Espasticidad deutsch

La mano es una de las estructuras más complejas del cuerpo humano. Está diseñada para agarrar con fuerza, levantar objetos pesados y manipular objetos pequeños (como pasar un hilo fino por el ojo de una aguja diminuta). Formada por la muñeca, la palma y los dedos, cada mano contiene 27 pequeñas articulaciones, el mismo número de huesos y un montón de músculos, tendones y ligamentos. Toda esta complejidad hace que la mano sea un objetivo privilegiado de la artritis reumatoide (AR).

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica en la que el sistema inmunitario ataca por error el revestimiento de la membrana que rodea las articulaciones. Aunque la AR puede afectar a articulaciones y órganos de todo el cuerpo, suele atacar primero a las articulaciones más pequeñas, sobre todo las de la mano y la muñeca, así como las de los pies.

Muchas articulaciones están recubiertas por una membrana llamada membrana sinovial, que lubrica la articulación para que se mueva con más facilidad. Cuando se padece artritis reumatoide, la membrana sinovial se inflama, se espesa y produce un exceso de líquido articular. Es lo que se conoce como sinovitis. Este exceso de líquido, junto con las sustancias químicas inflamatorias liberadas por el sistema inmunitario, provoca hinchazón, daña el cartílago y ablanda el hueso de la articulación. El tejido inflamado puede estirar los ligamentos circundantes, lo que provoca deformidad e inestabilidad, según la Sociedad Americana de Cirugía de la Mano. La inflamación también puede debilitar y dañar los tendones. Los ligamentos son tejidos conjuntivos que unen dos huesos; los tendones son tejidos conjuntivos que unen el músculo al hueso.

¿Por qué no puedo estirar el brazo sin dolor?

Existen diferentes motivos por los que no puedes enderezar el brazo, algunos de los más comunes son: Articulación del codo luxada o hiperextendida. Fractura de los huesos que rodean el codo. Inflamación grave de los tendones que rodean el codo.

Más Información
Mi hijo tiene Síndrome de Sever ¿Qué hago?

¿Cuáles fueron sus primeros síntomas de espondilitis anquilosante?

Los primeros síntomas de la espondilitis anquilosante pueden incluir dolor de espalda y rigidez en la zona lumbar y las caderas, sobre todo por la mañana y tras periodos de inactividad. También son frecuentes el dolor de cuello y la fatiga. Con el tiempo, los síntomas pueden empeorar, mejorar o cesar a intervalos irregulares.

¿Cuáles son los síntomas de un atlas desalineado?

Los síntomas de un atlas desalineado incluyen dolores de cabeza, dolor en la mandíbula, el cuello y la espalda, y rigidez muscular. También es un desencadenante de migrañas. Un atlas desalineado también puede causar: Problemas de audición, por ejemplo, acúfenos, pérdida de audición, afecciones del oído interno.

Lista de comprobación de los síntomas de la espondilitis anquilosante

Durante un partido de fútbol, Frank intentaba alcanzar un balón suelto antes que un jugador contrario cuando sintió un dolor agudo en la parte posterior de la pierna izquierda. Se tiró al suelo, pero cuando intentó levantarse y caminar, volvió a caerse y tuvieron que ayudarle a salir del campo.

Tres músculos recorren la parte posterior de la pierna, desde el muslo hasta la rodilla -el bíceps femoral, el semitendinoso y el semimembranoso- y te ayudan a flexionar la rodilla y extender la cadera. Como grupo, se conocen como isquiotibiales. Cuando uno o varios de estos músculos se estiran demasiado y empiezan a desgarrarse, se produce una distensión de isquiotibiales, a veces llamada tirón de isquiotibiales.

Lo más probable es que si te tensas los isquiotibiales mientras corres, te des cuenta inmediatamente. Sentirás un dolor agudo y posiblemente un chasquido en la parte posterior de la pierna. No podrás seguir corriendo y es posible que te caigas.

Más Información
¿Qué es el lipedema y cuáles son sus causas?

Una distensión de isquiotibiales puede ser diagnosticada por un entrenador o por un fisioterapeuta. A menudo, también se acude al médico por una distensión de isquiotibiales. El médico te examinará la pierna y te hará preguntas sobre cómo se produjo la lesión y cuánto dolor sientes.

Espondilitis anquilosante

El húmero va desde la articulación del hombro hasta la del codo y debe ser lo suficientemente fuerte como para soportar una buena cantidad de peso cuando levante algo o empuje contra algo. Es uno de los tres grandes huesos del cuerpo. Sólo el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla) son más grandes y fuertes. Sin un húmero que funcione no se puede colocar la mano en el espacio ni utilizar el codo.

Se necesita bastante fuerza para romper el húmero y se trata de una lesión grave que elimina casi por completo las funciones del brazo. El lado positivo es que, al estar rodeado de músculo, el riego sanguíneo del hueso es excelente y tiene buena reputación para curarse.

La parte superior del brazo es tan musculosa que resulta bastante difícil palpar el hueso propiamente dicho. En esta guía nos ocuparemos de las lesiones del cuerpo tubular del húmero. El cuerpo del húmero puede romperse casi en cualquier parte de su longitud, aunque la fractura es más frecuente en la parte media del cuerpo y por debajo.

Existen diferentes patrones de fractura en función del mecanismo de lesión, pero todos implican una rotura completa alrededor de toda la circunferencia del hueso tubular. En los adultos es prácticamente imposible romper el tubérculo por un solo lado. Esto es significativo porque significa que cualquier rotura del húmero interrumpe la función del brazo. No se puede levantar ni girar el brazo por debajo de la rotura.

Más Información
Tengo trocanteritis crónica en la cadera derecha ¿Por qué puede ser?

Fisiopatología de la espasticidad

Síndrome del Navicular Accesorio: Cuando su hijo adolescente se queja de dolor en la parte interior del pie, justo encima del arco, es posible que tenga allí un hueso o cartílago adicional. Este hueso adicional es inofensivo, pero si irrita los huesos que lo rodean, requiere tratamiento.

Tendinitis de Aquiles: El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón. Puede soportar mucho estrés y actividad, pero puede romperse o empezar a romperse si corres y saltas mucho, o si estás mucho tiempo de pie. Puede aparecer dolor y rigidez, sobre todo por las mañanas.

Pie plano adquirido: Una serie de afecciones diferentes pueden crear un pie plano doloroso, por lo que los síntomas pueden variar de un paciente a otro. Puede tener dolor a lo largo de la parte interior del pie que empeora cuando camina o hace ejercicio, o puede sentir presión en el hueso exterior del tobillo. Si se trata de una lesión antigua, pueden formarse protuberancias dolorosas en el centro del pie.

Síndrome de pinzamiento anterior del tobillo: Cuando se forman espolones óseos en la parte delantera de la articulación del tobillo. Pueden causar pinzamiento de los nervios del interior del tobillo. Los médicos lo observan en atletas que tienen muchas lesiones pequeñas en el tobillo, sobre todo en futbolistas.