Esguince de tobillo masaje doloroso

DiagnósticoDurante el reconocimiento médico, el médico le examinará el tobillo, el pie y la parte inferior de la pierna. El médico tocará la piel alrededor de la lesión para comprobar si hay puntos de sensibilidad y moverá el pie para comprobar la amplitud de movimiento y saber qué posiciones causan molestias o dolor.

TratamientoEl tratamiento de un esguince de tobillo depende de la gravedad de la lesión. Los objetivos del tratamiento son reducir el dolor y la hinchazón, favorecer la curación del ligamento y restablecer la función del tobillo. En caso de lesiones graves, es posible que se le remita a un especialista en lesiones musculoesqueléticas, como un cirujano ortopédico o un médico especializado en medicina física y rehabilitación.

MedicamentosEn la mayoría de los casos, los analgésicos de venta libre -como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB, otros) o el naproxeno sódico (Aleve, otros) o el paracetamol (Tylenol, otros)- son suficientes para controlar el dolor de un esguince de tobillo.

DispositivosComo caminar con un esguince de tobillo puede resultar doloroso, es posible que necesites utilizar muletas hasta que el dolor remita. Dependiendo de la gravedad del esguince, el médico puede recomendar un vendaje elástico, cinta deportiva o una tobillera para estabilizar el tobillo. En caso de esguince grave, puede ser necesario utilizar una escayola o una bota para inmovilizar el tobillo mientras se cura.

¿Es buena la masoterapia para el esguince de tobillo?

Masajear el tobillo después de un esguince puede ayudar a reducir el dolor y la hinchazón, pero también hay que tener cuidado. No sigas masajeando el tobillo si el dolor o la hinchazón parecen empeorar. Puede tratarse de una lesión grave que requiera atención médica profesional, por lo que conviene estar atento a los cambios que se produzcan en el tobillo.

Más Información
Caso cli?nico real del tratamiento de la contractura dorsal derecha crónica

¿Cuál es el protocolo de rehabilitación para el esguince de tobillo?

Descanso: Reposo durante las primeras 24 horas tras la lesión. Soportar peso según se tolere (WBAT) con un dispositivo de asistencia, como muletas, puede ayudar a controlar el dolor. Hielo/compresas frías: 10-15 minutos – 3 veces al día, o con mayor frecuencia para controlar el dolor y la hinchazón. Compresión: Utilice una venda elástica para limitar la hinchazón.

¿Puede un masaje arreglar un esguince?

Los masajes pueden ayudar en una serie de lesiones, como esguinces, distensiones, fracturas óseas y desgarros musculares. Mediante diversas técnicas, el masaje puede estirar la tensión y aflojar el tejido cicatricial. El uso del masaje como parte de la rehabilitación de lesiones puede aumentar la velocidad de curación y acortar el tiempo de recuperación.

Esguince de tobillo masaje cerca de mí

Cuando se sufre una lesión de tobillo o pie, es probable que se recomienden ejercicios como parte de la recuperación. Un programa de fisioterapia bien estructurado puede estirar y fortalecer los músculos de la parte inferior de la pierna y el pie, ayudando a recuperar la estabilidad, la flexibilidad y el equilibrio.

Los ejercicios de tobillo, el estiramiento de la rodilla flexionada y la elevación de los dedos de los pies son sólo algunos de los que le pueden prescribir. Además de ayudar a curar la lesión, estos y otros ejercicios pueden ayudar a prevenir nuevos esguinces o distensiones.

Más Información
Hipercifosis Dorsal: ¿Qué es? Causas: síntomas: diagnóstico y tratamiento o corrección por medio del Yoga

Este artículo ofrece instrucciones paso a paso sobre cómo realizar nueve ejercicios diferentes para lesiones de pie y tobillo, incluidas las mencionadas. También ofrece orientación sobre cuándo buscar atención médica adicional.

Cualquier ejercicio para el pie o el tobillo debe realizarse bajo la supervisión de un profesional sanitario. Es importante que éste se asegure de que los movimientos son seguros para usted, especialmente si se ha sometido a una operación de pie o tobillo.

Antes de empezar la rutina, calienta con 5 ó 10 minutos de actividad de bajo impacto, como caminar o montar en bicicleta estática. A medida que te vayas fortaleciendo, puedes pasar de estos ejercicios de estiramiento al entrenamiento activo de fuerza.

Ejercicios para el esguince de tobillo

Te has hecho un esguince de tobillo, la frustrante lesión que se produce al pisar con torpeza o torcerse el tobillo. Tanto si te lo has torcido caminando por la calle como si lo has hecho practicando deporte, se convierte en un gran obstáculo para tus actividades diarias.

Blake Scott, fisioterapeuta registrado en nuestra clínica de Kitchener-Sur, muestra una serie de progresiones que su fisioterapeuta puede llevarle a cabo para fortalecer el tobillo después de un esguince y ayudarle a volver a su estilo de vida activo de la forma más rápida y segura posible.

Cómo masajear el dolor de tobillo

La articulación del tobillo es una articulación compleja formada por muchos ligamentos y tendones (véase más abajo). Los esguinces de tobillo son una de las lesiones más frecuentes, y también una de las más dolorosas. El esguince puede producirse por un giro brusco o un cambio repentino de dirección, que puede hacer que los ligamentos se estiren demasiado y se desgarren. Los deportes que requieren movimientos de salto, giro y torsión, como el Aussie rules, el rugby, el baloncesto, el voleibol o el netball; y los cambios de dirección explosivos, como el tenis, el fútbol y el hockey, son especialmente vulnerables a los esguinces de tobillo (Sports Medicine Australia).

Más Información
Fractura del húmero proximal conservador vs Tratamiento quirúrgico ¿Cuál es mejor para mi?

Los síntomas más comunes del esguince de tobillo son dolor, hinchazón alrededor de la articulación, hematomas, sensibilidad, disminución de la amplitud de movimiento y dificultad para apoyar peso en el tobillo afectado. En la mayoría de los casos, se realizan radiografías para descartar una fractura o luxación. (Healthline; Sports Medicine Australia).

La tensión de los músculos de la pantorrilla aumenta las probabilidades de sufrir una distensión, ya que durante el movimiento tiran de la parte posterior del talón y el tobillo, lo que puede hacer que el pie gire. Otros factores son el estrés repetitivo, la fatiga muscular y la debilidad de los músculos que sostienen el pie.