Tendinopatía aquilea media deutsch

El tendón de Aquiles nace de los músculos gastrocnemio y sóleo de la pantorrilla y se une al hueso del talón. Es una banda resistente de tejido fibroso que tiene la capacidad de resistir grandes fuerzas y cargas.

La tendinopatía del tendón de Aquiles puede ser de porción media o de inserción, dependiendo de su localización. La porción media se refiere al propio cuerpo del tendón. La inserción se refiere al lugar donde el tendón se une al hueso.

La tendinopatía del tendón de Aquiles sigue un continuo de tres etapas: “tendinopatía reactiva”, “deterioro del tendón” y “tendinopatía degenerativa”. El estado del tendón puede moverse a lo largo de este continuo mediante la gestión de la cantidad de carga sobre el tendón.

El dolor del tendón de Aquiles suele empeorar al dar los primeros pasos por la mañana o tras un periodo de descanso. A continuación, puede remitir a medida que “calienta” para realizar una actividad, por ejemplo, caminar o correr. Puede notar enrojecimiento y engrosamiento del tendón de Aquiles, y el dolor tiende a localizarse en la zona del tendón.

La tendinopatía del tendón de Aquiles se produce cuando el tendón se sobrecarga, por ejemplo, por un aumento repentino de la cantidad o la intensidad de la actividad que se realiza. Cuando esto ocurre, el tendón ha superado su capacidad de tolerancia a la carga y no puede hacer frente a las exigencias de este aumento o cambio de actividad, por lo que causa dolor. Esto se conoce como “tendinopatía reactiva”. Si no se controla adecuadamente la cantidad de carga que soporta el tendón en esta fase, puede evolucionar a un “deterioro tendinoso” debido a la sobrecarga continuada del tendón, y la tendinopatía puede volverse crónica.

¿Tratan los fisioterapeutas la tendinitis de Aquiles?

La fisioterapia es esencial en el tratamiento de la tendinitis de Aquiles. Inicialmente, su fisioterapeuta puede diagnosticar su lesión y determinar un programa de tratamiento. El tratamiento puede incluir: Hidroterapia.

Más Información
Espondilosis cervical: Qué es

¿Cuál es la mejor fisioterapia para la tendinitis de Aquiles?

Tratamiento de la tendinitis de Aquiles con fisioterapia

Los ejercicios “excéntricos”, que desarrollan la tensión mientras se alarga el músculo, ayudan a recuperar la flexibilidad de la pantorrilla sin dolor. Los ultrasonidos, el hielo y la estimulación eléctrica alivian el dolor mientras el ejercicio favorece la curación.

¿Cuánto dura la fisioterapia para la tendinitis de Aquiles?

Aunque el tiempo necesario para la rehabilitación varía de un paciente a otro, en los casos de tendinopatía del tendón de Aquiles, o cuando se trata una rotura parcial del tendón sin cirugía, los pacientes pueden necesitar de dos a tres meses de fisioterapia.

Tendinopatía de Aquiles deutsch

El tendón de Aquiles es el tendón más largo del cuerpo y conecta el hueso del talón con los músculos de la pantorrilla. Su función es absorber y transferir cargas de alta energía en un ciclo de estiramiento y acortamiento desde el tobillo hasta la pantorrilla.

Los fisioterapeutas son reacios a utilizar estos términos para los tendones, ya que la ciencia moderna ha demostrado que la inflamación no es la fuerza motriz de la patología tendinosa por sobreuso, de ahí la reticencia a utilizar el sufijo “itis”, que implica inflamación (por lo que si está tomando antiinflamatorios para su tendón, puede que no le alivien mucho a largo plazo).

La tendinosis implica microdesgarros degenerativos y muerte celular. Una vez más, la investigación ha demostrado que se producen cambios celulares en los tendones, pero no microdesgarros ni muerte celular. Un término más apropiado es tendinopatía, que significa salud disfuncional del tendón.

Más Información
Vértigos y mareos después de un accidente de tráfico

Las poblaciones atléticas más jóvenes son susceptibles de sufrir lesiones, ya que a menudo no realizan un trabajo de fuerza adecuado y aumentan sus entrenamientos o juegos demasiado rápido en un corto espacio de tiempo. Esto puede dar lugar a una lesión por uso excesivo en la que el tendón no tiene tiempo suficiente para repararse de la tensión continua.

Fisioterapia del tendón de Aquiles

La tendinitis de Aquiles es una afección que causa dolor en la parte posterior del tobillo o el talón debido a una inflamación aguda del tendón de Aquiles. Este tendón es una estructura gruesa y fibrosa que conecta los músculos de la pantorrilla (el gastrocnemio y el sóleo) con el hueso del talón (el calcáneo).

Existen dos tipos de tendinitis del tendón de Aquiles: de inserción y de porción media. La tendinitis insercional se produce cuando el dolor se localiza donde el tendón de Aquiles se une al talón, mientras que la tendinitis de porción media causa dolor entre 2 y 6 centímetros por encima de esta zona.

Afortunadamente, la mayoría de los casos de tendinitis del tendón de Aquiles pueden tratarse eficazmente con ejercicios de fisioterapia. En este artículo, repasaremos algunas de las técnicas basadas en la investigación que se utilizan para tratar esta afección.

Los músculos tensos de la pantorrilla ejercen una presión adicional sobre el tendón de Aquiles durante los movimientos diarios y la actividad física intensa. Por ello, los fisioterapeutas recomiendan ejercicios para aumentar o recuperar la flexibilidad de los músculos de la pantorrilla.

Los estudios demuestran que estirar los músculos de la pantorrilla y los tendones que rodean el tobillo puede ayudar a reducir el dolor asociado a la tendinitis insercional del tendón de Aquiles. También puede ser útil para la tendinitis de porción media, aunque las investigaciones aún no son concluyentes al respecto.

Más Información
Ondas de choque en el tratamiento de la cicatriz queloide

Ejercicios de rehabilitación del tendón de Aquiles pdf

La rehabilitación (rehab) y/o la fisioterapia son el tratamiento habitual para una lesión del tendón de Aquiles. En el caso de la tendinopatía de Aquiles, la fisioterapia puede disminuir el dolor. Puede permitirle volver gradualmente a sus actividades normales. En el caso de una rotura del tendón de Aquiles, puede probar un programa de rehabilitación tras la intervención quirúrgica para reparar la rotura. La rehabilitación puede fortalecer el tendón y ayudar a que se cure. Un programa de rehabilitación suele incluir fisioterapia.

La fisioterapia es el tratamiento de una enfermedad o afección por medios físicos o mecánicos, como el ejercicio o el calor. Un fisioterapeuta proporciona estos tratamientos. También proporcionará educación, instrucción y apoyo para la recuperación.

La rehabilitación de una rotura del tendón de Aquiles le ayuda a recuperar la fuerza y la flexibilidad del tendón y de la pierna. Puedes hacerla en casa o en un gimnasio. Su médico o fisioterapeuta diseñará un programa para usted. Tendrá en cuenta su nivel normal de actividad, su forma física y el alcance de la lesión del tendón de Aquiles. Es probable que necesites rehabilitación tras una lesión del tendón de Aquiles, tanto si te operan como si no.