Dolor en la parte superior de la espalda

Uno de los aspectos más desafortunados de envejecer es que las articulaciones empiezan a desgastarse, a menudo sin motivo. Este desgaste de las articulaciones no sólo es común en las rodillas y las caderas, sino también en la columna vertebral. La razón exacta por la que las articulaciones de la columna comienzan a desgastarse no se conoce y puede ser una combinación de factores, como levantar mucho peso, tener antecedentes familiares de problemas de columna o sufrir una lesión en la columna. Este desgaste es una forma de artritis, que es cuando el cartílago de las articulaciones de la columna vertebral empieza a desgastarse. Independientemente de la causa, es bien sabido que la artritis de la columna vertebral suele aumentar con la madurez sin ninguna razón que pueda identificarse.

A sus 78 años, Jan Greer quería mantenerse activa y atlética. Las hernias discales, la estenosis y otros problemas degenerativos de la espalda le causaban un dolor insoportable. Cuando el dolor se hizo demasiado insoportable, acudió al Johns Hopkins.

Por lo general, esta artritis de la columna vertebral no duele ni causa síntomas y no hay que hacer nada. Si causa síntomas, el tratamiento depende de la gravedad de los mismos. Si los síntomas son sólo rigidez y dolor, se tratan con calor o hielo y un programa de estiramientos suaves del cuello. Si no se alivia el dolor, la medicación puede ayudar a aliviar los síntomas hasta que remita el dolor.

¿Cuál es la causa del dolor intenso detrás del omóplato derecho?

Este tipo de dolor suele estar causado por una distensión muscular, resultado de un uso excesivo. También puede ocurrir si duermes en una posición extraña o tienes una mala postura. Si el dolor en o bajo el omóplato no desaparece con tratamiento casero en pocos días, también puede ser señal de afecciones más graves en los pulmones o la vesícula biliar.

Más Información
Problemas músculo: esqueléticos en los fisioterapeutas

¿Qué indica el dolor en el omóplato derecho?

El dolor en el hombro y el brazo derechos suele deberse a lesiones musculares, tendinosas o ligamentosas. También puede producirse como consecuencia de daños en los nervios periféricos de esas zonas. En ocasiones, un dolor inexplicable en el hombro y el brazo puede ser una señal de alarma de un infarto de miocardio, que es una urgencia médica.

¿Cuándo debo preocuparme por el dolor en el omóplato derecho?

Cualquier dolor de espalda u hombro que persista unas semanas o interfiera en las actividades cotidianas debe ser evaluado por un médico. Si el dolor es intenso o va acompañado de otros síntomas de alarma -como dolor de cabeza, hormigueo, debilidad o náuseas-, busca atención médica inmediata.

Dolor detrás del omóplato

El dolor de espalda es ahora uno de los síntomas clave de Omicron, una de las principales variantes del SRAS-CoV-2 en circulación. Los datos procedentes de Sudáfrica, donde se identificó por primera vez la variante, sugerían que las personas que contraen Omicron suelen desarrollar dos grupos de síntomas -dolor de garganta, congestión nasal y tos- y también dolor muscular, especialmente lumbalgia. Algunos han descrito este dolor de espalda como calambres menstruales intensos, cálculos renales o espasmos musculares.

La pandemia ha confinado a muchos de nosotros en nuestros hogares, y millones de personas trabajan en condiciones de hacinamiento no diseñadas ergonómicamente para garantizar una espalda sana. Incluso cuando la gente no ha tenido que trabajar en casa, en general se ha movido menos y muchos de nosotros hemos pasado más tiempo sentados que en otras épocas de nuestra vida.

Más Información
¿Como aliviar el dolor en el manguito rotador?

Ejercicios para aliviar el dolor lumbar

Tener dolor debajo o cerca del omóplato -el hueso triangular que forma la parte posterior del hombro- puede limitar los movimientos del brazo e interferir en las actividades cotidianas. Este dolor puede ser agudo o quemante, por ejemplo entre la columna vertebral y el omóplato, o sensible o doloroso en el hombro o en la parte superior de la espalda. A continuación se exponen algunas de las posibles causas de este dolor.

Estar sentado durante mucho tiempo en una mala postura puede provocar cambios estructurales en la columna vertebral que acaben causando dolor debajo del omóplato. Encorvar la espalda, inclinar la cabeza hacia abajo o sentarse de lado -trabajando detrás de un escritorio o leyendo desde un teléfono móvil, por ejemplo- puede debilitar los músculos y ejercer presión sobre los discos, músculos y ligamentos de la columna vertebral. Este desequilibrio rutinario puede contribuir al dolor en la parte superior de la espalda.

Levantar peso por encima de la cabeza sin la técnica adecuada puede dejar la parte superior de la espalda y los hombros expuestos a lesiones. Si levanta un objeto demasiado pesado, o si el objeto se mantiene alejado del cuerpo con la columna vertebral desalineada, puede ejercer una presión indebida en la parte superior de la espalda. Levantar objetos demasiado pesados por encima de la cabeza puede provocar distensiones musculares o esguinces de ligamentos, o bien lesionar la articulación del hombro o la columna vertebral, lo que podría derivar en dolor debajo o cerca del omóplato.

Alivio del dolor en el omóplato

El dolor bajo el omóplato puede ser un dolor agudo o quemante cerca de la columna vertebral, o más bien una sensación de dolor profundo que se extiende por el hombro o la parte superior de la espalda. Cuando el dolor de omóplato persiste, puede afectar a la calidad de vida y limitar los movimientos del brazo y la espalda. Aquí tienes 5 ideas que pueden ayudarte a aliviar el dolor.

Más Información
Consejos para prevenir la epitrocleitis o codo de golfista

Si el dolor debajo del omóplato aparece sin signos de urgencia, la mayoría de las personas pueden intentar aliviar el dolor por sí mismas con tratamientos de autocuidado. Leer Tratamientos precoces para el dolor en la parte superior de la espalda

Si el dolor empeora al realizar determinados movimientos o actividades físicas, como las tareas domésticas o el ejercicio, descanse uno o dos días. Hacer una pausa en la actividad física puede ayudar a reducir el dolor y evitar el uso excesivo. Sin embargo, no dejes de hacer actividad durante demasiado tiempo ni por completo. Muchas personas afirman que una vida sedentaria empeora el dolor en la parte superior de la espalda. Permanecer demasiado tiempo en una misma postura, como sentado detrás de un escritorio, también puede agravar los síntomas. Intenta hacer descansos frecuentes y cambiar de postura para permitir un “reajuste” antes de volver a sentarte.