Efecto placebo negativo

Un placebo (/pləˈsiːboʊ/ plə-SEE-boh) es una sustancia o tratamiento diseñado para no tener ningún valor terapéutico[1]. Entre los placebos más comunes se encuentran los comprimidos inertes (como las pastillas de azúcar), las inyecciones inertes (como la solución salina), la cirugía simulada[2] y otros procedimientos[3].

En general, los placebos pueden afectar a la forma en que los pacientes perciben su enfermedad y estimular los procesos químicos del organismo para aliviar el dolor[4] y algunos otros síntomas,[5] pero no tienen ningún efecto sobre la enfermedad en sí[6][4]. Las mejoras que experimentan los pacientes tras ser tratados con un placebo también pueden deberse a factores no relacionados, como la regresión a la media (un efecto estadístico en el que es probable que a una medida inusualmente alta o baja le siga otra menos extrema)[4]. [4] El uso de placebos en medicina clínica plantea problemas éticos, sobre todo si se disfrazan de tratamiento activo, ya que introducen la deshonestidad en la relación médico-paciente y eluden el consentimiento informado[7]. Aunque antes se suponía que este engaño era necesario para que los placebos tuvieran algún efecto, existen pruebas de que los placebos pueden tener efectos subjetivos incluso cuando el paciente es consciente de que el tratamiento es un placebo (lo que se conoce como placebo abierto)[8].

¿Qué es un placebo?

Un placebo es una réplica externa exacta de un medicamento que, sin embargo, no contiene ninguna sustancia farmacológicamente activa.

¿Cuál es el efecto placebo?

Curiosamente, la mediana calculada del efecto placebo es del 21,4 por ciento (calculado como el porcentaje de la respuesta al placebo respecto al efecto del grupo verum) y se acerca bastante a lo que Hróbjartsson y Gøtzsche denominan el “verdadero” efecto placebo del 20 por ciento.

¿De dónde procede el término placebo?

La palabra “placebo” procede del latín y significa “complaceré”; originalmente, el término procede de la Biblia traducida al latín, del Antiguo Testamento. Allí dice, en el Salmo 116:9: “Placebo domino in regione vivorum…” – “Complaceré al Señor en la tierra de los vivos.

Más Información
Diagnóstico de artrosis o desgaste del pulgar: Cómo saber si la padeces

Efecto nocebo

La mente puede ser una poderosa herramienta de curación cuando se le da la oportunidad. La idea de que el cerebro puede convencer al cuerpo de que un tratamiento falso es real -el llamado efecto placebo- y estimular así la curación existe desde hace milenios. Ahora la ciencia ha descubierto que, en las circunstancias adecuadas, un placebo puede ser tan eficaz como los tratamientos tradicionales.

Los placebos no reducen el colesterol ni reducen un tumor. Los placebos actúan sobre síntomas modulados por el cerebro, como la percepción del dolor. “Los placebos pueden hacerle sentir mejor, pero no le curarán”, dice Kaptchuk. “Se ha demostrado que son más eficaces para afecciones como el tratamiento del dolor, el insomnio relacionado con el estrés y los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, como la fatiga y las náuseas”.

Durante años, el efecto placebo se consideró un signo de fracaso. El placebo se utiliza en los ensayos clínicos para comprobar la eficacia de los tratamientos y se emplea con mayor frecuencia en los estudios farmacológicos. Por ejemplo, las personas de un grupo reciben el fármaco real, mientras que las otras reciben un fármaco inactivo, o placebo. Los participantes en el ensayo clínico no saben si reciben el fármaco real o el placebo. De esta forma, los investigadores pueden medir si el fármaco funciona comparando cómo reaccionan ambos grupos. Si ambos tienen la misma reacción -mejoría o no-, se considera que el fármaco no funciona.

