Todos los músculos del cuerpo humano

El objetivo de este estudio era aclarar la morfología y topografía del dilatador narigudo vestibular, el dilatador narigudo anterior y la parte alar del nasal. También se describen las variaciones anatómicas en las relaciones topográficas con el fin de proporcionar datos fundamentales para comprender las funciones musculares nasales. Se realizaron exámenes anatómicos e histológicos en 40 especímenes de cadáveres embalsamados de adultos coreanos. El músculo dilator naris vestibularis (denominado así por los presentes autores) estaba situado entre la piel externa y vestibular del lóbulo alar. Las fibras musculares irradiaban a lo largo del vestíbulo nasal en forma de cúpula. El músculo dilatador del naris anterior se originaba en las superficies frontales de la mitad lateral del crus lateral y el cartílago alar accesorio adyacente al crus lateral. La extensión de la inserción inferior del músculo dilatador del tabique anterior se situaba en el surco alar. La parte alar del nasal se originaba con la parte transversa del nasal del maxilar. Ascendía para unirse al surco alar y a la superficie profunda adyacente de la piel externa del lóbulo alar. Estos hallazgos pueden aportar los conocimientos anatómicos necesarios para comprender la estructura y la función de estos músculos nasales, por ejemplo durante una rinoplastia u otras intervenciones quirúrgicas de la cara.

Nervio dilatador del naris

Se cree que el calibre de la vía aérea superior depende de su anatomía/colapsabilidad pasiva y de la activación de los músculos dilatadores faríngeos. Durante los periodos de vigilia, la vía aérea superior más colapsable en la apnea obstructiva del sueño (AOS) aumenta la actividad de los músculos dilatadores a través de un reflejo de presión negativa.

Más Información
Me golpee el empeine y se me hizo un bulto: aún permanece el bulto y el dolor al tocarme ¿Qué puedo hacer?

Se planteó la hipótesis de una correlación directa entre la presión crítica de cierre (Pcrit), como medida de anatomía/colapsabilidad, y la actividad electromiográfica (EMG) de la EMG del geniogloso (GG-EMG) y la EMG del tensor palatino (TP-EMG). También se examinó la relación entre estos índices y la resistencia faríngea (Rphar).

En el estudio participaron ocho varones con una edad media de 48 (rango intercuartílico 46-52) años con SAOS, y un índice de apnea/hipopnea de 75 (65-101)-hr-1 en dos noches respirando normalmente y con presión positiva nasal continua en las vías respiratorias (nCPAP). La Pcrit se midió durante el sueño sin movimientos oculares rápidos con nCPAP utilizando reducciones breves e incrementales de la presión de la mascarilla. El GG-EMG y el TP-EMG se midieron respiración a respiración, despiertos, durante el inicio del sueño y con nCPAP. El Rphar se midió utilizando las presiones y el flujo de las vías respiratorias.

Músculo naris compresor

Técnicas miniinvasivas en rinoplastia Capítulo revisado por pares de acceso abierto Toxina botulínica en el área nasal Escrito por Diego Schavelzon, Guillermo Blugerman, Gabriel Wexler y Lorena Martínez Revisado: 30 de noviembre de 2015 Publicado: 9 de marzo de 2016 DOI: 10.5772/62070 DESCARGAR GRATIS Compartir Citar Citar este capítulo Hay dos formas de citar este capítulo: 1. Elija el estilo de citación Seleccione el estilo

2. Propiedades de la toxina botulínicaClostridium Botulinum son bacterias que producen diferentes tipos de toxinas. Se han identificado siete tipos, conocidos como A, B, C, D, E, F y G. Todas ellas producen denervación y atrofia de los músculos. La más potente es la toxina A, siendo el tratamiento electivo de muchas distonías. El tipo B también está disponible para uso médico; tiene un efecto más rápido pero más corto (Myobloc ®).Nos referimos a nuestra experiencia con la toxina A comercializada por Allergan con el nombre de BOTOX® (otros productos difieren en farmacodinámica y farmacocinética).

Más Información
Indicaciones del uso de bolas chinas: ¿cuándo se deben usar las bolas chinas?

3. La toxina botulínica se comercializa en forma de polvo cristalizado que contiene 100 UI por vial. La reconstitución debe realizarse con solución salina estéril y sin conservantes. La concentración final del producto depende del volumen utilizado para la reconstitución. Para uso cosmético en la zona nasal, se recomienda reconstituir la toxina con 1 ml de solución salina por vial. El fabricante recomienda el uso dentro de 4 HS después de la reconstitución, pero la experiencia ha demostrado que la solución reconstituida no pierde eficacia si se conserva en un frigorífico a 4°C. Nos gusta utilizar jeringas de 0,3 ml con aguja de 30 G (Ultrafine II. Becton Dickinson-BD) para una aplicación precisa. Estas jeringas no tienen espacio muerto por lo que no se pierde solución y permite una mejor dosificación, aspecto fundamental en la zona nasal.La toxina botulínica puede inyectarse por vía intramuscular, subcutánea o intracuticular. Se puede aplicar crema anestésica localmente si el paciente es hipersensible. Otra forma de reducir el dolor es utilizar compresas frías.

Nariz humana

Nuestro objetivo era evaluar los efectos separados del flujo de aire nasal y la resistencia sobre la actividad de los músculos dilatadores nasales [alae nasi (AN)]. Se registraron el flujo de aire nasal y el electromiograma de los AN en reposo y durante ejercicios de intensidad progresiva a 60, 120 y 150-180 W en 10 sujetos sanos que respiraban por vía nasal en todas las condiciones. La actividad de los músculos AN aumentó linealmente en función del aumento de la ventilación nasal por minuto evocado por el ejercicio de intensidad progresiva (r = 0,99; P < 0,002). Se produjeron cambios recíprocos en el flujo de aire nasal y la resistencia mediante la sustitución subrepticia de 12-15 respiraciones de 79% de He-21% de O2 por aire en reposo y durante el ejercicio. El cambio a He-O2 redujo la resistencia de las vías respiratorias (rinomanometría anterior) en un ~30% en reposo y un 40-60% durante el ejercicio. El He- O2 no modificó significativamente el flujo nasal ni las actividades de la AN en condiciones de reposo. Por el contrario, el He-O2 aumentó el flujo nasal y redujo el electromiograma de la NA en un 25-50% durante el ejercicio (p < 0,05). Los resultados sugieren que las actividades de los músculos AN durante la respiración nasal están reguladas por mecanismos que siguen la resistencia de las vías respiratorias o el nivel de turbulencia del flujo. El aumento de las actividades del músculo AN durante el ejercicio probablemente ayuda a garantizar la permeabilidad de las vías respiratorias nasales ante las considerables presiones de colapso que prevalecen en estas condiciones.

Más Información
Hormona calcitonina