Prolapso discal

Los huesos (vértebras) que forman la columna vertebral están protegidos por pequeños discos esponjosos. Cuando estos discos están sanos, actúan como amortiguadores de la columna vertebral y la mantienen flexible. Pero cuando un disco está dañado, puede abultarse o romperse. Es lo que se denomina hernia discal. También puede denominarse hernia discal o rotura discal.

Una hernia discal puede producirse en cualquier parte de la columna vertebral. Pero la mayoría de las hernias discales afectan a la parte baja de la espalda (hernia discal lumbar). Algunas se producen en el cuello (hernia discal cervical). Con menos frecuencia, pueden producirse en la parte superior de la espalda (hernia discal torácica).

Una hernia discal suele producirse por desgaste. A medida que envejecemos, los discos de la columna pierden parte del líquido que los mantiene flexibles. También puede deberse a una lesión en la columna vertebral. La lesión puede causar pequeños desgarros o grietas en la parte externa del disco.

Si una hernia discal lumbar no está presionando un nervio, es posible que sienta dolor en la parte baja de la espalda. O puede que no tenga ningún síntoma. Si el disco irrita o presiona el nervio, los síntomas incluyen dolor, entumecimiento y debilidad en el glúteo y pierna abajo.

¿Cuál es la causa de la protrusión discal?

La causa más común de la protrusión discal es el desgaste por el paso del tiempo. A medida que envejecemos, los discos vertebrales se vuelven más secos, menos flexibles, comprimidos y más propensos a desgarros y lesiones. Los ligamentos de sostén empiezan a aflojarse y debilitarse, lo que provoca que el disco sobresalga hacia fuera a medida que el material del núcleo presiona contra el anillo exterior.

¿Cuál es la gravedad de una protrusión discal?

Si ha consultado a su médico por un dolor de espalda, es posible que haya oído alguna vez el término “protrusión discal”. Aunque parezca una afección grave y atemorizante, en realidad es muy tratable y suele mejorar en varias semanas. Es similar a una hernia discal.

Más Información
Cápsula articular y capsulitis: Qué es y cual es su tratamiento

¿Se puede arreglar una protrusión discal?

En casi todos los casos, los cirujanos pueden extirpar sólo la parte del disco que sobresale. En raras ocasiones es necesario extirpar todo el disco. En estos casos, puede ser necesario fusionar las vértebras con un injerto óseo. Para permitir el proceso de fusión ósea, que dura meses, se colocan herrajes metálicos en la columna para proporcionar estabilidad vertebral.

Tratamiento de la hernia discal

Protrusión discal – Comprensión de su afecciónVivir con dolor causado por una protrusión discal espinal no es forma de vivir. Puede que el dolor sea leve y constante en la columna vertebral mientras sigue con su día a día. Tal vez su dolor se registre en un cinco en una escala del uno al diez; definitivamente no es leve, pero tampoco es desgarrador. O puede que el dolor se dispare. Cuando te pones de pie, un relámpago de electricidad te recorre la pierna y los músculos lumbares se convierten en espaguetis. Te sentarías para aliviar el dolor, pero sentarte empeora las molestias. ¿Y si te tumbas? Puede que te ayude un poco, pero de todos modos estarás dando vueltas en la cama toda la noche. Empiezas a cuestionarte tu cordura y a pensar que tu agonía no tiene fin. ¿Durará para siempre? Si bien es posible que esté o no familiarizado con el nivel de dolor intenso descrito aquí, debe saber que la mayoría de los pacientes a los que se les diagnostica una protrusión discal en el cuello o la espalda suelen experimentar un dolor leve o moderado, o ninguno en absoluto. Una protrusión discal -un disco intervertebral dañado que se ha expandido más allá de sus límites típicos dentro de la columna vertebral- es una de las muchas consecuencias posibles en la cascada de cambios degenerativos que pueden tener lugar en la columna vertebral, y la localización y gravedad de la protrusión suelen dictar los síntomas que experimentará.

Más Información
¿Cuál es el tratamiento en caso de osteofitos en la rodilla?

Hernia suomeksi

Tanto el sueño como el estrés pueden contribuir al dolor. El sueño es el periodo durante el cual el cuerpo se rejuvenece. Un periodo adecuado de sueño, con una buena calidad del mismo, es muy importante para gestionar el dolor con éxito. El estrés también puede exacerbar el dolor. Gestionar el estrés adecuadamente y enfrentarse a él de manera adecuada también es un componente muy importante para controlar el dolor.

A menudo recibo preguntas sobre colchones y almohadas. Y hay buenas razones para ello. Pasamos tanto tiempo durmiendo que el sueño es un componente importante de la salud de nuestra espalda y cuello. Con un colchón, la idea general es tener algo de firmeza media. Es decir, algo que ofrezca el soporte justo, pero no demasiado. Un colchón demasiado blando le hará adoptar posturas incómodas por la noche y agravará las dolencias. Un colchón demasiado firme no permitirá que la espalda y el cuello descansen y ejercerá presión en zonas de la espalda y el cuello. En cuanto a la almohada, te conviene una que permita una posición neutra del cuello. Es decir, que el cuello no esté demasiado flexionado ni demasiado extendido. Si la almohada mantiene una posición neutra, es una buena almohada para tu forma de dormir.

Hernia discal espinal suomeksi

La hernia discal es una afección que puede producirse en cualquier parte de la columna vertebral, pero con mayor frecuencia en la zona lumbar. A veces se denomina abultamiento, protrusión o rotura discal. Es una de las causas más comunes de dolor lumbar, así como de dolor en las piernas o ciática.

Más Información
Prevención y rehabilitación del dolor lumbar

Médula espinal y nervios. Estos cables eléctricos viajan por el canal espinal llevando mensajes entre el cerebro y los músculos. Las raíces nerviosas se ramifican desde la médula espinal a través de unas aberturas en las vértebras llamadas foramen.

Si la presión continúa, el núcleo gelatinoso puede llegar a atravesar todo el anillo externo del disco o hacer que éste se abombe. Esto ejerce presión sobre la médula espinal y las raíces nerviosas cercanas. No sólo se trata de una compresión mecánica de los nervios, sino que el material del disco también libera irritantes químicos que contribuyen a la inflamación de los nervios. Cuando se irrita una raíz nerviosa, puede aparecer dolor, entumecimiento y debilidad en una o ambas piernas, una afección denominada ciática.

La hernia discal suele ser el resultado del desgaste natural de la columna vertebral debido a la edad. Este proceso se denomina degeneración discal. En niños y adultos jóvenes, los discos tienen un alto contenido en agua. A medida que las personas envejecen, el contenido de agua de los discos disminuye y los discos se vuelven menos flexibles. Los discos empiezan a encogerse y los espacios entre las vértebras se estrechan. Este proceso normal de envejecimiento hace que los discos sean más propensos a herniarse.