Cinética de eliminación

Las bacterias patógenas liberan una serie de proteínas diferentes cuya función es interferir con las defensas del huésped y permitir la invasión, persistencia y replicación bacteriana en el huésped. En muchos patógenos bacterianos, se utiliza el sistema de secreción de tipo III para inyectar estos factores de virulencia directamente en el citoplasma de la célula huésped. Las proteínas secretadas no tienen secuencias bien conservadas ni ningún tipo de secuencia señal común identificable que las dirija a la secreción. Esto hace que sea muy difícil identificar proteínas secretadas de este tipo sin investigación experimental, como puede hacerse en otros sistemas de secreción. En este estudio, desarrollamos un enfoque computacional para detectar factores de virulencia secretados a partir de secuencias de proteínas genómicas. Utilizamos este método para comparar las regiones N-terminales de proteínas de S. Typhimurium y de un patógeno vegetal, P. syringae, y demostramos que este enfoque es el método más eficaz de identificación computacional de proteínas secretadas de tipo III hasta la fecha. Además, utilizamos este enfoque para identificar un patrón de secuencia en estas proteínas que presumiblemente ayuda a dirigir las proteínas de virulencia al aparato de secreción de tipo III. Aportamos nuevas predicciones de proteínas secretadas en estos dos organismos, así como en el patógeno humano C. trachomatis. Una mejor comprensión de los factores de virulencia secretados en patógenos conducirá a nuevas formas de combatir importantes enfermedades infecciosas y permitirá comprender la compleja interacción entre patógeno y huésped.

¿Cuáles son las 4 vías de excreción de los medicamentos?

El hígado utiliza cuatro mecanismos de excreción de fármacos: metabolismo del fármaco, excreción en la bilis, eliminación fecal y recirculación enterohepática.

¿Cuáles son las 3 vías principales de eliminación de fármacos?

Estos órganos o estructuras utilizan vías específicas para expulsar un fármaco del cuerpo, son las denominadas vías de eliminación: Orina. Lágrimas. Transpiración.

¿Cuáles son los distintos tipos de eliminación de drogas?

La eliminación de fármacos es la eliminación del organismo de un fármaco administrado. Se lleva a cabo de dos maneras: por excreción de un fármaco no metabolizado en su forma intacta o por biotransformación metabólica seguida de excreción.

Más Información
Esguince de tobillo: Fisioterapia y evidencia científica

Semivida de eliminación

En farmacología se entiende por eliminación o excreción de un fármaco cualquiera de los diversos procesos por los que un fármaco es eliminado (es decir, depurado y excretado) de un organismo, ya sea en forma inalterada (moléculas no unidas) o modificado como metabolito. El riñón es el principal órgano excretor, aunque existen otros como el hígado, la piel, los pulmones o estructuras glandulares, como las glándulas salivales y las glándulas lagrimales. Estos órganos o estructuras utilizan vías específicas para expulsar un fármaco del organismo, son las denominadas vías de eliminación:

Los fármacos se excretan del riñón por filtración glomerular y por secreción tubular activa siguiendo los mismos pasos y mecanismos que los productos del metabolismo intermediario. Por lo tanto, los fármacos que son filtrados por el glomérulo también están sujetos al proceso de reabsorción tubular pasiva. La filtración glomerular sólo eliminará aquellos fármacos o metabolitos que no estén unidos a proteínas presentes en el plasma sanguíneo (fracción libre) y muchos otros tipos de fármacos (como los ácidos orgánicos) son secretados activamente. En los túbulos contorneados proximal y distal, los ácidos no ionizados y las bases débiles se reabsorben de forma activa y pasiva. Los ácidos débiles se excretan cuando el líquido tubular se vuelve demasiado alcalino, lo que reduce la reabsorción pasiva. Lo contrario ocurre con las bases débiles. Los tratamientos de intoxicación utilizan este efecto para aumentar la eliminación, alcalinizando la orina y provocando una diuresis forzada que favorece la excreción de un ácido débil, en lugar de su reabsorción. Como el ácido está ionizado, no puede atravesar la membrana plasmática y volver al torrente sanguíneo, sino que se elimina con la orina. La acidificación de la orina tiene el mismo efecto para los fármacos débilmente básicos.

