Función ósea de la rótula

ResumenLa rótula es una localización infrecuente para la aparición y el desarrollo de cáncer. La mayoría de los tumores de la rótula son benignos, con una incidencia significativa de tumores de células gigantes y condroblastoma. Sin embargo, con el desarrollo de las modernas tecnologías de diagnóstico, aparecen muchos otros tipos histológicos que plantean retos de diagnóstico y tratamiento. En este artículo, revisamos los tipos histológicos de tumores rotulianos primarios de los que se tiene constancia. En concreto, se tratarán la epidemiología, la sintomatología, la imagenología, la histopatología y las opciones de tratamiento de estas lesiones histológicas, respectivamente. Dado que cada vez se presta más atención al diagnóstico y el tratamiento de estas lesiones, la disponibilidad de información integrada sobre los tumores rotulianos primarios adquiere mayor importancia.

Kai Ma o Ming Lu.Información adicionalIntereses contrapuestosLos autores declaran que no tienen intereses contrapuestos.Contribuciones de los autoresSMZ buscó los artículos, extrajo la información de investigación de dichos artículos y redactó el manuscrito. LM y WYX revisaron el manuscrito. MK y ZZ revisaron la estructura del manuscrito. Todos los autores leyeron y aprobaron el manuscrito final.Kai Ma y Ming Lu contribuyeron por igual a este trabajo.Derechos y permisos

¿Cómo se llama el hueso de la rótula?

La rótula es el hueso pequeño situado delante de la rodilla y se apoya en la articulación de la rodilla cuando ésta se dobla. El peroné es un hueso más corto y delgado que discurre paralelo a la tibia por su parte externa.

Más Información
Ganglio nervioso

¿Es patelar o rótula?

La rótula es un pequeño hueso triangular. Es sólo una de las muchas partes que componen la articulación de la rodilla. Otras partes son los músculos, los ligamentos y los huesos de la pierna. La rótula sirve de palanca a los músculos para flexionar y estirar la pierna.

¿La rótula es plural o singular?

Definición de rótula

sustantivo, plural pa-tel-las, pa-tel-lae [puh-tel-ee]. Anatomía. Hueso plano y móvil situado en la parte anterior de la rodilla; rótula.

¿Es la rótula un hueso plano?

La rodilla está formada por cuatro huesos. El fémur o hueso del muslo es el hueso que conecta la cadera con la rodilla. La tibia conecta la rodilla con el tobillo. La rótula es el hueso pequeño situado delante de la rodilla y se apoya en la articulación cuando ésta se dobla. El peroné es un hueso más corto y delgado que discurre paralelo a la tibia por su parte exterior. La articulación actúa como una bisagra pero con cierta rotación.

La rodilla es una articulación sinovial, lo que significa que está revestida de membrana sinovial. La membrana sinovial produce un líquido que lubrica y nutre el interior de la articulación. El cartílago articular es la superficie lisa del extremo del fémur y la tibia. Es el daño a esta superficie lo que causa la artritis.

La tibia, el segundo hueso más grande del cuerpo, es el hueso que soporta el peso de la pierna. Los meniscos cubren de forma incompleta la superficie superior de la tibia donde se articula con el fémur. Los meniscos actúan como amortiguadores, protegiendo la superficie articular de la tibia y ayudando a la rotación de la rodilla.

Más Información
Empieza por los cimientos: tus pies

Esquema óseo de la rótula

Una fractura rotuliana es una rotura de la rótula, el pequeño hueso situado en la parte delantera de la rodilla. Dado que la rótula actúa como un escudo para la articulación de la rodilla, es vulnerable a la fractura si se cae directamente sobre la rodilla o se golpea contra el salpicadero en una colisión de vehículos. Una fractura de rótula es una lesión grave que puede dificultar o incluso impedir enderezar la rodilla o caminar.

Algunas fracturas rotulianas simples pueden tratarse con una escayola o férula hasta que el hueso se cure. Sin embargo, en la mayoría de las fracturas rotulianas, los trozos de hueso se desplazan de su sitio cuando se produce la lesión. Para estas fracturas más complicadas, es necesaria la cirugía para restaurar y estabilizar la rótula y permitir el retorno de la función.

La rótula es un hueso pequeño situado delante de la articulación de la rodilla, donde se unen el fémur y la tibia. Protege la rodilla y conecta los músculos de la parte anterior del muslo con la tibia.

Los extremos del fémur y la parte inferior de la rótula están recubiertos de una sustancia lisa llamada cartílago articular. Este cartílago ayuda a que los huesos se deslicen fácilmente entre sí al mover la rodilla.

Más Información
Vendaje funcional: Definición y ejemplo de aplicación

Localización de la rótula

La rótula es el hueso sesamoideo más grande de nuestro cuerpo. Otros huesos sesamoideos podrían encontrarse en los tendones de los músculos flexores de los dedos de la mano y del pie en las regiones de mayor tensión de flexión y fricción. El sesamoideo está incorporado en el tendón del músculo cuádriceps femoral y reduce notablemente su fricción sobre la superficie rotuliana del fémur durante la extensión activa de la parte inferior de la pierna, protegiendo tanto el tendón del cuádriceps como el cartílago del fémur1. Otra función del hueso sesamoideo es la redirección del vector de tracción del músculo en el punto de inserción, para que la acción del músculo sea más eficaz. En concreto, la rótula aumenta la eficacia del cuádriceps femoral durante la extensión de la parte inferior de la pierna en aproximadamente un 40%2.

Hay que tener en cuenta que la superficie articular de la rótula no es totalmente congruente con la superficie rotuliana del fémur1 y que el área de contacto entre el fémur y la rótula cambia significativamente durante los movimientos de flexión-extensión de la rodilla2.