Quiste del panadero

Más de 30 años de investigación y experiencia práctica hacen de la terapia del dolor Liebscher & Bracht lo que es hoy: un enfoque excepcional para tratar de forma natural las dolencias. Aprovechando la mecánica del cuerpo, ofrece a las personas la posibilidad de liberarse de sus molestias mediante técnicas únicas e increíblemente útiles. Todo ello sin tener que recurrir a medicamentos ni a operaciones.

Las rodillas son las articulaciones más grandes y complejas de nuestro cuerpo. Dado que estas articulaciones gigantes son esenciales para nuestra movilidad, nuestras rodillas reciben más que su parte justa de uso – lo que las deja propensas a lesiones y dolor. Aunque es más frecuente sufrir dolor en la parte delantera de la rodilla (síndrome de dolor patelofemoral), también puede producirse en la parte posterior.

La parte posterior de la rodilla se denomina hueco poplíteo. También llamada hough o fosa de la rodilla, este hueco en forma de diamante está relleno de grasa y delimitado por músculos y fascia. (La fascia es un tejido conjuntivo que recubre los huesos, los músculos y los tendones y ayuda a la movilidad). La parte posterior de la rodilla es una zona muy dinámica; muchos nervios y vasos pasan por el hueco poplíteo en su recorrido desde el muslo hasta la pierna.

¿Por qué me duele la parte posterior de la rodilla después de hacer deporte?

La mayoría de las veces, el dolor detrás de la rodilla se diagnostica como síndrome de dolor patelofemoral (SDPF). Patello es la rótula, es decir, la rótula. Femoral se refiere al fémur, que es el hueso del muslo y el dolor y el síndrome es PFPS, síndrome de dolor femororrotuliano. Suele ocurrir a corredores, ciclistas y excursionistas.

¿Por qué me duele la parte posterior derecha de la rodilla derecha?

Las causas son diversas. La articulación de la rodilla puede desgastarse con la edad, o puede lesionarse y romperse el ligamento o el cartílago. Dos afecciones frecuentes que provocan dolor detrás de la rodilla son una lesión del ligamento cruzado posterior y un quiste poplíteo (quiste de Baker).

Más Información
Usos y contraindicaciones de las técnicas de Kinesiotaping

¿Cómo deshacerse del dolor de rodilla después de hacer deporte?

El tratamiento incluye no correr hasta que desaparezca el dolor. También puede ayudar el uso de compresas frías, compresión y elevación. Medicamentos como el ibuprofeno pueden aliviar el dolor y reducir la inflamación. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento pueden ayudar a prevenir la rodilla de corredor.

Dolor posterior de rodilla

Algunas personas con síndrome de PFP tienen la rótula desalineada con el fémur. La rótula puede desalinearse o moverse a lo largo del fémur debido a debilidad muscular, traumatismo u otro problema. Si esto ocurre, la rótula no se desliza suavemente sobre el fémur cuando la rodilla se dobla y se endereza. La rótula se lesiona y esto causa el dolor del síndrome de la PFP.

El síndrome de dolor patelofemoral suele darse en personas que practican deportes que implican flexionar y estirar mucho la rodilla, como correr, montar en bicicleta y esquiar. También puede ocurrir en personas, sobre todo mujeres jóvenes, que no practican mucho deporte.

El síndrome de dolor patelofemoral causa dolor debajo y alrededor de la rodilla. El dolor suele empeorar al caminar, arrodillarse, ponerse en cuclillas, subir o bajar escaleras o correr. También puede doler después de estar sentado con la rodilla doblada durante mucho tiempo, como en un viaje largo en coche o en el cine.

Una persona con síndrome de dolor patelofemoral debe limitar o evitar por completo las actividades que le provocan dolor. A veces, lo único que se necesita es un cambio en el entrenamiento. Por ejemplo, alguien que suele correr por cuestas para entrenarse puede probar a correr por una superficie plana y blanda.

Más Información
Espondilosis marginal anterior: ¿Qué es?

Lesión Pcl

Tanto si eres corredor como si no, las rodillas y las articulaciones pueden crujir y doler de vez en cuando, pero el dolor en la parte posterior de la rodilla es diferente. Aunque puede que te sientas tentado a seguir corriendo o a pasar el rodillo de espuma hasta que te convenzas de que estás mejor, ignorar el dolor detrás de la rodilla ahora no te ayudará más adelante. Sigue leyendo para descubrir algunas de las causas más comunes del dolor crónico en la parte posterior de la rodilla y cómo solucionarlo para que puedas volver a correr en poco tiempo.

La afección: Si experimentas una rigidez repentina o dolor en la parte posterior de la rodilla al principio de la carrera que acaba remitiendo a los pocos minutos de empezar el entrenamiento, es posible que tengas una tendinitis en los isquiotibiales. Esto suele ocurrir en corredores que recorren distancias más largas y participan en carreras en carretera (como una media maratón o una maratón) y que, con el tiempo, no consiguen flexionar lo suficiente la cadera debido a la fatiga y a una técnica inadecuada. “A medida que corres, tus isquiotibiales se fatigan y ya no pueden desacelerar el pie para que no avance en el mismo movimiento repetitivo, por lo que empezarás a experimentar dolor detrás de la rodilla”, dice Jessica Greaux, D.C., biomecanista y fundadora de Press Play Performance Lab e Innersport Chiropractic en Berkeley, California. “El uso excesivo se produce cuando la parte inferior de la pierna se balancea hacia adelante como un péndulo y, por lo tanto, pone una tensión en los isquiotibiales una y otra vez durante una carrera larga”.

Más Información
Cuatro consejos para curar bien un esguince de tobillo

Estiramiento de isquiotibiales dolor de rodilla

Pruebas de laboratorioSi su médico sospecha de una infección o inflamación, es probable que le hagan análisis de sangre y, a veces, un procedimiento llamado artrocentesis, en el que se extrae una pequeña cantidad de líquido del interior de la articulación de la rodilla con una aguja y se envía a un laboratorio para su análisis.

TerapiaEl fortalecimiento de los músculos que rodean la rodilla la hará más estable. Su médico puede recomendarle fisioterapia o diferentes tipos de ejercicios de fortalecimiento en función de la afección específica que le esté causando dolor.

Si es físicamente activo o practica algún deporte, es posible que necesite ejercicios para corregir los patrones de movimiento que puedan estar afectando a sus rodillas y para establecer una buena técnica durante su deporte o actividad. También son importantes los ejercicios para mejorar la flexibilidad y el equilibrio.

Los soportes para el arco del pie, a veces con cuñas en un lado del talón, pueden ayudar a desviar la presión del lado de la rodilla más afectado por la artrosis. En algunos casos, pueden utilizarse distintos tipos de ortesis para proteger y apoyar la articulación de la rodilla.