Terapia médica nutricional para la endometriosis

El embarazo es una fase tan hermosa como delicada en la vida de una mujer. Tener antojos de su comida favorita en mitad de la noche, o incluso a lo largo del día, es un fenómeno perfectamente normal. Aunque mereces que te mimen con tu comida favorita, hay ciertos alimentos que, independientemente de los antojos, debes evitar por el bienestar de esa pequeña vida que llevas dentro.

Hay muchos más detalles que deben tenerse en cuenta, pero esta lista es útil para las mujeres recién embarazadas. Si deseas consultar algún problema específico, puedes acudir a un dietista-nutricionista.

¿Qué dieta para la hemorragia uterina disfuncional?

Siga una dieta equilibrada rica en hierro y vitamina C. Entre los alimentos ricos en hierro se encuentran la carne roja, el marisco, los huevos, las alubias y las verduras de hoja verde. Consulta a tu médico si necesitas tomar comprimidos de hierro o un multivitamínico.

¿Qué alimentos son buenos para el dolor de útero?

Las grasas omega-6 presentes en los aceites vegetales, como el de maíz, algodón y cacahuete, pueden aumentar el dolor, los calambres uterinos y la inflamación ( 3 ). Por otro lado, las grasas omega-3 que se encuentran en el pescado, las nueces y el lino pueden ayudar a reducir el dolor, los calambres y la inflamación ( 3 , 8).

¿Qué alimentos inflaman el útero?

Alimentos procesados: Muchos alimentos envasados contienen ingredientes proinflamatorios como azúcar añadido, grasas saturadas y grasas trans. Además, tienen un bajo contenido en fibra, zinc, magnesio y grasas saludables. Bebidas azucaradas: Los zumos de fruta, los refrescos y las bebidas energéticas suelen tener un alto contenido en azúcar, lo que empeora la inflamación.

Más Información
Cefalea tensional o dolores de cabeza: Alimentación y nutrición

Dieta para hemorragias uterinas anormales

Un ensayo aleatorizado y controlado de cientos de mujeres embarazadas descubrió que hacer que las mujeres coman unos seis dátiles al día durante unas semanas antes de dar a luz puede mejorar significativamente la “maduración cervical”, es decir, la preparación del cuello del útero, que es la abertura del canal del parto. Los fármacos y la cirugía también pueden preparar el cuello del útero; “la oxitocina es el agente más utilizado en todo el mundo”, y es posible que hayas oído a los médicos referirse a ella por la marca Pitocin. Aunque es eficaz, “se asocia a múltiples efectos secundarios adversos”, que pueden afectar tanto a la madre como al bebé. Ojalá hubiera una solución segura, sencilla y sin efectos secundarios. Pues bien, los dátiles pueden ser la solución.

Como comento en mi vídeo Los mejores alimentos para el parto, en el estudio, el uso de oxitocina para inducir el parto en el grupo de los dátiles disminuyó a menos de la mitad que en el grupo de control. Es más, las pocas mujeres que tomaron dátiles y fueron inducidas tuvieron partos más exitosos. En un estudio anterior, el consumo previo de dátiles parecía acortar el parto en más de seis horas, y los investigadores especularon con la posibilidad de que los propios dátiles tuvieran efectos similares a los de la oxitocina. Entonces, ¿qué tal un ensayo comparativo de la eficacia de los dátiles frente a la oxitocina en el tratamiento de las hemorragias posparto?

Más Información
Alimentación y consejos dietéticos para la disfunción de estómago

Dieta y nutrición en los trastornos ginecológicos: un enfoque en los estudios clínicos

Alice trabaja en nuestra clínica principal de Auckland (Remuera) y en Fertility Associates North Shore. También está disponible para consultas telefónicas o en línea, por ejemplo para personas que viven en otras partes de Nueva Zelanda.

¿Qué es la alimentación mediterránea? Comer muchas verduras de colores, fruta, pescado y marisco, judías y legumbres, frutos secos, semillas, aceite de oliva, aves, carbohidratos integrales y productos lácteos. Reduzca al mínimo los alimentos procesados, los hidratos de carbono “blancos”, las bebidas azucaradas, las golosinas, la comida para llevar y coma carne roja con menos frecuencia. Aunque todavía se está estudiando la relación entre nutrición y fertilidad, seguir este patrón dietético es muy beneficioso para la salud.

Elige muchos alimentos con carbohidratos integrales (marrones): son ricos en vitamina B y fibra dietética. A menos que seas celíaco o estés siguiendo una dieta baja en FODMAP, no necesitas alimentos sin gluten.

El pescado azul es la mejor fuente de grasas omega-3 de cadena larga, excelentes para la fertilidad y la salud en general. Incluya dos raciones de pescado azul a la semana, como salmón, atún, sardinas o caballa. Desde el punto de vista del mercurio, la mayoría de las variedades de pescado y marisco que se consumen habitualmente en Nueva Zelanda (incluido el atún en conserva) son seguras con unas 3-4 raciones a la semana.

Más Información
Cómo retrasar la fatiga a través de la alimentación

Investigación sobre la dieta para la endometriosis

Tabla 1. Macro y micronutrientes seleccionados de consumo diario recomendado para mujeres no embarazadas, embarazadas y lactantes (Katamay et al., 2007; Ares Segura et al., 2016; Kominiarek y Rajan, 2016; Mousa et al., 2019).

En general, en las directrices nutricionales para mujeres embarazadas se recomienda una mayor ingesta de macronutrientes (grasas, hidratos de carbono y proteínas) y micronutrientes (vitaminas y minerales). Además, existen directrices sobre la exclusión de determinadas fuentes de alimentos que pueden contener teratógenos (sustancias que se sabe que tienen efectos perjudiciales para el embrión), bacterias no seguras (por ejemplo, determinados productos lácteos o pescados), así como evitar el consumo de alcohol y cafeína (200 mg/día) (Plecas et al., 2014; Martin et al., 2016) y reducir la ingesta de sal (o cloruro sódico) (Katamay et al., 2007). Los denominados suplementos dietéticos también se recomiendan cuando el consumo dietético por sí solo no satisface las necesidades de nutrientes, como en mujeres que siguen una dieta vegetariana/vegana, que viven en climas fríos o con trastornos de malabsorción (Kominiarek y Rajan, 2016).