. Anatómicamente, está situado entre los dos hemisferios cerebrales y forma parte del diencéfalo, una estructura cerebral que también incluye el tálamo.

Función del hipotálamo

La amígdala es el centro integrador de las emociones, el comportamiento emocional y la motivación. Si se pone el cerebro boca abajo, el extremo de la estructura que continúa con el hipocampo se denomina uncus. Si se despega el uncus quedará al descubierto la amígdala, que linda con la parte anterior del hipocampo. Al igual que en el hipocampo, las vías principales se comunican bidireccionalmente y contienen fibras eferentes y aferentes.

La amígdala recibe estímulos de todos los sentidos, así como estímulos viscerales. Dado que la amígdala es muy importante en el aprendizaje emocional, no es de extrañar que las entradas viscerales sean una de las principales fuentes de entrada. La información visceral procede del hipotálamo, el área septal, el córtex orbital y el núcleo parabraquial. La información sensorial olfativa procede del bulbo olfatorio. La información auditiva, visual y somatosensorial procede de las cortezas temporal y cingulada anterior.

Vía amigdalofugal ventral. El término “fugal” procede de la palabra fuge (alejar), como en fugitivo. Esta vía continúa hasta el núcleo olfativo anterior, la sustancia perforada anterior, el córtex piriforme, el córtex orbitofrontal, el córtex cingulado anterior y el estriado ventral. El estriado ventral incluye parte del caudado, el putamen y el núcleo accumbens septi (núcleo que se reclina sobre el septo). Las proyecciones del estriado ventral son enlaces en un circuito de los ganglios basales que son importantes en el aprendizaje asociativo estímulo-respuesta. La vía ventral amigdalofugal también conecta con el hipotálamo y el núcleo septal, pero la principal conexión de la amígdala con el hipotálamo y el núcleo septal es a través de la estría terminal.

Más Información
Running: ciclismo¿Son solo un moda? ¿Y cuáles son sus beneficios?

Localización del tálamo

El cerebro controla tanto las acciones voluntarias, como hablar y correr, como las involuntarias, como la respiración y los reflejos. Nuestras emociones, memoria y personalidad, así como nuestros sentidos -vista, tacto, oído, gusto, olfato- tienen su origen en el cerebro. El cerebro funciona como un solo órgano, pero está dividido en áreas de especialización y función.

Corteza cerebral: la capa más externa y superior del cerebro; se divide en los lóbulos frontal, parietal, temporal y occipital; la corteza cerebral es responsable de procesos de pensamiento como el habla y la toma de decisiones; cada lóbulo es responsable de diferentes funciones cognitivas y de procesamiento.

Hipotálamo: situado encima de la hipófisis y debajo del tálamo; controla la hipófisis (que controla todas las glándulas endocrinas del cuerpo); es responsable de la temperatura corporal y de comportamientos motivacionales como el hambre y la sed.

Cerebro izquierdo: mitad izquierda del cerebro; controla el lado derecho del cuerpo; normalmente es responsable de tareas que implican lógica, como la ciencia y las matemáticas, el lenguaje y el razonamiento, aunque esto puede ser diferente dependiendo de si la persona es diestra o zurda.

Núcleos talámicos

El cerebro: También conocido como corteza cerebral, el encéfalo es la parte más grande del cerebro humano y está asociado a las funciones cerebrales superiores, como el pensamiento y la acción. Las células nerviosas forman la superficie gris, que es un poco más gruesa que nuestro pulgar. Las fibras nerviosas blancas que se encuentran bajo la superficie transportan señales entre las células nerviosas de otras partes del cerebro y del cuerpo. Su superficie arrugada aumenta la superficie, y es una estructura de seis capas que se encuentra en los mamíferos, llamada neocórtex. Está dividido en cuatro secciones, llamadas “lóbulos”. Son el lóbulo frontal, el lóbulo parietal, el lóbulo occipital y el lóbulo temporal.

Más Información
Músculo recto anterior menor del cuello

Lóbulo frontal – El lóbulo frontal se encuentra justo debajo de la frente y está asociado con la capacidad de nuestro cerebro para razonar, organizar, planificar, hablar, moverse, hacer expresiones faciales, realizar tareas en serie, resolver problemas, controlar la inhibición, la espontaneidad, iniciar y autorregular comportamientos, prestar atención, recordar y controlar las emociones.

Lóbulo parietal – El lóbulo parietal está situado en la parte superior trasera del cerebro y controla nuestros comportamientos complejos, incluidos sentidos como la visión, el tacto, la conciencia corporal y la orientación espacial. Desempeña un papel importante en la integración de la información sensorial procedente de diversas partes del cuerpo, el conocimiento de los números y sus relaciones y la manipulación de objetos. Hay partes que intervienen en el procesamiento visuoespacial, la comprensión del lenguaje, la capacidad de construcción, la posición y el movimiento del cuerpo, la falta de atención, la diferenciación izquierda-derecha y la autoconciencia/visión.