Dolor en la parte superior interna del muslo

Si padece espasticidad, debe hacer fisioterapia todos los días para mover las articulaciones. Esto ayudará a estirar los músculos, manteniéndolos flexibles y reduciendo la posibilidad de contracturas. El fisioterapeuta colocará suavemente el miembro afectado en tantas posiciones diferentes como sea posible mediante técnicas de posicionamiento, movimiento pasivo y movimiento activo.

Es posible que le inyecten toxina botulínica tipo A directamente en el músculo. Las principales marcas utilizadas para este tratamiento son Botox, Dysport y Xeomin. La toxina botulínica tipo A actúa bloqueando la acción de los nervios sobre el músculo, reduciendo la capacidad del músculo para contraerse. Esto reduce el tono muscular (hace que el músculo esté menos tenso), lo que puede ayudarle a enderezar las extremidades.

El tratamiento debe ir acompañado de rehabilitación adicional, como fisioterapia, u otros tratamientos como entablillado o escayola, para garantizar que se mantiene la amplitud ganada en el músculo. A los tres o cuatro meses del tratamiento debe someterse a una evaluación y se le ofrecerán nuevas inyecciones si se consideran útiles.

¿Cuáles son las causas de las molestias en los muslos?

Causas del dolor de muslos

El dolor de muslos puede deberse a un problema óseo, muscular, vascular o nervioso. El dolor óseo puede deberse, por ejemplo, a una fractura de fémur o a una enfermedad como la osteoporosis (huesos frágiles). El dolor muscular puede deberse a un calambre, una distensión muscular o una tendinitis.

¿Por qué tengo un dolor constante en el muslo izquierdo?

El dolor de muslo puede deberse a lesiones articulares o musculares, problemas de riego sanguíneo, lesiones nerviosas o enfermedades subyacentes.

¿Cómo me quito el dolor del muslo izquierdo?

El calor o el hielo pueden ser beneficiosos en el tratamiento del dolor musculoesquelético. El hielo es más beneficioso si el problema del muslo está relacionado con una lesión. Puede probar el calor para aliviar el dolor si no hay inflamación y los síntomas no están relacionados con una lesión reciente. Nunca coloque hielo o calor directamente sobre la piel.

Más Información
Esguinces: traumatismos y lesiones: Abordaje en agudo

Dolor en la parte superior del muslo al caminar

Consejos para el cuidado de los calambres musculares en las piernas, distensiones, dolores crecientesY recuerde, póngase en contacto con su médico si su hijo desarrolla alguno de los síntomas de “Llame a su médico”.Descargo de responsabilidad: esta información sobre la salud es sólo para fines educativos. Usted, el lector, asume toda la responsabilidad del uso que haga de ella.

Seattle Children’s cumple las leyes federales y otras leyes de derechos civiles aplicables y no discrimina, excluye a las personas ni las trata de forma diferente por motivos de raza, color, religión (credo), sexo, identidad o expresión de género, orientación sexual, origen nacional (ascendencia), edad, discapacidad o cualquier otra condición protegida por las leyes federales, estatales o locales aplicables. La ayuda económica para los servicios médicamente necesarios se basa en los ingresos familiares y los recursos del hospital y se proporciona a los menores de 21 años cuya residencia principal se encuentre en Washington, Alaska, Montana o Idaho.

Dolor en la parte superior del muslo en ancianos

Hace años me diagnosticaron dolor crónico terminal. Sé cómo lidiar con gran parte de ella y ppl nunca sabrá cuando duele tan mal. Tengo nauseas y tiemblo por dentro… No puedo hablar ni respirar y es más de lo que puedo soportar. Yo llamo a eso severo…

Más Información
¿Cómo tratar el quiste de Baker? Guía para pacientes

Hoy, al sentir un dolor gravísimo sólo en el músculo superior delantero de la pierna derecha, supe que algo iba mal. Nunca había tenido este tipo de problema “no instigado” que causara tanto dolor. El primer ataque me puso en el suelo me dolía tanto y mi pierna derecha había cedido por completo y me senté, acostado, rodó por el suelo durante unos buenos 15 minutos (con los 3 Shitzus y 3 gatos que me rodean como si estuvieran en el día 42 de la huelga de alimentos y yo era lo más cercano a la carne) hasta que el dolor se había ido de mi pierna para que pudiera ponerse de pie, pero mi espalda baja todavía me tenía encorvado.

La tercera vez me causó el mismo dolor en la pierna derecha, pero aparentemente de la nada la parte baja de la espalda empezó a dolerme tanto que el dolor me obligó a ponerme en posición fetal en el suelo una vez más. Una vez que el dolor de la pierna disminuyó, sólo pude permanecer de pie un poco encorvado y el dolor lumbar aún no ha desaparecido.

Dolor en la parte externa del muslo al presionar

Los calambres en las piernas son incómodos, sin duda, pero la mayoría de nosotros los descartamos. Después de todo, es difícil alterarse por una afección conocida comúnmente como “calambre”, por la que tu madre te diría que comieras más plátanos. Pero cuando el dolor de piernas empieza a pararle los pies con regularidad, es hora de tomárselo en serio.

Más Información
¿Son buenas las chanclas en verano?

“El dolor de piernas es como el dolor de espalda, en el sentido de que millones de personas lo padecen”, afirma el Dr. Manesh Patel, cardiólogo de Duke. “La mayoría asume que todo el dolor de piernas es musculoesquelético o relacionado con los nervios, pero la gente necesita saber que algunas formas de dolor de piernas pueden ser el primer signo de enfermedad cardíaca”.

Este endurecimiento y estrechamiento de los vasos sanguíneos, denominado aterosclerosis, se produce en todo el cuerpo, pero en los pacientes con arteriopatía periférica puede manifestarse como dolor en las piernas, afirma el Dr. Patel. “Cuanto más se utilizan los músculos”, explica, “más flujo sanguíneo se necesita, pero ese flujo se restringe debido a la acumulación”, lo que provoca una sensación de calambre.

“Por desgracia”, dice el Dr. Patel, “las personas que padecen esta dolencia tienden a reducir su actividad física para evitar el dolor”, en lugar de consultar a su médico. Esto puede ser peligroso, porque las personas con arteriopatía periférica, sobre todo los fumadores y los diabéticos, corren el riesgo de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral mortales, y algunos casos graves pueden provocar la pérdida de una extremidad.