Significado del placebo

Tabla 2 Resultados del metanálisis de efectos aleatorios y del análisis de metarregresiónTabla de tamaño completoNi la afección/diagnóstico del paciente (p. ej., fibromialgia, cáncer, tabaquismo; aumento de τ2 = 4,5%, I2 = 93,8) ni el dominio del resultado (p. ej., dolor, náuseas, abandono del tabaquismo; aumento de τ2 = 0,7%, I2 = 93,5) fueron factores importantes en la reducción de la varianza entre estudios. Sin embargo, el hecho de que la afección fuera crónica o no redujo ligeramente la varianza entre estudios (pendiente = 0,69; IC del 95%: 0,49 a 0,96; reducción de τ2 = 3,0%); las afecciones crónicas tuvieron una PCE significativamente menor.Efectos contextuales proporcionales y efecto placeboComo se ilustra en la Fig. 3, hubo una asociación entre la PCE y el efecto placebo correspondiente, estimado como DME e informado en la revisión Cochrane [14], donde la PCE aumentó con un efecto placebo creciente (pendiente = 1,55; IC del 95%: 1,07 a 2,24).

Más Información
INDIBA ACTIV: Conoce cuáles son sus efectos: indicaciones y contraindicaciones

Fig. 3Gráfico de regresión meta que ilustra la asociación entre el PCE y el efecto placebo (DME). Una DME mayor indica un efecto placebo mayor. (k = 186). PCE, efecto contextual proporcional; DME, diferencia de medias estandarizadaImagen a tamaño completoRiesgo de sesgo entre los estudiosEl riesgo de sesgo de los estudios pequeños entre los ensayos se evaluó mediante el funnel plot, seguido de la prueba de Egger [22]. El funnel plot era asimétrico (Fig. 4), lo que confirmó la prueba de Egger (p < 0,001). Los estudios pequeños tendían a mostrar PCE más pequeños. Además, el funnel plot mostraba una línea vertical de puntos (ln[PCE] = – 4,6) que indicaba los ensayos en los que el grupo de intervención o el grupo placebo no mostraban mejoría o empeoraban, lo que requería un ajuste en forma de la imputación descrita de un efecto pequeño del tratamiento. En cuanto a la sensibilidad, al comparar la estimación de efectos fijos para el PCE con la estimación de efectos aleatorios, el PCE aumentó de 0,54 (IC del 95%: 0,46 a 0,64) a 0,82 (IC del 95%: 0,80 a 0,83). Esto indica una discrepancia entre los modelos de efectos aleatorios y fijos. Sin embargo, una inspección visual posterior del gráfico en embudo no indicó un sesgo importante de estudios pequeños.

Más Información
Auto masaje visceral con pelota de espuma

Efecto placebo wikipedia

Los artículos de Verywell Mind son revisados por médicos certificados y profesionales de la salud mental. Los revisores médicos confirman que el contenido es exhaustivo y preciso, y que refleja las últimas investigaciones basadas en la evidencia. El contenido se revisa antes de su publicación y tras actualizaciones sustanciales. Más información.

La mente puede engañarle haciéndole creer que un tratamiento falso tiene resultados terapéuticos reales, un fenómeno conocido como efecto placebo. En algunos casos, los placebos pueden ejercer una influencia lo bastante poderosa como para imitar los efectos de tratamientos médicos reales.

El efecto placebo es un fenómeno en el que algunas personas experimentan un beneficio tras la administración de una sustancia o tratamiento inactivo parecido. Esta sustancia, o placebo, no tiene ningún efecto médico conocido y puede presentarse en forma de pastilla (píldora de azúcar), inyección (solución salina) o líquido consumible.

En la mayoría de los casos, la persona no sabe que el tratamiento que está recibiendo es en realidad un placebo. En cambio, cree que ha recibido el tratamiento real. El placebo está diseñado para que parezca exactamente igual que el tratamiento real, pero la sustancia no tiene ningún efecto real sobre la enfermedad que pretende tratar.