¿Qué se considera un exceso de leche materna?

A veces puedes tener la sensación de que estás produciendo demasiada leche materna, sobre todo en las primeras semanas de lactancia. Sigue leyendo para saber si realmente tienes un exceso de leche y qué puedes hacer al respecto.

La leche materna es increíble, así que tener mucha es bueno, ¿verdad? Bueno, no siempre… Algunos bebés tienen problemas con el flujo rápido que suele acompañar a una sobreabundancia de leche. Además, las madres con exceso de leche suelen sentirse muy incómodas, con pérdidas frecuentes o constantes de leche, y son más propensas a padecer mastitis recurrentes.

Algunos síntomas de exceso de leche (que se describen a continuación) pueden tener otras causas. No es aconsejable que intentes reducir la producción de leche hasta que estés segura de que el problema subyacente es el exceso de leche. De lo contrario, podrías acabar teniendo menos leche materna de la que necesita tu bebé, sobre todo durante el primer mes, que es crucial para establecer la producción.

Si estás segura de que tienes un exceso de leche materna, pero tú y tu bebé estáis contentos, no hace falta que hagas nada. La mayoría de los casos se estabilizan después de los primeros meses. Y a medida que tu bebé crezca, se acostumbrará mejor a un flujo rápido y puede llegar a disfrutarlo.

¿Cómo puedo arreglar mi producción de leche de repente?

El estrés, la dieta, los desequilibrios hormonales y algunas afecciones médicas pueden provocar bajadas repentinas de la producción de leche. Comer sano y tomar suplementos puede mejorar la producción de leche. El control del estrés y el autocuidado te ayudarán a evitar las bajadas repentinas de la producción de leche.

¿Cuál es el papel de la FIL en la lactancia materna?

La FIL permite determinar la cantidad de leche producida en función de la que toma el bebé y, por tanto, de la que necesita. Este mecanismo es especialmente importante para una regulación estrecha y continua una vez establecida la lactancia.

Más Información
Causas de dolor en la ingle

¿Por qué mi bebé rechaza de repente la leche materna?

Puede deberse a un resfriado, una infección de oído, congestión nasal, malestar estomacal, lesión, dentición, aftas, herpes labial u otros motivos. Tu bebé está molesto. Puede que haya habido un cambio importante en la rutina de lactancia, que hayáis estado separados mucho tiempo o que el entorno de tu bebé sea incómodo. Tu bebé está distraído.

Cómo detener el desbordamiento de la leche materna

La congestión mamaria es la aparición de senos duros, hinchados y dolorosos cuando se acumula demasiada leche materna en los conductos galactóforos. Los pechos congestionados pueden sentirse tensos, abultados y sensibles, y la hinchazón puede llegar hasta la axila. Además, las venas de la superficie de los senos pueden hacerse más visibles o incluso sobresalir.

Esta afección suele producirse cuando empieza a subir la leche materna, aunque también puede ocurrir en otros momentos. Aunque es incómoda, puede aliviarse liberando el exceso de leche del pecho y tomando medidas para aliviar las molestias. Esto es lo que hay que saber sobre la congestión mamaria y algunos consejos para tratarla.

Cierto grado de congestión mamaria es normal durante la primera o segunda semana tras el nacimiento del bebé. El aumento del flujo sanguíneo a los pechos, junto con el aumento de la producción de leche, suele provocar que los pechos se llenen demasiado.

Si estás amamantando a tu bebé, esta fase de congestión mamaria suele mejorar a los pocos días, a medida que se afianzan tus hábitos de alimentación y la producción de leche se adapta a las necesidades del bebé. Las mujeres que no planean dar el pecho también experimentan congestión mamaria.

¿Puede disminuir la producción de leche si se extrae demasiada leche?

Con motivo del mes de la cesárea, en abril compartimos información sobre la lactancia materna después de una cesárea. La cesárea puede ser planificada o no, pero en cualquier caso no tiene por qué interrumpir la lactancia materna: la clave es estar informada para estar lo mejor preparada posible.

Más Información
Dolor de cabeza o cefalea por neuralgia de arnold

En general, un parto por cesárea puede retrasar un poco la lactancia en comparación con un parto vaginal, ya que la madre no recibe la oleada natural de oxitocina que puede ayudarla a producir leche. Sin embargo, esto no significa en absoluto que no puedas dar el pecho después de una cesárea, sino que debes ser consciente de los problemas que pueden surgir y de cómo afrontarlos para que la lactancia se establezca con éxito.

Las cesáreas programadas pueden ser mejores en algunos aspectos porque la madre no está agotada por el estrés y las tensiones del parto, y puede planificar lo que le gustaría que sucediera, como el contacto piel con piel en el quirófano, inmediatamente después del nacimiento. Las madres que planean una cesárea también pueden pensar en extraer el calostro a mano antes del parto (extracción prenatal), lo que puede ayudar si el bebé tarda en tomar el pecho y, lo que es más importante, ayuda a la madre a sentirse segura de su técnica en una situación no estresante (puede ser bastante estresante aprender a extraer el calostro a mano porque TIENES que hacerlo, porque tu bebé no se está alimentando, en lugar de una extracción prenatal relajada del tipo “estoy aprendiendo una habilidad útil”). Incluso si no estás planeando un parto por cesárea, puede ser una buena idea aprender a extraer la leche manualmente antes de que nazca tu bebé: puedes empezar a partir de la semana 37, y puedes encontrar información sobre la técnica aquí*.

Síndrome de hiperlactación

El desarrollo mamario comienza en la pubertad y los cambios hormonales cíclicos promueven el desarrollo y la proliferación del tejido adiposo y del sistema ductal que, en última instancia, será necesario para la lactancia. El sistema ductal permanece en gran medida inactivo hasta el embarazo; las hormonas del embarazo desencadenan cambios cruciales en las mamas:

Más Información
¿Por qué tomamos leche?

En la segunda mitad del embarazo, la prolactina desencadena la producción de calostro (lactogénesis I), pero los niveles de estrógenos y progesterona son lo suficientemente altos como para impedir una lactancia significativa. La expulsión de la placenta desencadena un descenso repentino de estas hormonas, lo que deja libres los elevadísimos niveles de prolactina para desencadenar el inicio de una lactancia abundante (lactogénesis II). A partir de este momento, la oxitocina y la prolactina son las hormonas responsables de mantener la producción y la liberación de leche.

Además, los beneficios inmunológicos de la lactancia para el lactante se consiguen a través de varios mecanismos, además de la presencia de células inmunitarias en la leche materna. La lactoferrina y el factor Bifidus favorecen la protección intestinal y otros componentes ayudan al desarrollo intestinal e inmunitario. Las inmunoglobulinas IgA presentes serán específicas de los patógenos en mayor concentración en la madre y su entorno y, por tanto, proporcionarán protección frente a las infecciones a las que el lactante está más expuesto. Esto es especialmente importante dado el inmaduro sistema inmunitario del lactante.