Fases de la formación protésica

Una buena fuerza en todo el cuerpo es necesaria para dominar el uso de las prótesis para amputados. El entrenamiento del muñón de la amputación es especialmente importante, ya que guía la prótesis y es un punto de partida para poder caminar bien y con seguridad. Hay muchas formas de que los amputados entrenen la fuerza

Se recomienda hacer de 6 a 12 repeticiones de cada ejercicio. Haga tantas repeticiones que sienta que la última repetición es pesada. Haga un breve descanso para que los músculos tengan tiempo de recuperarse. Repítelo 2-3 veces (= serie). A medida que mejore tu fuerza, puedes aumentar la resistencia. Utiliza entonces una banda elástica o pesas para hacer el ejercicio más pesado.

Sentadillas: Túmbese boca arriba con las rodillas flexionadas y el pie en el suelo. El muñón de la amputación puede descansar sobre una almohada o similar. Tire del estómago hacia dentro de modo que la parte inferior de la espalda quede presionada contra el suelo. Levanta la cabeza y la parte superior del cuerpo. Asegúrese de realizar un movimiento tranquilo y suave.

Sentadillas inclinadas: Túmbese boca arriba. Posición inicial como la descrita anteriormente. Sujete un brazo por detrás de la cabeza y el otro ligeramente hacia un lado. Levante la cabeza y la parte superior del cuerpo y gire en dirección a una rodilla. La parte inferior de la espalda se mantiene en el suelo.

¿Qué ejercicio es adecuado para fortalecer los abdominales?

Los abdominales son un ejercicio clásico de fortalecimiento del tronco: Túmbese boca arriba y apoye los pies en una pared de modo que las rodillas y las caderas queden dobladas en un ángulo de 90 grados. Contraiga los músculos abdominales. Levante la cabeza y los hombros del suelo.

Más Información
Realiza estos 5 ejercicios antes de levantarte de la cama

¿Cuál era una de las tres técnicas utilizadas para las amputaciones?

Se utilizaron tres técnicas diferentes para las amputaciones: la técnica oval, la incisión circular y la operación con colgajo.

¿Se pueden hacer sentadillas con una pierna ortopédica?

Este método de control permite que el pie protésico se apoye en el suelo y ayude al usuario a realizar muchas actividades diferentes, como ponerse de pie, sentarse, ponerse en cuclillas y hacer flexiones.

Ejercicios de fisioterapia para la pierna ortopédica

La amputación elimina la simetría natural del cuerpo. Las prótesis ayudan, pero volver a entrenar los músculos y desarrollar la fuerza para los nuevos patrones de movimiento que conlleva la pérdida de una extremidad lleva tiempo. El tronco es el núcleo de la mayoría de los movimientos corporales, especialmente los que proporcionan movilidad e independencia tras una amputación. Un tronco fuerte estabiliza el cuerpo cuando se está de pie, caminando e incluso sentado. Hemos reunido algunos ejercicios para empezar, junto con modificaciones para diferentes tipos de amputaciones.

Cuando se oye el término “músculos centrales”, inmediatamente se piensa en los abdominales, como el recto abdominal y los oblicuos. No es incorrecto, pero tampoco es del todo correcto. El tronco no sólo está formado por los abdominales. También incluye el multífido, los músculos de la espalda que se unen a las vértebras, y los glúteos y los músculos de la cadera.

Las abdominales por sí solas no proporcionan la fuerza necesaria para los movimientos dinámicos de la vida diaria. No es necesario trabajar todos los grupos musculares del tronco todos los días, pero un esfuerzo constante para trabajar los distintos músculos del tronco te mantendrá en el buen camino para mejorar el equilibrio y la movilidad.

Más Información
¿Qué ejercicios puedo hacer para mejorar o ralentizar el proceso degenerativo y en definitiva estar bien?

Ejercicio sin piernas

Este proyecto ha sido financiado por la Academia Americana de Ortesistas y Protesistas a través de una subvención del Departamento de Educación de EE.UU. (subvención número H235K080004). Sin embargo, esto no representa necesariamente la política del Departamento de Educación, y no debe asumir el respaldo del Gobierno Federal. Para más información sobre la Academia, visite nuestro sitio web en www.oandp.org.

Del Hospital de Rehabilitación del Estado de Nueva York, West Haverstraw, Nueva York. Los autores agradecen profundamente al Dr. Edward B. Schlesinger, Director Asociado de la División de Servicios Médicos del Departamento de Salud del Estado de Nueva York, sus inestimables críticas y sugerencias.

La rehabilitación del amputado se concentra en cuatro categorías: cuidados postoperatorios, adaptación de la prótesis, formación funcional y readaptación profesional. Los cuidados postoperatorios pretenden mitigar cualquier trauma psíquico, prevenir complicaciones quirúrgicas y preparar el muñón para la adaptación protésica. Ayuda al amputado a alcanzar cierta independencia antes de la colocación del miembro artificial, así como a reducir su dependencia total de la prótesis en caso de emergencia cuando ésta no pueda utilizarse. El ajuste de la prótesis incluye procedimientos mediante los cuales se selecciona y ajusta la prótesis adecuada para el individuo. La formación funcional incluye la instrucción y la práctica en el uso de la prótesis. La readaptación profesional abarca la preparación del amputado para la ocupación más adecuada a sus nuevas limitaciones. Puede incluir pruebas psicométricas y exploración prevocacional, formación profesional y orientación vocacional, escolarización y colocación. Este documento se ocupa principalmente de una sola de estas categorías de concentración, a saber, la formación funcional del amputado.

Más Información
Ejercicios para la fase intermedia tras una fractura distal de radio

Ejercicios preprotésicos

Como usuario de prótesis, trabajar para mejorar su equilibrio tiene beneficios que van más allá de la mera prevención de caídas. La mejora del equilibrio protésico supone una mejora significativa de la calidad de la marcha, lo que disminuye las lesiones y reduce el dolor lumbar.

El primer paso para mejorar el equilibrio es fortalecer el tronco. Esto no significa que sólo vaya a trabajar los abdominales. Por el contrario, el trabajo del tronco debe adoptar un enfoque holístico que incluya los abdominales, la zona lumbar y los músculos de la cadera.

Después de unos meses de trabajar el equilibrio, notará que cada paso que da con su pierna ortopédica es mucho más fuerte e intencionado. En la última sección de este artículo hablaremos de los ejercicios que fortalecen el tronco, pero antes comentaremos otros movimientos que también mejoran el equilibrio.

A continuación, con los pies juntos, levanta el pie del lado sano con la rodilla hacia delante o hacia un lado. Mantén la posición con los ojos abiertos (y fijos en un punto para mantener el equilibrio). A continuación, mantenga la misma posición con los ojos cerrados. Cambie de pie y repita 4 veces con cada pie.