Más Información
Tengo dolor en la rodilla estando en reposo y al flexionarla: ¿Qué podría ser?

Proceso farmacocinético de absorción

ResumenObjetivos/hipótesisNuestro objetivo era definir el nivel de glucemia a partir del cual empieza a disminuir la secreción pancreática de insulina, en particular la liberación de insulina en la primera fase.MétodosSe midieron las concentraciones de glucosa e insulina en plasma durante un IVGTT en 553 hombres con concentraciones de glucosa en plasma en ayunas no diabéticos. En 466 de los hombres también se estimó el péptido C. La secreción de insulina IVGTT en las fases primera y última se evaluó mediante: (i) la respuesta de insulina circulante; (ii) el análisis de deconvolución de parámetros poblacionales de las concentraciones plasmáticas de péptido C; y (iii) un modelo combinado que utilizaba tanto las concentraciones de insulina como de péptido C. A medida que aumentaba la glucosa plasmática en ayunas (FPG), la secreción de insulina en la primera fase del IVGTT disminuía en un 73%, 71% y 68% para los tres métodos respectivamente. Los valores de FPG en los que comenzó este descenso, determinados por regresión de punto de cambio, fueron 4,97, 5,16 y 5,42 mmol/l respectivamente. La sensibilidad de la secreción de insulina de fase tardía a la glucosa disminuyó a concentraciones de FPG superiores a 6,0 mmol/l. La eliminación de insulina, pero no la sensibilidad a la insulina, varió con la FPG.Conclusiones/interpretaciónEl intervalo de FPG sobre el que comienza la pérdida progresiva de la respuesta de primera fase puede ser tan bajo como 5,0 a 5,4 mmol/l, con respuestas de insulina de fase tardía que disminuyen en concentraciones de FPG superiores a 6,0 mmol/l.

Absorción de fármacos

En farmacología se entiende por eliminación o excreción de un fármaco cualquiera de los diversos procesos por los que un fármaco es eliminado (es decir, depurado y excretado) de un organismo, ya sea en forma inalterada (moléculas no unidas) o modificado como metabolito. El riñón es el principal órgano excretor, aunque existen otros como el hígado, la piel, los pulmones o estructuras glandulares, como las glándulas salivales y las glándulas lagrimales. Estos órganos o estructuras utilizan vías específicas para expulsar un fármaco del organismo, son las denominadas vías de eliminación:

Más Información
Ciatica o ciatalgia izquierda y su relación con la disfunción de riñón

Los fármacos se excretan del riñón por filtración glomerular y por secreción tubular activa siguiendo los mismos pasos y mecanismos que los productos del metabolismo intermediario. Por lo tanto, los fármacos filtrados por el glomérulo también están sujetos al proceso de reabsorción tubular pasiva. La filtración glomerular sólo eliminará aquellos fármacos o metabolitos que no estén unidos a proteínas presentes en el plasma sanguíneo (fracción libre) y muchos otros tipos de fármacos (como los ácidos orgánicos) son secretados activamente. En los túbulos contorneados proximal y distal, los ácidos no ionizados y las bases débiles se reabsorben de forma activa y pasiva. Los ácidos débiles se excretan cuando el líquido tubular se vuelve demasiado alcalino, lo que reduce la reabsorción pasiva. Lo contrario ocurre con las bases débiles. Los tratamientos de intoxicación utilizan este efecto para aumentar la eliminación, alcalinizando la orina y provocando una diuresis forzada que favorece la excreción de un ácido débil, en lugar de su reabsorción. Como el ácido está ionizado, no puede atravesar la membrana plasmática y volver al torrente sanguíneo, sino que se elimina con la orina. La acidificación de la orina tiene el mismo efecto para los fármacos débilmente básicos.